Viajando con niños

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Como muchos de nosotros sabemos, viajar puede ser una experiencia que nos abre la mente y para los niños también. Se enfrentan a comidas distintas, experiencias, lugares y tiempo en familia. Pero viajar con niños representa muchas aventuras. Esta lleno de horarios impredecibles.

Betty Boop © Solkes

Las lecciones aprendidas

Esto es lo que he aprendido en los últimos dos años ya que fue cuando me uni al grupo de las madres! Antes de esto, creía saber lo que quería decir viajar con menores, pero no tenia ni idea!

Maria Claudia Vanegas © Solkes

Tal como he aprendido, da igual si es el primer viaje o el quinto viajar siempre sera un reto. Desde que empacar, como llegar, como moverse, todo esta incluido, todo puede ser un motivo de preocupación.

Como he visto y vivido de primera mano, las estrategias específicas que puedes utilizar para ayudar a los niños a pasarlo bien en la carretera dependen de la edad que tengan.

Esto tiene sentido porque un bebé tiene necesidades muy diferentes a las de un niño pequeño o un adolescente.

Lo primero que he aprendido es que, como para cualquier otro viaje, ¡la investigación es imprescindible! Un poco de preparación es muy útil.

Al preparar los viajes me encontré con una gran cantidad de información y consejos. No hace falta decir que puede ser abrumador.

De todos modos, mientras escribo este artículo, me doy cuenta de que esto son sólo algunas pautas y sugerencias que han funcionado para mí. Así que, al final del día, cada familia tiene que elegir lo que funciona mejor para ellos.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Empacar

Esta parte del artículo podría ser un artículo en sí mismo porque hacer la maleta para unas vacaciones en familia no es una tarea fácil. Además de ocuparte de tus propias cosas, tienes que ocuparte de todo lo que necesitan tus hijos.

Es mucho lo que hay que tener en cuenta, y aunque tú puedas sobrevivir sin cualquier cosa que se te olvide llevar, es probable que tus hijos no lo hagan tan bien sin sus cosas imprescindibles, ya sea una manta cómoda, el libro habitual para dormir o un aparato electrónico.

Por difícil que sea, hay dos artículos que me han parecido cruciales: los cubos de embalaje y un botiquín de primeros auxilios.

Nessa Twix© Solkes

Cubos de embalaje. Son recipientes de tela baratos (de forma cuadrada o rectangular) que se cierran con cremallera y caben en las maletas y bolsos de mano: son una forma eficaz de separar y organizar los objetos.

Para que todo el mundo se implique y sepa qué pertenece a cada uno, puedes asignar un color a cada persona. Algunas de las cosas que se pueden meter en estos increíbles cubos de embalaje son: ropa interior, pijamas, camisas, chubasquero (según la temporada), traje de baño, zapatos y calcetines.

En cuanto al botiquín de primeros auxilios, no hay que pensarlo dos veces. Viajar con un botiquín bien surtido y llevarlo a bordo si se vuela debería ser algo innegociable para cualquier escapada familiar, tanto si el viaje es a una lugar lejano como si está cerca de casa.

El botiquín de primeros auxilios debe incluir al menos: Vendas de distintos tamaños, pomada antibiótica, medicamento para la fiebre, analgésico, termómetro, medicamento para la alergia, medicamento para el dolor de estómago.

¡¡¡¡Así que, a la hora de hacer la maleta, hay algunas reglas!!!! La bolsa de los pañales es una especie de bolsa de matrimonio de Poppins. En ella puedes meter toallitas para el bebé, chupetes de repuesto, pañales, bocadillos, una muda de ropa y juguetes. En cuanto a la comida del bebé, la seguridad del aeropuerto no plantea grandes problemas.

Mantenerlos ocupados

Maria Claudia Vanegas © Solkes

Suena desalentador, pero aunque estés planeando un viaje de larga distancia o un viaje corto por carretera, entretener a tus hijos debe estar siempre presente. Como he visto, hay muchas estrategias para conseguirlo pero todas dependen de la edad que tengan.

Los niños en el rango de recién nacidos a 2 años son los más fáciles de viajar en muchos aspectos. Son “portátiles”. Es decir, puedes llevarlos a cualquier parte y mantenerlos contentos es muy factible.

Planificar el tiempo extra es exactamente lo contrario de lo que hago cuando viajo sola. Definitivamente no es lo que quieres hacer si viajas con niños.

Obviamente, cuando se viaja con la familia (niños), todo va a tardar más de lo que se espera. Así que prepárate en términos de paciencia y tiempo. Algunas de las actividades que te llevarán más tiempo que antes son: la facturación en el aeropuerto, los controles de seguridad, la compra de sangrías y bebidas y el embarque en el avión.

Siempre he tenido que cambiar el pañal de mis hijos antes de embarcar. No sólo porque era el momento de hacerlo, sino porque en la mayoría de los casos los baños del interior de un avión no son tan cómodos. Y, para ser sinceros, nadie quiere un desastre de pañales en pleno vuelo.

Así que, para evitar el desastre, lo mejor es llegar al aeropuerto con antelación y dejar tiempo suficiente para que las cosas vayan mal.

La pre-reserva y las explicaciones son la clave

El asombroso concepto de la pre-reserva no debería terminar con los vuelos. De hecho, casi todo puede reservarse con antelación. Así que facilite su vida.

Lo ideal es que, al llegar a un nuevo destino, deje las maletas y dé a los niños la oportunidad de descansar si es necesario. Esto es especialmente cierto si el viaje hasta el destino ha sido largo.

Maria Claudia Vanegas © Solkes

Debes saber dónde te vas a alojar antes de llegar. Si quieres un poco de flexibilidad en cuanto a la ubicación, reserva la primera o las dos primeras noches con antelación, y decide dónde alojarte el resto del viaje una vez que te hayas instalado.

Otra cosa que he aprendido es que, cuando explicas el viaje a los niños, parece que todo va más fluido.

Esto hace que se sientan cómodos, que sepan lo que va a pasar y lo que pueden esperar. Por lo tanto, repasar el viaje y lo que va a suceder puede ayudar a los niños a entender lo que va a ocurrir. A la larga, esto hará que todos estén más contentos.

Planificar los días y las comidas durante el viaje

Un consejo que es válido para niños de todas las edades: Menos es más.

Como he llegado a comprender, medio día de actividades estructuradas y visitas turísticas es suficiente. El resto del tiempo debe ser “tiempo libre”.

En cuanto a la comida, cuando se viaja, las dietas parecen cambiar completamente para muchos. A veces, la mayoría de las veces, los niños abusan de la comida basura o son demasiado exigentes y no quieren probar nuevos alimentos.

Esto puede suponer un problema de cabeza, un gran problema. Lo primero que hay que tener en cuenta es que se trata de un oliday y que todo el mundo debe intentar estar más relajado. Si los adultos pueden darse un capricho, los niños deberían poder hacerlo al menos un poco.

Betty Boop© Solkes

No es necesario dejar que se den un atracón de azúcar todo el día. Sin embargo, permitirles uno o dos caprichos (que normalmente no se permiten) les vendrá muy bien para la moral.

La rutina es clave

En mi punto de vista, la rutina es clave. Esto significa que si su hijo está acostumbrado a realizar ciertas actividades en momentos específicos (dormir o comer), es aconsejable mantener la rutina.

Nessa Twix© Solkes

Por otro lado, los niños pequeños (a partir de los 2 años) son una edad divertida como compañeros de viajes ya que comienzan a a participar en todo.

Eso si, a la hora de preparar el itinerario hay que recordar que aunque participen siguen siendo niños.

Osea, hay que dejar suficiente tiempo de inactividad para que puedan liberar y repostar su energía al ir a un patio de recreo o a la piscina de su hotel.

Para los bebés y niños pequeños es importante traer sus juguetes favoritos.

Soy la orgullosa madre de un niña pequeña y una tía de dos niños (8 y 12 años). Como he visto recientemente, la clave fue mantener a mis sobrinos siempre comprometidos, para que participen en la planificación.

Mi hermano les permite elegir entre varias actividades y eso parece recorrer un largo camino. En lugar de no darles dirección alguna.

Si bien la idea de viajar con niños puede ser abrumadora, lo más importante a recordar es: el viaje se terminará en algún momento. Llegarás ahí. Sobrevivirás.

Nessa Twix © Solkes

Dormir, dormir, dormir

Un punto clave es la disposición para dormir. Los hoteles tienen ventajas (servicio de habitaciones, comidas, servicio de canguro, etc.), pero los alquileres vacacionales permiten convertirlos en tu casa y preparar tus propias comidas, lo que puede ser útil si tu hijo tiene una dieta especial.

Todos los expertos que entrevistamos coincidieron en que alquilar una casa o un apartamento suele ser la mejor opción cuando se viaja con niños.

Un alquiler es una buena idea si tienes un presupuesto más ajustado, porque puedes aprovechar la cocina para ahorrarte los gastos de las comidas fuera. También te dará espacio extra para extenderte, pero aún así querrás tener espacio conjunto para pasar un rato en familia.

Otra cosa a tener en cuenta es la piscina o la playa. Incluso si planeas alojarte en la playa, deberías considerar la posibilidad de asegurarte de que también haya una piscina. A muchos niños les encanta estar en el mar, pero otros no lo soportan. Una piscina es perfecta para que los pequeños chapoteen, se refresquen y se agoten.

Los vuelos deben planificarse en torno a la hora de dormir. Los vuelos nocturnos pueden ser más caros, pero si lo que se busca es tranquilidad, un niño dormido es una bendición para todos. Si tienes que hacer un vuelo de conexión, asegúrate de dejar una buena cantidad de tiempo: lo último que necesitas es una carrera loca por un aeropuerto desconocido.

Las conclusiones

Maria Claudia Vanegas © Solkes

Así pues, al viajar con niños estoy seguro de que al hacer planes no deberías hacer demasiados.

Pero incluso si sólo haces unos pocos planes, llega un momento en que hay que dejarlos pasar. El patrón es conocido.

Viajar con toda la familia por primera vez puede ser abrumador. Aunque es más fácil cuanto más lo haces, te vas a encontrar con algunos retos cada vez que viajes con niños.

Por muy cuidadosamente que planifique su viaje y haga las maletas, es posible que ese viaje con su hijo o hijos no sea un camino de rosas. Debe esperar algunos baches en el camino.

Recordemos que los niños suelen convertirse en buenos viajeros gracias a una afortunada mezcla de naturaleza y educación. Algunos niños son flexibles, otros anhelan la rutina y otros se desorientan por completo ante los retrasos de los aviones, los cambios de horario y el jet lag.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario