Trabajo infantil o esclavitud perdida de la niñez

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Este es un artículo que me toca el corazón, porque tengo a una pequeña de dos años, a la cual no me imagino trabajando para ganarse la vida, hasta que tenga edad suficiente para ello, me refiero a cuando ella sea mayor de edad. Tenemos que abarcar este tema, alejándonos un poco de nuestra situación personal, debido al peso de esta situación mundial.

Sin embargo, mi visión sólo puede darse desde mi experiencia y lo que de alguna manera a mí me compete. Por eso voy a tomar como ejemplo los dos países que para mí son de gran importancia, uno por ser mi lugar de origen y el otro porque es ahora mi segunda casa.

Caroline Hernandez_Unsplash © Solkes

¿Qué hay de malo en el trabajo infantil? ¿Qué hay de bueno en el mismo? Son preguntas muy subjetivas que muchos de los mandatarios tuvieron que realizarse, para establecer las leyes de protección a la Infancia, esto a nivel mundial. Aunque, sabemos perfectamente que cada país y cultura tienen diferentes leyes y tradiciones que influyen en la visión o en la definición de lo que es el trabajo infantil.

También hay un punto que debemos aclarar y es que el trabajo infantil no hace referencia a la colaboración con las tareas domésticas normales. Ni con enseñarles a los hijos a ser ordenados y responsables con sus cosas y sus deberes. Sino a ser abusados, explotados por ejemplo, aseando toda la casa o teniendo a su cargo a sus hermanos pequeños, también ayudar en algún negocio familiar o no que ponga en riesgo su integridad física o mental. Sea o no que por las actividades reciban una compensación económica.

Datos México

Desgraciadamente mi país de origen, es uno de los que tiene aún un problema grave en esta cuestión. Pues a penas en el 2019 se registraron, cerca de 3.3 millones de niños y adolescentes estaban en situación de trabajo infantil en México, esta es la estima de la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI) que como todos los datos de estadisticas en méxico las son registradas y publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Ahora bien hay que imaginarse, ese número tan elevado de niños para comprender la magnitud del problema y la situación de esos pequeños. Se trata de infantes que rondan entre las edades de entre 5 y 17 años, y lo que estos representan  es no más ni menos que el 11.3% de la población en ese rango de edad (28.5 millones) de todo el país.

Esto fue detallado por el presidente del INEGI, Julio Santaella, durante la presentación de la encuesta.   “De estos 3.3 millones, 2 millones estaban en ocupaciones no permitidas, actividades de mercado. Y 1.3 millones estaban en quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas”,

Pexels_Cottombro © Solkes

En México la regulación del trabajo para menores de edad, en lista una serie de actividades permitidas y otra que no. Las permitidas normalmente están relacionadas con trabajar para la familia, o sea, cuando una familia tiene un negocio familiar y el niño puede realizar tareas sencillas para mejorar el funcionamiento de éste, está de cierta manera reglado y permitido. Aún así yo creo que faltan especificaciones, y máyor control sobre estos negocios familiares, para evitar que se convierta en explotación infantil.

Sin embargo, esto no es tan preocupante como el trabajo de mercado con actividades no permitidas que incluye a quienes trabajan a una edad menor a la permitida por la ley, o que teniendo la edad lo hacen en ocupaciones, sectores o lugares peligrosos; horarios prolongados, jornadas nocturnas o en empleos expresamente prohibidos por la Ley Federal del Trabajo; actividades de riesgo como: construcción, bares, cantinas, actividades agropecuarias, entre otras.

De esto sólo puedo decir que estamos bastante alejados de erradicar el trabajo infantil, empero debemos poner de nuestra parte para mejorar esta situación tan precaria.

Datos Alemania

Comencé a buscar los datos proporcionados por Alemania directamente, sin mucho éxito, pero logré encontrar una entrevista de hace unos años, y me parece importante resaltar lo que se cuenta aquí. Desde mi experiencia puedo decir que es cierto. Aquí no veo niños vendiendo dulces, o apoyando en el café o restaurante familiar, pero claro yo no conozco cada rincón del país.

Berlín, 12 Jun (Notimex).- El trabajo infantil en Alemania es aceptado, reglamentado por la ley y no existe una explotación estructural como tal. Según la organización alemana “Activos contra el trabajo infantil”, “en  Alemania no hay una explotación estructural del trabajo infantil en el así llamado ‘sector formal’ de la economía”. Dijo que “también se lleva a cabo la explotación del trabajo de menores”, en sectores sumergidos o informales de la economía. En particular, de menores en el sector de la prostitución, que en algunos casos tienen conexiones con producción de pornografía. Según cálculos de esta asociación entre 10 y 20 mil niños en Alemania son explotados dentro de este sector, aunque la organización recordó que “la cifra sumergida es mucho mayor”.

Trevor Buntim Om_Unsplash © Solkes

Hasta aquí quiero hacer una pausa. La prostitución en Alemania está regulada, pero obviamente, no la de menores de edad. Esto es algo que no hablé en los datos de México, porque no estaba disponible la información, ya que en méxico la prostitución no se encuentra regulada, únicamente se crean zonas “rojas o rosas” para que la gente ubique que ahí es la zona para pagar por “servicios” sexuales. Pero debo agregar con seguridad es una situación también para los niños mexicanos. Muchos son víctima de los procutores de pornografía y de los proxenetas.

En Alemania se da también el fenómeno de trabajo infantil aceptado y de manera voluntaria. Las ocupaciones más comunes son la de entregar diarios, cuidar niños más pequeños, pasear perros ajenos, clases particulares a otros niños y participar en empresas familiares. Ahora estamos hablando que la mayoría de los niños que realizan estas labores son adolescentes.

En una población de unos 80 millones de personas, alrededor del 13.4 por ciento tienen una edad de entre cero y 14 años en Alemania. Hasta el 40 por ciento de todos los jóvenes de entre 12 y 16 años tienen algún tipo de trabajo. De hecho, según la Constitución alemana, “la ocupación de niños con fines comerciales está prohibida en línea desde el principio”, y con niños se entiende quienes todavía no cumplieron los 15 años.

A partir de 13 años los niños pueden tener una ocupación laboral “bajo determinadas condiciones y si lo permiten quienes detentan su patria potestad” y antes que todo tienen que ser trabajos ligeros que no dañen su salud.Además, su actividad tiene que ser limitada a dos horas diarias, o tres horas si se trata de actividades agrícolas en empresas familiares, pero no pueden trabajar sábados, domingos y días feriados.

Hago una pequeña recopilación comparativa aquí entre ambos países. En teoría, en ambos países el trabajo infantil, está reglado, practicamente igual. Pero por la diferencia económica de las poblaciones de ambos territorios, podemos visibilizar claramente que los resultados no son los mismos.

Cómo no se trata de la misma población, deben tomarse medidas distintas. Hacer un plan de acción acorde a las necesidades de nuestros niños. Después de todo siempre decimos “los niños son el futuro”.

Datos mundiales

La lamentable situación no es aislada, afecta a toda la niñez a nivel mundial, por supuesto en un unos lugares más que en otros. Les voy a ahorrar el trabajo de buscar los datos oficiales de la UNICEF.

Millones de niños trabajan para ayudar a sus familias en labores que no son perjudiciales ni constituyen una forma de explotación. Sin embargo, UNICEF calcula que alrededor de 150 millones de niños de 5 a 14 años de los países en desarrollo, alrededor del 16% de todos los niños de este grupo de edad, están involucrados en el trabajo infantil. (UNICEF, Estado Mundial de la Infancia 2011, UNICEF).

Betty Boop © Solkes

La OIT estima que en todo el mundo, alrededor de 215 millones de niños menores de 18 años trabajan, muchos a tiempo completo. En África subsahariana, 1 de cada 4 niños de 5 a 17 años trabaja, en comparación con 1 de cada 8 en Asia y el Pacífico y 1 de cada 10 en América Latina. (Datos de 2010 sobre trabajo infantil de la OIT). Aunque las cifras totales indican que hay más niños que niñas involucrados en trabajo infantil, muchos de los tipos de trabajo que realizan las niñas son invisibles.

Se estima que aproximadamente el 90% de los niños que participan en el trabajo doméstico son niñas. (UNICEF, Estado Mundial de la Infancia 2011, UNICEF). A pesar de que la prevalencia del trabajo infantil ha disminuido en los últimos años excepto en África subsahariana, donde está aumentando entre los niños con edad comprendida entre los 5 y 14 años (Datos de 2010 sobre trabajo infantil de la OIT), sigue perjudicando el desarrollo físico y mental de los niños, niñas y adolescentes e interfiere con su educación (Fuentes: UNICEF, Estado Mundial de la Infancia de 2011 y la página web de UNICEF Child Info sobre el trabajo infantil).

El trabajo infantil refuerza los ciclos intergeneracionales de pobreza, socava las economías nacionales e impide el progreso hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (véase el Documento Final de 2010 de la cumbre de los ODM, pág.13).

No es sólo una causa, sino también una consecuencia de las desigualdades sociales reforzadas por la discriminación. Los niños pertenecientes a grupos indígenas o a las castas más bajas suelen abandonar con mayor frecuencia la escuela para trabajar. Los niños migrantes también son vulnerables a la mano de obra oculta e ilícita.

El trabajo infantil y la pobreza van de la mano y si se continua utilzando el trabajo infantil para combatir la probreza, tendremos tanto pobreza como trabajo infantil hasta el final de los tiempos.  – Grace Abott-

UNICEF apoya la Hoja de Ruta para lograr la eliminación de las peores formas de trabajo infantil para 2016, que exige una respuesta integrada al trabajo infantil. UNICEF apoya a las comunidades para que dejen de aceptar culturalmente el trabajo infantil, mientras presta asistencia a las estrategias y programas que ofrecen fuentes alternativas de ingresos a las familias, el acceso a las guarderías, a una educación de calidad y a servicios de protección. UNICEF también trabaja con empresarios y el sector privado para evaluar y abordar el impacto de su cadena de suministro y prácticas empresariales sobre los niños.

Después de toda esta información, podrán darse cuenta de que tan mal estamos en este tema. Lo mucho que falta para asegurar una infancia feliz y segura a cada niño. Por todo ello es importante, toda la colaboración posible.

Importancia del tema general

Cómo podemos medir la importancia de cada tema, esto es algo imposible y le corresponde a cada persona saber, que tanto peso quiere darle a las situaciones de esta índole. A pesar de esto, me arriesgo a decir que la importancia sobre el tema es extensa y llega a ser demasiada. Con esto me refiero a que todos los países deberían de estar actuando ya, más allá de lo que se ha hecho hasta ahora.

Pexels_Rodnae Productions © Solkes

Se debe reconocer el camino recorrido, pero esto no significa que debemos conformarnos con esto o decir pero sí se hace.

Claro que se hace algo, hay cientos de organizaciones que intentan aportar su granito de arena, pero no ha sido ni es suficiente.

Podemos especular mucho sobre esto y decir que la falla está en la corrupción. Pero esto es sólo una justificación para que los mandatarios a nivel mundial no fijen la mirada en esto.

En otro nivel, tal vez más espiritual o de carácter moral, incluso podríamos decir de índole utopista, visibilizar, hablar y mover el tema del trabajo infantil, es de completa importancia. De la infancia depende el futuro.

Si tenemos infancias más plenas, podemos hacer cambios a niveles más significativos y en otros campos, como en el medio ambiente.

Punto de vista particular y personal

Desde mi perspectiva y privilegio, tal vez, sólo puedo estar en contra del trabajo infantil. La niñez es una etapa que debería ser gozada y llena de seguridad y protección por parte de los adultos y sin importar las circunstancias deberían cubrirse las necesidades primarias de todos los niños. Obviamente sé que esto no es una realidad y que es un punto muy difícil de sostener, porque esto no brinda dinero y la distribución de la riqueza no es equitativa.

Así que siendo más realistas, falta mucho trabajo en el camino a la erradicación del trabajo infantil. Siempre que tengan la oportunidad de formar parte de la mejoría en la vida de algún niño, abrir su corazón y brindarles un poco de felicidad o una oportunidad de poder ser simplemente infantes, es algo que jamás lamentarán.

El trabajo infantil lleva a la pobreza, al desempleo, a la falta de educación, al crecimiento de la población y a otros porblemas sociales. – Kailash Satyartchi-

Me era importante poder exponer los datos, ya que para muchos sin ellos, las palabras están vacías. Para mí basta, visitar mi país y ver los niños descalzos en las calles, ver toda la situación de precariedad y la forma de vivir de tantas familias y cómo se desempeña la sociedad respecto al tema. Pues para la mayoría son personas invisibles que apenas y les causa lástima.

Esto en la vida real, pero debo agregar la gran hipocresía de la actualidad. Porque bien, seguramente viralizarán una imagen de un niño pobre trabajando, idealizando y romantizando la situación del pequeño, porque tiene ganas de salir adelante y no anda robando. Pero, esto no es para aplaudir ni viralizar sólo por que sí, lo que hay que hacer es denunciar a las autoridades correspondientes y exigir a las mismas que salvaguarden el bienestar de estos pequeños.

Puede que mi crítica sea muy dura y se preguntarán si yo realizo algo para cambiar la vida de estos pequeños, pues, hago lo que está a mi alcance. Desde escribir sobre el tema hasta donaciones en especie y en dinero.

Organizaciones en contra del trabajo infantil

Dependiendo del país hay diferentes instituciones, organizaciones o asociaciones que se dedican a luchar contra la explotación infantil. Por suerte podemos consultar todas las que se encuentran en América Latina en un sólo lugar, se trata de la Iniciativa Regional América Latina y el Caribe Libre de Trabajo Infantil.

No se puede regualar el trabajo infantil. No se puede regular la esclavitud. Algunas cosas simplemente estan mal. – Micheal Moore-

Dónde además de poder consultar las instituciones por país, también nos permite estar al tanto de su agenda de objetivos a lograr para el 2030, todo de forma muy transparente.

A pesar de que momentáneamente no existe ninguna institución cien por ciento efectiva. Podemos ver que es lo que está efectuando. Qué deficiencias tienen. Si reciben dinero gubernamental y donativos, que hacen con él. A lo que quiero llegar es a que tenemos que involucrarnos más, tanto en el tema como con las instituciones que ya están creadas.

Formas de aportar

Siempre hay alguna manera de aportar. Todo depende de las circunstancias particulares de cada uno y lo que cada cual pueda dar. Para esto, se puede aportar siempre en especie y de forma monetaria. Si se cuenta con tiempo, en muchas instituciones es posible hacer voluntariado. En estas situaciones siempre hay que ser activo y actuar.

Cada pequeña aportación y/o acción cuenta para que se logre llegar a la erradicación de la explotación de los niños, hay que recordar que con esta labor se mejora el futuro no únicamente de los niños involucrados en la actualidad. Sino los posibles niños afectados en un futuro y con esto la humanidad y el bienestar del planeta.

¿Qué influye para que siga existiendo el trabajo infantil?

Hay varios puntos que están involucrados para que siga existiendo esta problemática. El elemento prioritario es la pobreza. Después la falta de educación, haciendo referencia las dificultades para acceder a la escolarización. La falta de empatía y de acción tanto de los dirigentes (el gobierno) como del pueblo.

Encontramos también situaciones más particulares que interfieren como el número de integrantes de una familia, la escolarización de los padres, el machismo en la familia, la violencia intrafamiliar y podemos seguir enumerando las posibles causas.

Ciertamente que si no se tiene lleno el estómago no se puede pensar en educación o en otros aspectos importantes para el desarrollo sano de cada individuo. Por esto es importante que se sigan implementando y apoyo de los programas tanto para la educación cómo para la erradicación del trabajo infantil. Porque todos estos problemas van de la mano.

Conclusión

Cómo pudieron ver desde el titulo hay una comparación que yo establesco entre el trabajo infantil y la esclavitud como perdida de la niñez. ¿Por qué considero yo, al trabajo infantil como una esclavitud? porque la infancia es una etapa corta de la  vida de un ser humano, pero que tiene un peso sumamente importante para su desarrollo.

Porque al tratar a un infante como adulto responsable de llevar el sustento a casa, se le está esclavizando, está haciendo trabajos de forma no voluntaria que conllevan a la pérdida de esta etapa del desarrollo, brincando exponencialmente al de una vida adulta.

Pexels_Naomi Shi © Solkes

Muchos niños son forzados a realizar estas labores y bien dicen los datos, muchas de estas labores son de riesgo.
Nuevamente, no se debe confundir con enseñar a los niños responsabilidad, de cuidar su pertenencias, de mantener ordenado el lugar dónde se vive, en colaboración con los otros miembros. El apoyar y ayudar a la familia.

Se habla de todos esos trabajos, en los cuales, el niño trabaja en exceso y con riesgos, además el salario no es el correspondiente y no lo obtiene él, sino los padres o tutores. Es esto lo que se quiere erradicar.

Para cerrar quiero volver a invitarlos queridos lectores de SOLKES a involucrarse más en este tema, tomar acción, ver qué pueden hacer, realizar donativos, buscar soluciones, dos cabezas piensan mejor que una, dice por ahí un dicho. Así que expongamos el tema, no nos quedemos callados, demos en lugar de quitar. Lo primero para hacer un cambio es aceptar la problemática y comenzar la concientización de las masas.

Cuando un niño no puede jugar y estudiar, desarrollarse sin preocupaciones, después se puede convertir en un adulto disfuncional, en diferentes ámbitos, puede ser que sepa trabajar, pero no sepa amar. Que su inteligencia quede limitada por la premisa de que yo no necesito estudiar. Ya que nunca lo necesite. También existe la posibilidad de encontrarnos con un ser humano resentido, porque siente que la vida es injusta y a su vez que esté en busca de justicia, con posibles consecuencias para los demás. Todo esto son especulaciones. Sin embargo, hay que reconocer lo importante que es que los niños sean niños, garantizar el bienestar de los habitantes del mundo, debería ser nuestra prioridad.

Deja un comentario