ASIS

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

En la temporada invernal, más específicamente en el mes de diciembre, la gente se siente más inspirada a hacer donativos y ayudar al prójimo. Esto es algo, posiblemente debido a las bajas temperaturas, que nos muestran crudamente como sufre la gente sin hogar.

También podemos atribuir este “fenómeno”  a la condición socio-cultural en el que nos hemos desenvuelto y a las tradiciones religiosas predominantes en occidente. Pues así, llegamos al tema de las ayudas sociales.

¿Las ayudas sociales son buenas o malas para la sociedad?

No recuerdo cuándo fue y mucho menos dónde fue que vi un documental sobre que la caridad hace daño y no mucho después vi un vídeo dónde una persona, no recuerdo su nombre, defendía este punto. Entonces me vi confrontada con todo mi sistema de creencias y cuando se llega a esta situación obviamente se tiene que replantear y reestructurar el mismo.

A su vez, este artículo como muchos otros en los que estoy trabajando hablan de las organizaciones y cómo ejercen una gran labor, su manera de aportar en la creación de un mundo mejor.

Ellos no quieren erradicar la pobreza dando estos donativos, tampoco piensan erradicar el hambre con sus comidas gratuitas. Su principal objetivo es dignificar la vida del que lo necesita.

El documental habla de cómo la ayuda de países de lo mal llamado primer mundo hacen donaciones a países que si bien requieren ayuda son productores de lo que se ofrece como aporte.

Un ejemplo claro es Haití y como recibe arroz, siendo ellos productores, causando que los agricultores quiebren y tengan que buscar otra fuente de ingresos por no poder competir contra un producto sin costo.

Fue en ese momento que se vinieron muchas cosas a la mente, pero una de ella es que la forma de ayudar es lo que hay que cambiar, en lugar de llevar más productos, insumos que en esos lugares se producen se debería de favorecer a los locales. Claro, no es tampoco una solución absoluta, porque sé que de esta manera también se puede dar carta abierta a muchas irregularidades.

Así me vi divagando entre un sin fin de posibilidades. Cuando por fin pude discernir entre todas estas hipótesis que ni siquiera puedo llevar a cabo, me senté a escribir este artículo con una postura clara.  Para mí las ayudas sociales siempre traen algo bueno.

¿Son correctas los métodos actuales?

Sé que nada es perfecto, que la ayuda puede tanto mejorar la situación particular de algunos, como puede causar el efecto contrario en otros; me refiero a esta dependencia super adictiva a recibir beneficencia.

Para nuestro lectores no es sorpresa que yo profese ninguna religión, también saben perfectamente que me encanta el trabajo social que realizan muchos de nuestros entrevistados. Ver desde su perspectiva como mejoran el mundo y con esto la vida de muchas personas.

Asis © Solkes

 

Las organizaciones y asociaciones civiles que intentan ayudar no son el problema. El problema está en todos los que se quieren aprovechar o en las rutas que se toman para aplicar las acciones; esto último normalmente ocurre con las organizaciones internacionales que son enormes y tienen muchos recursos que repartir.

Como dije no se trata de satanizar a estas, hay que exigir que las mismas corrijan los errores, se formen nuevos protocolos, que se haga todo con mucha mayor transparencia y para esto hay que involucrarnos.

Aún cuando se trata de pequeñas asociaciones se debe pedir que todo se haga de una manera adecuada y transparente. Este es el caso de Asís, un pequeño conjunto de personas que se ha centrado en una problemática muy peculiar en la ciudad de Aguascalientes, México.

Como todo en la vida no podemos ver todo blanco o todo negro. Hay que estar conscientes de que muchos métodos cuentan con fallas, pero también hay que reconocer los aciertos que se tiene.

La problemática que quiere abarcar Asís

En muchos lugares ocurre lo mismo que en la ciudad de Aguascalientes, México. Mucha gente tiene familiares en el hospital y debe ir a cuidarlos. Qué ocurre entonces, muchos no tienen tiempo de regresar a sus hogares a preparar sus alimentos.

Otros no cuentan con los recursos para costearse ni siquiera los gastos del transporte o peor aún, los honorarios del hospital, debemos aclarar que en México sólo si están en condición de empleado o se cuenta con una pareja (legalmente en matrimonio) que tenga esta calidad, se estará asegurado, claro sin olvidar a los estudiantes que cuentan con su seguro por ley.

Por supuesto, es un tema muy polarizado, pues hay los que cuentan con los recursos suficientes para nunca haber pisado un hospital público. Posiblemente sólo si te ha tocado ver de cerca este tipo de situaciones puedas empatizar con la gente que requiere que se le apoye.

A pesar de esto, puede ser que se tenga que pagar cierta parte del servicio o los medicamentos. Por todo lo anterior, es que muchos de los cuidadores se encuentran fuera de los hospitales sin comer, no sólo un día, muchas veces es una situación regular de semanas.

Otro asunto adjunto es la pobreza que muchas veces no se visualiza desde el privilegio. Pero en las fechas especiales sale a relucir cuando se ofrecen ciertos beneficios alimenticios. En contraste el resto del año la pobreza es borrada.

Por ejemplo para la “Noche buena” que para los privilegiados se goza en familia con una deliciosa cena e intercambio de regalos. Muchos pasan frío y hambre. Por esto el propio gobierno da “cenas navideñas” para la fecha.

Lo que me gusta del enfoque de Asís es que va visualizando las situaciones que están a su alrededor y se siguen reinventando, adaptando y sobre todo siguen siendo perseverantes para lograr dignificar la vida de la población.

El nacimiento de ASIS

Esto fue todo lo que la fundadora de ASIS noto y se propuso hacer algo al respecto. Ella vio que estos problemas van más allá de los apoyos gubernamentales. Pues ella cree que muchas veces falta dignificar estos aportes. Mejorar la calidad de los insumos y brindar este servicio a las población más afectada.

De esta manera este llamado de servicio que Circe Vela sintió, también vino envuelto de una curiosidad hacia un personaje religioso al que se le debe el nombre de la asociación civil: Francisco de Asís. Quién es recordado por su mísericordia y ser el fundador de los franciscanos, quiénes hacen boto de pobreza como él en su tiempo lo hizo.

Asis © Solkes

En un principio lo que este maravilloso grupo de personas comenzó a emprender fue en el mundo culinario, llevar alimentos saludables pero con una excelente calidad a esta población olvidada. Con el tiempo ampliaron sus horizontes y también buscaron llevar vestimenta y calzado a los que lo requieren.

Asís realiza cenas y postres típicos para fechas especiales pero, también hace normalmente comidas que entrega a las personas a fuera de los hospitales y diversas zonas de la ciudad. Este es el plan general que manejan.

Caminando juntos, es otra asociación civil, que ha sido fundamental para que Asís siga con su buen desempeño. Pues les han tendido la mano. Se podría decir que se han vinculado a través de un puente. Me refiero a que su colaboración es bilateral.

Las metas de Asís

Algo que a mí me impresiona es la calidad de persona que es Circe y su visión del mundo. Cómo logra sus objetivos a pesar de no contar con un capital independiente (propio de Asís).

Asis © Solkes

Hablando con la creadora de Asís, ella muy jovialmente me cuenta como ha convencido a negocios locales a donar.

Un ejemplo de lo que me contó fue un negocio de hamburguesas bastante popular en Aguascalientes. El local es conocido por tener hamburguesas de gran calidad. No ha sido el único negocio que los ha “patrocinado”.

Para mí,  este tipo de logros muestran que esta mujer líder hace un buen manejo de Asís y que de y por su mano seguirá conduciendo a su equipo a cumplir sus metas.

Algo importante para los colaboradores de Asís es que siempre se ofrezca este servicio con una visión llena de empatía.

Quieren convertirse en el puente para que esta gente recobre la fuerza y pueda aspirar, soñar con que su vida va a mejorar. Son esa esperanza insertada en silencio,  sin esperar una recompensa a cambio.

Pandemia

Estamos aún en tiempo de Pandemia, este tiempo es extraordinario para muchos. Asís sigue laborando, cómo les mencioné ellos hacen uso de la resiliencia. Ahora en lugar de estar 365 días exponiéndose y exponiendo a los demás.

De esta forma es que comenzaron a hacer eventos concisos y así logran seguir aportando su granito de arena a este caótico mundo.

En un principio este tiempo fue un gran golpe. El equipo tenía una estrategia y un ritmo que les fue arrebatado de la noche a la mañana, como a muchos de nosotros. Por lo que tuvieron que hacer una pausa.

Asis © Solkes

Cuando retomaron actividades se dieron cuenta de que esta nueva normalidad, les iba a costar ajustes. Pero siguieron con paso firme y sumando esfuerzos es que siguen a flote.

Desde mi perspectiva, no puedo ver el panorama completo. Pero lo que ha llegado a mí desde Circe Vela y su equipo de trabajo es una gran labor que va más allá de una simple cena.

Recursos

Cuando se habla de ayuda social, siempre es muy importante aclarar de dónde salen o sacan o adquieren los recursos para hacer dichas ayudas.

Pues bien, Asís no cuenta con un fondo ni el gobierno ha dado algún tipo de financiamiento. Entonces cómo logran hacer su labor. Pues tendré que decir que de corazón.

Ellos, los participantes de Asís, desembolsan la mayor cantidad de los recursos de sus ingresos personales. Ellos se alegran cuando reciben donativos; ya sea en especie o monetarios. P

Los exhorto a todos los que cuenten con la posibilidad de hacer algún donativo. Como siempre les digo, no tiene que ser mucho, lo que importa es que sumando se llega a la meta. También si prefieren donar a otras causas, es muy respetable. Porque cada problemática es importante.

Conclusión

Asís es una fundación creada desde la empatía que intenta dignificar la vida de las personas que no poseen una buena situación financiera.

Asis © Solkes

La desinteresada labor la pueden realizar muchas personas, pero este grupo de personas ya están encaminadas en esta ciudad mexicana. ¿Conoces otras iguales a ésta? Ellos regresan un poco de alegría a estas personas que normalmente son olvidadas.

Puede que muchas personas que son ayudados regresen frecuentemente por los apoyos, pero estoy segura que para muchos es el empujoncito que necesitaban.

Pienso que el trabajo de estos aportes sociales son necesarios, a pesar de que muchas veces terminan como en el documental. Esto desde mi perspectiva ocurre porque el enfoque se perdió en el camino y la gente es corrompible. También podría ser que simplemente se requiera de un ajuste para que el propósito se cumpla de forma óptima.

Sin embargo, creo firmemente que mientras que la desigualdad, en general, exista, seguiremos necesitando de gente de gran corazón que desarrolle este tipo de labor social. Que dé un poco de sí para calentar el alma del prójimo aún en los días más fríos.

Donaciones:

Banco Santander (mexico)

cuenta. 476684154.

Deja un comentario