Dentro del mundo porno

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Nessa Twix © Solkes

Afortunadamente vivimos en un mundo en el cual hay infinidad de gustos, de posibilidades, de opciones para cada persona. Vivimos en un mundo en el que la imaginación es el limite de nuestros deseos. Teniendo esto en cuenta, debo decir que pareciera que nuestra sociedad esta permeada por la sexualidad y todo lo que la rodea. Sin embargo, esto no es algo novedoso o una nueva moda. Es así como llegamos al mundo de la pornografía. La pornografía hace parte de la vida de nuestra sociedad desde siempre.

 

Sobre la pornografía

Pero antes de entrar en los detalles oscuros de la industria pornográfica es preciso entender un poco lo que hay tras ella. El término pornografía hace referencia a todo aquel material que representa actos sexuales o eróticos con el objetivo de provocar una exitación sexual en el observador.

Debemos entender que la pornografía es propio de los humanos y es tan vieja como el mundo mismo. Tanto así que los cavernícolas pintaban colas, senos, vulvas y penes estrambóticos. Sin ir más allá, solo debemos recordar la existencia del Kama-sutra, un antiguo texto sobre el comportamiento sexual humano. Vatsiaiana, quien escribió el libro, creía que hay 12 maneras básicas de hacer el amor y 8 posiciones principales. Es un texto referencia para muchas personas al rededor del mundo.

 

Sexualidad como industria

Pero, he aquí lo que ha ocurrido. En nuestro mundo el dinero transforma todo lo que toca, fue inevitable que convirtiera a las sexualidad en una industria. La pornografía se ve presente en varios espacios de nuestras vidas, algunas de ellas son: animación, escultura, fotografía, pintura, literatura y cine.

Obviamente, también hay revistas pornográficas importantes como Hustler, Penthouse o Playboy (algunas de las más reconocidas) o Playgirl, Butt, Escort (revistas menos reconocidas). Por otro lado, existe el sexo telefónico y online, esto es el resultado a nuestros constantes avances tecnológicos. En estas últimas décadas, la pornografía alcanzó cotas como nunca antes en toda la historia. Internet y mundo audiovisual: mil gracias!

Israel © Solkes

En el momento en el que el cine comercial florece en los primero años del siglo XX, los primeros cortometrajes porno llegaron a las pantallas. En 1915, A Free Ride es una de las primeras películas pornográficas. Esta película introdujo en el mundo porno elementos como un argumento sencillo que conectan las escenas sexuales, además de posiciones y prácticas como el voyerismo y los tríos.

Nessa Twix © Solkes

En la década de los sesenta, la revolución sexual se apoderó de las personas. La apertura mental, las barreras, las ganas de probar y aceptar esas diferencias abrieron un mundo de posibilidades.

Por esto mismo, la pornografía empieza a ser divulgada con mayor frecuencia. Tan solo diez años después, en los setenta, la sociedad comenzó a acostumbrarse a las diversas formas de expresión sexual, incluyendo la pornografía. Es en ese momento en el cual se empieza a distribuir de forma masiva.

La pornografía es una gran actividad económica que genera grandes cantidades de dinero.

En las últimas décadas, la producción de películas y videos porno ha aumentado de manera desbocada. Debemos aclara que El internet ha venido a disparar tanto esa producción como ese consumo.

 

Hablando abiertamente

Nadie habla abiertamente del tema. Muy poca gente reconoce ver porno así haya una enorme masa de consumidores.

Ok. Entrando en detalle debemos decir que en términos de gustos hay producción porno para cada deseo. En estas producciones se presentan las fantasías que todos los seres humanos (varones y mujeres) parecen tener en mayor o menor medida.

Nessa Twix © Solkes

Cuando empece ha hablar con Israel sobre la industria porno me di cuenta de lo amplio y detallado que puede ser este negocio, son demasiadas las cosas que desconozco, son demasiadas las preguntas que me inundaron. Israel es peruano, vive en Madrid y esporádicamente es actor porno y también asesor de mujeres que quieren ingresar como actrices.

Laura Viera A: ¿Estudiaste algo?
Israel: Sí, diseño de interiores y masajista Reiki.

Laura Viera A: ¿Cómo entraste en contacto con la productora?
Israel: Pues por un anuncio que solicitaba actores para una fiesta Bukkake.

Su trabajo como actor porno se puede ver en varios rodajes de estilo Bukkake, Gang Bang, orgías y tríos. Cuando se inició como actor le dio mucho morbo porque según él, no todo es como uno se lo imagina. Pero, una vez estaba desnudo y las otras personas también pues no.

Laura Viera A: ¿Cuales son las diferencias en esos estilos?
Israel: Gang Bang es como una orgía pero en versión americana, por el nombre. Son una sola chica y varios hombres. Trio, no necesita explicación y una fiesta Bukkake es muchos hombres interactuando con una sola mujer y al final terminan en la boca de ella. Y, como escena final, con ayuda de una recipiente, se toma el esperma de todos.

Laura Viera A: ¿No te dio impresión?
Israel: La verdad es que no. Llevo viendo porno desde que tengo quince años. En parte es como una fantasía estar ahí.

 

No todo es como parece

Según él, no todo es como parece en el momento de rodar la peli. Empezando por el hecho de que las personas piensan que es todo sobre acostarse con alguien pero en realidad es totalmente lo contrario. Es necesario tener mente abierta para poder hablar con una actriz mientras se esta desnudo y no tener ninguna reacción física. Y, después cuando llegue el momento poder follar y que todo funcione fisiológicamente como se debería. Por otro lado, las actrices son de mucha lencería, tacones y maquillaje, al verlas en “estado natural” es como ver a cualquier otra persona.

Israel © Solkes

Laura Viera A: ¿Qué haces como asesor?
Israel: Lo que intento es que las chicas se quiten el tabú de pensar que es un empleo netamente sexual.

Laura Viera A: ¿En la industria porno se paga bien?
Israel: Depende. En los Bukkake es de acuerdo a lo que termines; 150 euros por una corrida enorme, 100 euros por una grande y 50 euros por una normal. En lo demás es estándar: 200 a 400 euros por película o corto.

Laura Viera A: Perdón, ¿como se determina quién hizo más o menos?
Israel: Luego de la grabación se analiza los videos en cámara lenta y con un número que tiene cada actor. Con ello se determina cuánto. También hay un tema de sacrificio sexual al tener que estar sin sexo mínimo cinco días para una corrida enorme y mucha practica para que salga a chorros. Depende mucho del tiempo de cómo te excites y de como lo controlas.

Entrando al tema de las enfermedades en la industria porno Israel me asegura que desde el momento en el que él ha participado nunca han habido enfermedades. Esto también tiene que ver con el hecho de que todas las personas pasan por exámenes médicos antes de cada ingreso que son renovados cada dos meses. Existen dos centros médicos que tienen convenio con la productora donde él trabaja (nunca me dio el nombre de la productora), uno esta especializado en mujeres y el otro en hombres. Ellos otorgan las analíticas y todas las pruebas necesarias.

Él no se ve como actor porno para siempre. Ahora que hace parte del equipo de producción esta mucho más a gusto. Aunque me asegura que no siente vergüenza me deja claro que solo algunos amigos y amigas cercanas saben a lo que se dedica.

Israel © Solkes

Laura Viera A: ¿Cómo has ido las transición de actor a producción?
Israel: Es en cuanto al tiempo. Elijo mis horarios yo mismo ya que soy asesor y puedo coordinar los tiempos. Siendo no podría coordinas el horario ya que estas establecidos según el rodaje. En dinero, el actor gana más de acuerdo a su desempeño y sus sacrificios y no debe tener tanto gusto por la atención al cliente, por decirlo de alguna manera. Como asesor gano menos pero tengo que lidias con las desconfianzas de las chicas.

Laura Viera A: ¿Para ti cuál es la diferencia entre prostitución y actriz/actor porno?
Israel: Hay muchísima diferencia per creo que depende del tipo de cultura que tenga quién opine. La actriz porno siempre será la peor vista y que es más publico pero es la que ganará mas fama y dinero. Una verdadera actriz no le pagan por sus servicios, le pagan por fingir que le gusta! El 90% de las actrices no fueron prostitutas, es solo que les gusta la fama, ambiente y el dinero. Hay que ser un poco más abierto de mente para no confundir a una actriz con una prostituta. A la prostituta le puedes pagas 1000 euros para que se acueste con un viejo gordo a a una actriz no.

 

 

Verdades a medias

Laura Viera A: ¿Estas casado? ¿Qué piensa tu esposa de tu trabajo?
Israel: Si. No lo sabe. Piensa que tengo otro trabajo. Tampoco suelo desaparecer días, tengo un horarios y días establecidos entonces no tiene porque darse cuenta.

Laura Viera A: ¿Qué es lo que piensa que haces?
Israel: Algún trabajo extra. Aparte de eso, entre nosotros hay mucha confianza y ella no es de llamarme a cada instante o preguntar que hacia dónde voy.

Laura Viera A: ¿Cómo es que no lo sabe?, ¿por qué no le dices?, ¿no te da miedo que se entere?
Israel: Creo que a ella no le gustara porque hay contacto con otras chicas y lo puede ver como infidelidad y no lo entendería. Sí me da miedo pero es el riesgo que se corre.

Laura Viera A: ¿Si la situación fuera inversa, a ti te gustaría saber?
Israel: Claro que no! la verdad siempre duele y la mentira es más transparente.

Nessa Twix © Solkes

Uno de los problemas más grandes es que como la sexualidad es un tema tabú para tantas personas, dentro de las familias son se habla de ello y como resultado se deja la educación sexual de los adolescentes en manos de la industria pornográfica.

Israel me dice lo siguiente: la tecnología y libre acceso a páginas porno hace que la sexualidad sea más libre. Hay un cierto camino que todas las personas deben recorrer… y no por ver porno un hombre va a coger a una mujer contra la pared, jalarle el pelo, etc. El sexo es libre y no hay que hacer tantas estereotipos. Más que enseñar hay que guiar a los adolescentes.

Laura Viera A: ¿Cual es la verdad del mundo porno?
Israel: Todos tenemos algún tipo de fetiche que nos da morbo o que simplemente lo hacemos con nuestras parejas. Es en mi opinión algo que debe terminar. ¿Porqué vas a querer hacer algo con una puta y no con tu pareja?

 

Una industria sin freno

La sexualidad no se agota en el conocimiento anatómico. La sexualidad es mucho más y por eso nos pasamos toda la vida hablando de ello, por eso esta tan presente en nuestra sociedad. Un ejemplo perfecto de ello es qué hacemos chistes sobre el tema, tenemos mil palabras que tienen doble sentido, los emojis también tienen un sentido sexual.

Pero, bueno, esto no va de sexualidad si no de la industria porno. Y, esa es una industria que parece no tener freno. Las personas se dejan incitar por lo prohibido, lo tabú, el morbo. La mayoría de los países europeos también tienen productoras de pornografía locales que enfrentan diferentes niveles de competencia con las productoras internacionales.

Nessa Twix © Solkes

Cabe recalcar que el estatus legal de la pornografía depende del país en el que se encuentre. En Ucrania, Bielorrusia y Bulgaria la producción y distribución es ilegal. En Hungría es conocida por tener leyes liberales respecto a la pornografía.

Cuando nos centramos en el caso español encontramos un poco de todo. Pero, tal vez lo más importante es saber qué según el investigador Román Gubern, las primeras producciones porno se realizaron durante los años veinte en Barcelona. Fueron un encargo del Conde de Ramones quién era un gran aficionado al genero.

Por otro lado, de manera más reciente, en 1993 nace el Festival Internacional de Cine Erótico de Barcelona. Es uno de los festivales más importantes del género en el antiguo continente.

 

Las conclusiones

El sexo nos pone colorados, nos hace sonreír o avergonzar, nos hace sudar. En muchas ocaciones y espacios es un tema tabú y no es de “buen gusto” hablar de ella en público.

Nessa Twix © Solkes

La respuesta de sonrojarse está controlado por el Sistema Nervioso Simpático, el cual es involuntario, ósea, no es algo que podamos controlar. Cuando nos avergonzamos, el cuerpo libera adrenalina. Esto es lo que ocurre la gran mayoría de veces al hablar de sexo, sexualidad y mundo porno.

Algo que quedo claro es que muchas personas, la gran mayoría, entra al mundo porno porque necesitan más ingresos económicos. El mundo del porno les ha tendido la mano y no le ha importado perder su dignidad por plata.

Después de esta larga y esclarecedora conversación con Israel ma ha quedado claro lo siguiente: la sexualidad es el Talón de Aquiles de todas las personas sin importar su origen, estudios o capacidad económica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *