Ratisbona, el Danubio a tus pies y tus calles empedradas cautivan corazones

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Ciudad medieval que, en invierno vestida de blanco hechizas a cualquier viajero, en verano a orillas del río se juerguean grupos de jóvenes o familias tomando baños de sol en las cercanías de tu famoso puente de piedra y a lo largo de los ríos Danubio y Regen. Regensurg es tu nombre en alemán y todos los hispanohablantes así te llaman; en el latín eres una señora: Castra Regina.

Eres toda una dama

Ratisnoba (Regensburg) forma parte de las cuatro ciudades más importantes de Baviera, después de Múnich, Nuremberg y Augsburgo. Gracias a su ubicación geográfica es muy fácil llegar a ella desde uno de los principales aeropuertos de la región. En tren también hay muchas conexiones directas hacía Salzburgo o Praga, en bus se puede fácilmente llegar hasta Paris o Luxemburgo. Su ubicación geográfica está al alcance de cualquier viajero en Europa.

Adrit Amado © Solkes

La Universidad de Regensburg influye mucho en la riqueza multicultural y la vida estudiantil de la ciudad. Los programas de intercambio académico y las experiencias de muchos egresados hacen que se convierta en destino para muchos jóvenes estudiantes de toda Alemania, Europa y el mundo.

Si, Regensburg es una ciudad estudiantil por excelencia; pero también es destino turístico muy concurrido.

El casco histórico de la ciudad quedó casi intacto luego de los bombardeos de la segunda guerra mundial; su estilo gótico y románico dio pie, junto con sus dos grandes símbolos arquitectónicos: la catedral de San Pedro y el puente de piedra sobre el Danubio, para que Ratisbona fuese incluida por la UNESCO desde 2006 dentro de la lista del Patrimonio de la Humanidad.

El Danubio

Adrit Amado © Solkes

Una de las principales conexiones que tiene Regensburg con otras ciudades es el Danubio. Gracias a su gran trayecto este rio une un inmenso número de ciudades y países haciendo posible que en verano se puedan visitar otros sitios de interés en pequeños cruceros que parten desde Regensburg.

En Regensburg el Danubio se cruza con el río Regen y a lo largo de sus orillas se puede disfrutar de buenas caminatas, paseos en bicicleta y de playitas que refrescan en verano. En Jahn Insel, pequeña isla ubicada debajo del puente de piedra se reúnen algunos amantes del grill o del picnic y sobe todo de la cerveza. En los atardeceres son atraídos los tortolos con una botella de vino, una pizza acabada de comprar en las cercanías o un simple helado.

Muy temprano en la mañana se puede observar a los amantes de la pesca, a los deportistas haciendo sus rutinas o a los corredores que no paran ni en invierno. El Danubio es como una guirnalda que atraviesa dando luz y vida a esta bella ciudad medieval.

La Universidad de Regensburg

Esta ilustre casa de estudiantes se encuentra muy cerca del casco histórico y es accesible casi desde cualquier punto de la ciudad en bicicleta o autobús. Con más de veinte mil estudiantes, 12 Facultades y una gran cantidad de intercambios académicos con universidades de todo el mundo favorece, como se mencionó anteriormente, a un intercambio cultural bastante extenso.

Adrit Amado © Solkes

Aquí comienzo a hablar en primera persona y contarles cómo me enamoré de esta ciudad. En el 2011 realicé un intercambio académico, el cual estaba muy bien organizado por la hoy en día International Office. Desde antes de partir de mi ciudad de origen fui orientada y al llegar me recibieron con los brazos abiertos el grupo de tutores del ILC (Internsive Language Curse).

Un mes antes de comenzar el semestre recibí un curso intensivo de alemán y al mismo tiempo los tutores del ILC me dirigieron con todo lo relacionado en cuanto a tramites de extranjería, seguro médico, y hasta la entrega y orientación de las habitaciones en las residencias estudiantiles.

Durante este mes recibí mucha información sobre el sistema de reciclaje, el uso de medios de transporte y sobre todo conocí no sólo un poco la ciudad y sus alrededores; también hicimos excursiones a Nuremberg y Múnich.

No muy lejos de Regensburg visitamos el Walhalla, que es un hermoso templo neoclásico en dónde se encuentran los bustos de ilustres como Beethoven, Bach, Mozart, etc. Es una copia por así decirlo del Panteón de Atenas. También fuimos a Weltenburg donde se encuentra un monasterio Benedictino y una de las fábricas más conocidas de cerveza de Baviera.

En esta misma excursión fuimos en barco por el Daubio hasta Kelheim y visitamos la Befreiungshalle (Sala de liberación), la cual fue construida en conmemoración de las victorias en contra de Napoleón.

Pasado el mes de introducción a la vida de estudiante en Regensburg comencé el semestre. Estaba tan maravillada de lo organizado que estaba todo y lo bien que se vive como estudiante que alargue otro semestre y me despedí de la Uni y de la ciudad con el propósito de volver al terminar mi licenciatura. Y así fue, un año más tarde estaba de regreso inscrita en una maestría.

Estudiante y tutora

Justo al terminar el nivel de alemán exigido para comenzar la maestría me ofrecieron trabajar como tutora de la International Office, ahora estaba del otro lado ayudando en la integración no sólo de los estudiantes de intercambio, sino también a aquellos estudiantes extranjeros que venían a cursar una carrera igual que yo. Tanto el ambiente de trabajo, las experiencias que se iban sumando y el tiempo libre para disfrutar de la cuidad me iban convenciendo a diario que estaba enamorándome de Regensburg, que está cuidad comenzaría a ser mi ciudad.

Mi trabajo consistía en planear excursiones mensuales durante todo el semestre a Berlín, Salzburgo, el famoso castillo Neuschwanstein, Praga y muchos destinos más; elaborar un folleto con todas las actividades en alemán e inglés; colaborar con la Internationale Woche (semana international), entre otras actividades culturales.

En la semana internacional se presentan actividades de todo el mundo, donde se incluye la participación de estudiantes internacionales y estudiantes alemanes que estuvieron de intercambio en otros países.

Dentro de esta semana hay un Internationaler Tag (día internacional) es como una feria internacional, cada país tiene un lugar en donde presenta su cultura, costumbres e incluso gastronomía, es un día en el que todos los estudiantes de la universidad pueden dar un viaje por el mundo sin moverse de la ciudad.

De igual manera hay un momento en el que los estudiantes extranjeros se reúnen a compartir una típica cena bárbara durante la Bayerischer Abend (noche babára) en el comedor estudiantil, la popular Mensa.

Los tutores y personal de la International Office se esmeran para que esta sea una noche inolvidable para todos aquellos estudiantes extranjeros que eligieron a Regensburg como destino.

El Dult, festival de cerveza en Regensburg y la vida nocturna

Este festival se celebra en septiembre y es muy cercano a la fecha del Oktoberfest de Múnich, es muy parecido, sólo que más pequeño y con cerveza de la región generalmente.

Adrit Amador © Solkes

En su mayoría los visitantes se presentan con el típico traje bávaro: Dindl para las mujeres y Lederhose para los hombres, aunque hay Lederhose para mujeres también.

Las atracciones son casi las mismas que una feria o carrusel, con la diferencia de que las grandes carpas donde se vende comida bávara y cerveza se reúnen cientos de personas a disfrutar de la música en vivo, a bailar y saltar sobre los bancos, y sobre todo a beber muchas Maß (jarras de litro de cerveza).

En mayo también se puede disfrutar de esta feria, sólo que lleva otro nombre Maidult (Dult de mayo).

No siempre hay que esperar estas ferias para disfrutar de la cerveza en Regensburg o para salir a pasarla bien con amigos. La vida nocturna es bastante movida, de hecho, Regensburg es la ciudad con más bares y discotecas de toda Alemania en relación con el número de habitantes.

Una de las actividades que tenía que organizar al principio de cada semestre era el Kneipenbummel (tour de bares) con los estudiantes internacionales recién llegados a la ciudad.

Primero nos reuníamos a las afueras de la catedral, íbamos a Picasso, nuestro bar principal, allí nos distribuíamos por grupos de 10 más o menos y cada tutor se llevaba su grupo a unos tres bares diferentes.

Adrit Amador © Solkes

Al final nos reuníamos de nuevo en el bar del comienzo y allí terminábamos la fiesta con descuentos en cocteles y cerveza para todos. Así se introducía al estudiante en la jurga nocturna en Regensburg.

Vida en dos ruedas

Una de las cosas que más me amarro a esta ciudad es la facilidad de movilizarse en bicicleta, hacer las compras, ir al trabajo, a la Uni, a una cita médica o simplemente salir de paseo es un disfrute con la infraestructura que presta Regensburg y sus alrededores.

Adrit Amado © Solkes

A orillas del Danubio se encuentra el Donauradweg, vía de bicicleta que permite conectar varias ciudades hasta llegar incluso a Viena, Bratislava y Budapest.

La bicicleta de carreras es uno de los principales deportes practicados y por supuesto me dejé contagiar.

Las rutas están hechas y señalizadas por más de 100 kilómetros a la redonda.

Las vías a orillas de Danubio y Regen regalan vistas de cuentos de hadas en todas las estaciones del año, hasta en invierno y con nieve moderada se puede disfrutar de este deporte.

Así eres, Regensburg

Bueno aquí les dejo un lugar de ensueño para visitar en cualquier época del año. Ratisbona, dama medieval.

Muchas veces nos encontramos con lugares que nos cautivan no sólo por su fascinante arquitectura, su historia, su cultura; sino también por las vivencias que uno mismo va sumando día a día. Y la ciudad de Regensburg así lo ha venido haciendo conmigo: ha dejado que explore sus rincones, que deje mis huellas en sus calles, que conozca su gente, su multiculturalismo y que me enamoré cada día más de ella. Sígue cautivandome dama medieval.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario