Capbreton ¡Ama, pesca, protege!

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

El mar es uno de los destinos que más atrae a los temporadistas en verano. El olor a salitre, el sonido de las olas rompiendo en la orilla, el calor del sol sobre el cuerpo medio desnudo.

Los pies llenos de arena, la boca se nos hace agua al pensar en un ceviche o pescado a la parrilla y del ocaso la estela rosa-naranja del cielo durante los atardeceres.

Estas son algunas de las cosas que vienen a la mente cuando escuchamos esa corta palabra, pero que despierta todos los sentidos: el mar.

Único puerto de las Landas, Capbreton

Capbreton es una pequeña ciudad en la costa atlántica francesa, conocida por tener el único puerto de las Landas y por su historia pesquera.

Con ocho playas de arena fina, un oleaje perfecto para deportes como el surf, la vela y la pesca atrapa a cualquier amante del mar.

Adrit Amador © Solkes

Pero algo que verdaderamente cautiva en este puerto es por supuesto su histórico muelle de madera y su emblemático faro, observar una puesta de sol desde aquí es sentir que el cuerpo y el alma se desconectan, el oleaje y la respiración entran en armonía y al deslizar los pies sobre la pasarela se crea un ligero movimiento que te desconecta del mundo real.

Capbreton es un espacio de combinación natural único en Europa ya que se encuentra en el corazón de un medio ambiente preservado.

La pesca en Capbreton

No hay que dejar de mencionar el mercado de pescado el cual ofrece durante todo el año la variedad de la pesca local y una frescura inigualable.

Adrit Amador © Solkes

Ubicado en pleno puerto, donde los marinos pescadores fijan sus propios precios y el cliente tiene contacto directo con ellos.

Por supuesto como profesionales de la pesca y con un buen savoir faire los vendedores darán a conocer sin duda algunos consejos y recetas secretas para degustar mejor el sabor del mar.

Para quienes les gusta el pescado y los mariscos la visita del mercado con la salida del sol al respaldo de los barcos y veleros es idílica.

Obviamente un puerto pesquero como Capbreton es visitado por los amantes de la pesca deportiva.

Especialistas de esta actividad están a disposición para ofrecer una excursión en altamar o en la orilla y garantizar una experiencia inolvidable bajo las normativas necesarias para mantener la preservación del medio ambiente.

Con pesca exitosa o no, siempre quedará un buen amanecer o atardecer que se impregnará en la memoria para siempre.

Pasión por la pesca desde niño

Daniel Klemm nació en Regensburg, Alemania y desde que tenía apenas cinco años se despertó en él un interés por la pesca cuando sus padres recorrían con frecuencia Turquía de vacaciones. Creció con la pesca en agua dulce a orillas del Danubio y sus ríos adyacentes.

“Desde la orilla cuando era niño (recuerdo que) había un banco de pargos grandes, capturé varios de hasta cuatro kilos e incluso se perdieron algunos muchos más grandes. Hoy en día ese tipo de peces ya no se encuentran en la orilla”

Siendo todavía muy joven en 1997 comenzó a visitar cada año a sus abuelos en Capbreton, convirtiéndose para entonces en su lugar favorito de pesca en Francia.

Allí sus primeras experiencias con peces en agua salada como la lubina y el atún rojo.

Daniel recuerda que su mejor pesca en Capbreton sigue siendo aquella que tuvo de niño.

Desde el 2010 Daniel recorre el mundo, mayormente en carácter de expedición en busca de “peces gordos y si es posible, siendo realista, desde la orilla”, los cuales ha logrado sacar en costas, mares y ríos de Colombia, México, Australia, Suráfrica, Omán, Eritrea, etc.

 

Jasmin Klemm © Solkes

Esto lo ha llevado a ser fundador de su propia empresa gt-fishing.com (venta en línea de señuelos exclusivos y material de pesca -popping & jigging-).

¿Pero qué es la pesca deportiva realmente?

Seguramente alguna vez nos hemos hecho esta pregunta, si no estamos bien informados y nos preocupa el medio ambiente pensaremos que este tipo de actividad jugaría en contra de su preservación.

Pero no es así, por el contrario, la pesca deportiva puede, por así decirlo, minimizar un poco los impactos de la pesca masiva para el consumo humano.

Es una pesca no comercial, es un deporte sin ánimos de lucro que se puede realizar bien sea por hobby, diversión o para autoabastecimiento.

Tiene sus variantes en cuanto al tipo de pez que se busca, la zona, las modalidades e igualmente en el equipamiento necesario: la pesca básica es con caña, anzuelo, sedal, cebo, entre otros. En los diferentes continentes varía según sí es en el interior (ríos) o en el exterior (mares, océanos).

Beneficios de la pesca deportiva

La pesca deportiva reduce el estrés, aunque parezca mentira por el tiempo de espera, pero lo importante no es pescar sino estar de pesca.

Adrit Amador © Solkes

Es una satisfacción personal al ganar experiencia, aprender a comprender las mareas, los vientos, las playas, las corrientes.

Es una satisfacción planificar una buena jornada con las condiciones climáticas adecuadas para obtener buenos resultados.

Una rutina en temporada de pesca, en verano para Daniel que es cuando visita Capbreton, suele ser normalmente de noche y en la orilla, al oscurecer los peces grades se acercan.

Esto quiere decir que durante el día sólo tiene como tarea reunir los señuelos y observar la marea, y así al caer el sol salir a buscar su botín.

Dentro de la pesca deportiva conoces mucha gente que tiene la misma pasión y se crean lazos que te llenan como individuo en un hábitat natural.

Por ejemplo, en Capbreton existe un sistema llamado co-naviguer (co-navegar) que te facilita el contacto con personas que son propietarias de un bote o barco y con mucha experiencia.

Funciona como un blabla-car; lo que permite compartir conocimientos, gastos de combustible, la limpieza de la embarcación y del material es trabajo en equipo, sobre todo se comparten emociones, aperitivos y en caso de llevarse el botín a casa este puede ser dividido.

Jasmin Klemm © Solkes

Pero para poder hacerse partícipe de este servicio es necesario inscribirse en la UNPC (siglas en francés de la Unión Náutica de la Sección de Pesca), lo cual garantiza que todos los reglamentos de pesca se cumplan y se mantengan igualmente las medidas de conservación del medio ambiente al margen.

Jasmin Klemm © Solkes

También se suman experiencias inolvidables, la pesca conecta al hombre con la naturaleza marítima y crea momentos que se guardan para siempre.

Habrá algunas experiencias más grandes que otras y como dice Daniel, si se va a pescar todos los días siempre habrá muchas.

Para Daniel está muy claro que vida para pescar sólo hay una y que hay que vivirla al máximo, y como no haciendo lo que le apasiona. Su eslogan personal es: “Life’s short-fish hard”.

Al haber hecho la pesca parte de su vida, no dudo en hacer parte de la pesca a Jasmin, su esposa, quien está siempre que puede en sus expediciones, haciéndose participe en todas y cada una de las aventuras de su esposo.

Ella lo apoya y hacen juntos los planes vacacionales incluyendo la pesca, es ella la autora de casi todas sus fotos y por supuesto también obtuvo méritos en su propia gran pesca en México.

Protección, medio ambiente y la pesca

Cuando algún deporte nos apasiona solemos hacerlo con amor, convicción y acostumbramos a llevarlo a ser parte de nuestra vida, del día a día si es posible.

Daniel Klemm © Solkes

Los seres humanos somos animales que necesitamos contacto con la naturaleza y la pesca es algo que te conecta directamente con ella, haciéndote partícipe de su conservación y protección.

Es importante dentro de esta diversión ser consecuente con las tallas del pez, evitar al máximo su estrés y sobre todo acatar las leyes de cada zona, región o país.

Lamentablemente al pasar de los años son más los agentes contaminantes del mar que las medidas tomadas para preservar y cuidar el sin número de ecosistemas que habitan en él.

Uno de los grandes errores humanos que ha afectado la vida de los peces y que ha producido un gran desastre medioambiental son los derrames de petróleo.

Los buques petroleros que trasladan toneladas de este material hasta las refinerías por los mares y al producirse un derrame se forma una capa de aceitosa sobre el agua, esta puede llegar a extenderse hasta cien metros de diámetro en tan sólo una hora y la fauna marina sufre las mayores consecuencias.

“Durante la pesca procuro personalmente minimizar el estrés del animal sin usar gancho y con el equipamiento adecuado para el tipo de pez. Además, también participo frecuentemente en acciones de limpieza de aguas.”

En comparación con algunos años atrás la pesca de “peses gordos” como los que logró sacar Daniel cuando niño ya no es posible, gracias a este desastre ecológico. “Antes de la catástrofe con los derrames petroleros había muchos peces grandes para atrapar. Por eso Capbreton ya no es mi lugar favorito para pescar”

El confinamiento y la pesca

Durante el confinamiento a causa del Covid-19 los pescadores en Francia también se vieron afectados. El desplazamiento de personas fuera de su residencia no era permitido y las actividades deportivas estaba prohibidas.

Adrit Amador © Solkes

Por consiguiente el 30 de octubre del 2020 la Federación Nacional de Pesca en Francia se vio obligada a anunciar que la actividad de pesca debería suspenderse, aunque esta organización no es el organismo competente para hacer una prohibición directa, debió apegarse a las normas establecidas en el decreto del 29.10.2020 dentro de las medidas establecidas para combatir el estado de emergencia sanitaria.

Esto produjo una frustración de los pescadores y luego de un poco de lucha el 13 de noviembre se logró que la pesca a pie fuese permitida (pero no para todo el mundo).

Todos nos vimos afectados de una manera u otra a causa del confinamiento, el turismo y la pesca en las ciudades como Capbreton no se quedaron atrás.

A pesar de que en la temporada de verano 2020 algunos pudieron desplazarse y disfrutar del mar, la pesca deportiva tuvo sus bajones y la economía en lugares que viven del turismo y la pesca mayormente sufrieron pérdidas considerables. Daniel tuvo suerte al poder estar de nuevo en Capbreton, pero en el área económica sintió el peso del confinamiento.

Cuando baje la marea

El negocio en línea está dirigido a clientes que viajan y buscan para ello el señuelo indicado, por esto el confinamiento me ha perjudicado fuertemente. En la pesca me vi igualmente afectado, ya que pude viajar muy poco. Sin embargo, logré llegar en agosto hasta Capbreton.

Para cerrar un consejo de un pescador si vas a Capbreton: si la idea es pescar algo para la cena, lo mejor es concéntrarse en el Canal del Lago, aquí siempre hay doradas en el camino.

Jasmin Klemm © Solkes

Si al llegar hasta aquí te has sentido atraído por la pesca, tienes una visión diferente de lo que realmente es la pasión por este deporte, nunca es tarde para intentarlo. Sólo esperemos a que baje la marea, que ganemos la batalla contra el Covid-19, podamos hacer las maletas y lanzar nuestro señuelo. Siempre recordando que lo que hacemos con pasión en contacto con la naturaleza debe llevar de la mano el respeto por ella, así que: ¡ama, pesca y protege!

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario