Co-paternidad: una excelente opción familiar

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Co-paternidad es también un camino para realizar el sueño de ser madre cuando el reloj biológico va corriendo. Verónica, acaba de cumplir cuarenta años y todavía no ha podido cumplir su sueño de ser madre.

Nathan Dumlao on Unspalsh © Solkes

Su ultima relación amorosa terminó hace dos años porque su compañero no quería tener hijos.

Gracias a la recomendación de una amiga se inscribió en una página web en la que se trata esta tematica exclusivamente.

Es un lugar en donde hombres y mujeres solteros, parejas homosexuales y donantes de semen o vientres en alquiler se inscriben para poder realizar este sueño o ayudar a otros a ser padres o formar una familia.

Desde niña Verónica jugaba a la mamá al igual que casi todas las mujeres, muchas pierden el interés y de pronto deciden no ser madres.

Para Verónica se iba incrementando ese deseo.

Aun así, ella decidió realizar una carrera, viajar por muchos países y aprender otros idiomas su sueño de ser madre seguía latente.

No pudo lograrlo al cumplir los treinta porque aún estaba soltera; a pesar de haber tendido dos relaciones amorosas largas no pudo llevar el proyecto maternidad a tiempo.

Hoy día son muchas las mujeres que han postergado la maternidad incluso hasta después de los 40.

Son muchas otras cosas que han tomado prioridad entre los 25 y 30 años y esto hace que la maternidad se postergue hasta después los 35, el número de madres entre 35 y 45 años va en aumento.

Betty Boop © Solkes

¿Cómo puede entonces una mujer soltera ser madre?

Simplemente de la misma manera que actualmente lo logran muchas parejas homosexuales, pero ella contacta en, este caso, a un donante de semen.

Para Verónica es importante que este estuviese dispuesto a dejarse conocer por su futuro hijo, ella no quiere que su hijo crezca con un padre anónimo.

Nessa Twix © Solkes

Antes de inscribirse en la página web estuvo leyendo algunos testimonios y encontró que podía crear un perfil buscando un co-padre en lugar de un donante.

Un co-padre participa tanto en la procreación del hijo como en la crianza, comparten la custodia.

En la mayoría de países en donde se efectúa este tipo de paternidad compartida no hay una ley que establezca derechos o deberes del padre.

Sin embargo, por muto acuerdo ambos aparecen en la partida de nacimiento como progenitores y por ende el padre los asume.

Hoy en día no es raro ver este tipo de relaciones padres e hijos, en donde la madre convive con ellos y el padre los tiene fin de semana o por algunos días, el número de divorcios y familias separadas es cada vez mayor.

La diferencia es que en una co-paternidad no ha habido una relación sentimental anterior, lo cual sería un punto a favor en la relación amistosa entre los padres.

La palabra co-paternidad no se encuentra en la RAE, aunque en la red se puede encontrar sinónimos como co-parentalidad, co-crianza, entre otros. En todos los idiomas se puede conseguir una página para inscribirse e iniciar la búsqueda y formar una familia sin lazos sentimentales entre los padres.

Nick Wilkes on Unspalsh © Solkes

Esto quiere decir que la co-paternidad a invadido toda cultura, creencia, religión y fronteras. Ser padre o madre es un derecho que no se debe limitar a parejas establecidas ya que la paternidad compartida en nuestra sociedad actual esta siendo muy bien aceptada.

¿Cómo funciona una página web de co-padres?

Es muy similar a las páginas webs o apps para conseguir pareja, la diferencia es que allí se está buscando a un individuo que quiera tener un hijo sin un lazo sentimental de por medio entre los padres.

Yurbi Borges © Solkes

Estas páginas también ofrecen establecer contacto entre parejas del mismo sexo femenino que quieren formar una familia e incluir al donante de semen dentro del lazo familiar como un co-padre.

Es decir, que el niño crece con la figura paterna y dos maternas. O parejas de hombres que buscan simplemente un vientre para ayudarlos a tener un hijo, el conocido vientre de alquiler.

Verónica se inscribió y comenzó a crear su perfil: “Acabo de cumplir 40 años y todavía no tengo hijos, pero no quiero rendirme… Estoy buscando un co-padre que esté dispuesto a participar de la crianza. Soy deportista, no fumo y me alimento muy sanamente. Tengo un contrato de trabajo indefinido como docente y estoy económicamente estable”.

Así reza la descripción en su cuenta, adicionalmente una foto de perfil y cuestionario opcional que permite a los interesados ver su religión, aficiones deportivas y de ocio, entre otras informaciones personales.

Para Verónica es importante conseguir un futuro padre que no viva muy lejos de su ciudad, lo cual es fácil de establecer al marcar un limite de kilómetros de distancia dentro de los ajustes de la cuenta.

“Es increíble como el corazón late cuando te haces un test de embarazo y ves como la segunda rayita te va mostrando el positivo, no lo crees y quieres hacer el examen de sangre de inmediato. Hice vídeo llamada con Miguel y ver que para él era también un gran motivo de felicidad me lleno mucho, saltamos de alegría…fue eufórico. Ha sido uno de los momentos más s felices y hermosos de mi vida.”

Yurbi Borges © Solkes

Luego de seleccionar un par de interesados, decide responder e interactuar con ellos un poco.

Esta parte del proceso se parece mucho a las apps para buscar pareja, selección y descarte al principio. Luego un par de llamadas y hasta que por fin se concreta una cita.

Dos meses después de conocerse un poco más, Verónica y Miguel deciden formar una co-paternidad.

Llegó el día del primer intento y Miguel viaja un par de horas en tren a verla cuando ella tiene el nivel más alto de fertilidad.

Ellos decidieron usar el método de vasito o copita, que consiste en una inseminación artificial cacera y que es casi tan 100% como el coito. Es decir, no hay intimidad.

El primer intento es fallido, pero en el segundo viaje Verónica queda en cinta y comienzan los preparativos.

¿Cómo comunicar a los seres queridos que se quiere formar una co-paternidad?

Así como Verónica y Miguel pudieron realizar su sueño de ser padres sin un compromiso sentimental lo han logrado otras parejas del mismo sexo o mujeres que definitivamente querían ser madres solteras.

En una sociedad llena de creencias, religiones, tabúes y ritos cuenta mucho el “qué dirán”, y una de las primeras preguntas que vienen a la cabeza cuando se toma la decisión de formar una co-paternidad es: ¿cómo se lo digo a mis padres y amigos? ¿cómo dar la noticia a compañeros de trabajo y jefe si soy una persona soltera?

Solkes © Solkes

En el caso familiar y circulo de amigos, es necesario dar a conocer el cambio que viene y de alguna forma sentir el apoyo durante el proceso de preparación y luego de que el nuevo miembro llegue a la familia.

Todo depende también de como la familia y amigos toman este tema, es normal tener un poco de miedo o inseguridad, pues pueden venir preguntas inesperadas para las cuales no se está preparado.

No estaría mal buscar ayuda profesional que dirija emocionalmente a los futuros padres, es necesario una preparación psicológica, ya que los familiares y amigos seguramente no están muy bien informados del tema co-paternidad, donación de semen, etc.

Nessa Twix © Solkes

Todos tenemos un mejor amigo, hermano, padre o madre a quien podemos abordar primero y de quien podemos estar seguros tener el apoyo necesario, es sólo cuestión de elegir el momento y lugar adecuado.

Si se toma la decisión de ser un co-padre o co-madre es necesario informarse bien, establecer contacto con parejas que hayan tenido experiencias, unirse a los grupos en redes sociales en donde se intercambian ideas y se dan consejos para la búsqueda del compañero o compañera ideal.

Es bueno hacer preguntas abiertas, ya que a medida que se va profundizando en el proceso comienzan a surgir dudas.

Es necesario aclarar todas las inquietudes para mantener siempre una buena relación de los padres.

La verdad es que asi no haya ya un vinculo amoroso es alguien a quien se está escogiendo para compartir algo muy valioso por el resto de la vida.

“No me interesaba simplemente tener hijos, quiero que ellos tengan una familia, por eso me cuidé mucho de convertirme en una madre soltera. Creo que una madre y un hijo también son una familia.”

Y esto incluye, cumpleaños, navidades, visitas a los abuelos tanto maternos como maternos; el que no haya un vinculo amoroso entre los progenitores no quiere decir que no se pueda disfrutar de unas vacaciones en familia, un día de campo, salir a comer juntos, entre otras actividades que cualquier familia sana pueda disfrutar.

La conclusión

Para concluir con un tema que hoy día es cada vez más conocido gracias a los medios de comunicación y el sinnúmero de redes sociales que se crean para facilitar la vida del actual ser humano dependiente de una app para ayudar con el día día, podemos aprovechar estos recursos positivamente al máximo para realizar sueños y tener finales felices.

La familia es el núcleo fundamental de nuestra sociedad, sin importar como se forme es necesario cultivarla cada día en unidad, dando un buen ejemplo a los hijos, el respeto mutuo entre los padres y la buena comunicación entres los padres es imprescindible; tener la certeza de que a pesar de que los niños crezcan con padres en diferentes casas, los valores, el amor y el apoyo de padre y madre siempre estará presente.

Nessa Twix © Solkes

Nueve meses de trabajo en equipo, un par de viajes de Miguel para participar de las citas y saludar a su hijo durante los ultrasonidos. Por fin llegó el día que Verónica soñó toda su vida, un par de horas de trabajo de parto y ahora todo es real, un llanto dulce inunda los oídos de la nueva madre: acaba de nacer una hermosa niña, Luciana.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario