Las cafeterías y el ajedrez

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

A través de los años, el ajedrez se ha convertido en uno de los ejercicios o deportes de mayor importancia para las personas de cualquier clase social. En 1681, se consideraba el juego de la aristocracia y con el tiempo fue arrebatado de sus manos, por otros derechos feudales y ahora se ha convertido en la recreación del millón.

En Europa

La cafetería Régence fue uno de los principales centros ajedrecistas de Europa en el siglo XVIII Y XIX. Allí, jugaron grandes maestros del ajedrez de la época y también se dieron encuentro varios intelectuales y políticos tanto franceses como extranjeros.

El ajedrez es un juego de variaciones infinitas. Si las jugadas que se hacen sobre el tablero correspondieran a la realidad, las variantes imaginadas, pero no hechas, equivaldrían a ficciones literarias. Pero ocurre que en los laberintos del juego, igual confluyen espíritu y materia, idea y acción. Táctica y estrategia conforman una dialéctica que lleva a las cimas más altas del pensamiento.- Jorge Luis Borges-

Régence se hizo famoso y fue un punto célebre de encuentro en París. Asistieron genios como Maximilien Robespierre, Denis Diderot, Napoleón Bonaparte y Voltaire.

Un político estadounidense de nombre George Walker, -asegura-, que un espacio dedicado al ajedrez para que prospere, debe estar abierto a todo el mundo, -libre como el aire al cielo-. Accesible, a un costo reducido para todos los hombres, no sólo para los que puedan comprarse un sombrero lujoso y una chaqueta distinguida.

En el café Régence se mezcló gente muy heterogénea. Denis Diderot, el enciclopedista francés, basa aquí su novela de diálogo, “el sobrino de Rameau”, ni bonito, ni especialmente elegante le pareció la Régence en aquella época.

Café Cardinal, “casa del café”

En la actualidad, existe una pequeña “casa de café”, llamada Cardinal. El decorado y la ambientación nos permiten experimentar, la sensación de encontrarnos en la calidez de nuestro hogar.

Laura Viera Abadía © Solkes

En este increíble sitio, podemos jugar las partidas que deseemos de ajedrez, bebiendo un sabroso café artesanal y también podemos llevarnos un libro y dar comienzo a esa aventura.

Por cierto, hablando de bebidas ellos preparan una con el nombre del genio y filósofo francés, Voltaire.

Consiste en una carga de expresso, leche espumada tibia y chocolate semi-amargo de Oaxaca e inspirado en el antiquísimo café Procope de París, donde Voltaire, solía hacer tertulia y beber un café con chocolate.

La historia detrás convierte al café Cardinal, en una excitante estadía para el cuerpo y el espíritu de los visitantes.

El Cardinal “casa del café”, tiene dos sucursales en la ciudad de México. Es fundada por tres socios emprendedores y aventureros: Alex, Shak y Pol. El café de la casa es de Xochitonalco en Oaxaca; el más pedido es de origen Acatepec (náhuatl).

Si alguno de los lectores realiza un viaje a el país de México, ¿por qué no?, puede agendar un rato agradable en las instalaciones del Cardinal y jugar una hazañosa partida de ajedrez y ordenar un café artesanal.

Quiero mencionar algunos beneficios de practicar el ajedrez:

1. Ayuda al cálculo mental.
2. Mejora la visualización del espacio.
3. Ayuda al autodominio personal.
4. Fomenta la resistencia frente a la adversidad.
5. Promueve la prudencia.
6. Enseña a ser respetuoso con el contrario.

Un estilo de vida

El ajedrez es un juego de mesa que se ha vuelto un estilo de vida en la actualidad. En la actualidad, muchos establecimientos de cafeterías lo mantienen en un concepto de deporte recreativo, para los visitantes. En el país de México, en una de sus villas, Ajijic, Jalisco.

Un grupo de ajedrecistas de edades desde los 6 a 89 años, participan en Torneos y tienen su calendario de juego dos o tres veces por semana. Los sábados se reúnen en el quiosco de un jardín, de nombre Lake Chapala Society. Los encuentros son de un convivio durante hora y media, en donde varios maestros y expertos jugadores de ajedrez, imparten asesorías y comienzan las partidas tomando un rico cafecito o botella de jugo.

Los días jueves por las tardes, el Club de los ajedrecistas: – Huarachess-, abre el convivio en una Terraza/Restaurante en la Villa de Ajijic, la nombran: -The peacock gargen-.  Los visitantes pueden beber desde un café helado hasta una copas de vino tinto o cerveza artesanal.

Jocelyn Pelisek © Solkes

Los domingos el Club Huarachess abre nuevamente sus puertas invitando al público en general a jugar al aire libre el quisco principal de la plaza de Ajijic, Jalisco.

Como podemos apreciar en las imágenes, las personas que asisten son niños, adultos, mujeres y una nota interesante, cuentan un con público de personas provenientes del continente Europeo y Americano.

Lo que aporta

El ajedrez en las cafeterías despeja los malos pensamientos y ayuda a librar “la batalla” de la vida. El ajedrez en 64 casillas. El tablero o chessboard es infinito, una pieza mal puesta y alguien concede, ¡tablas!, el ajedrez a diferencia de la vida no siempre puede resultar un jaque mate.

Laura Viera Abadía © Solkes

Tenemos millones de posibilidades entre el movimiento de dos jugadores; el ajedrez es un juego-ciencia-deporte que se ha desplegado alrededor del mundo y claro, después de Armenia, el país donde resulta más popular.

Hace algún tiempo, la televisión española retransmitió el enfrentamiento por el campeonato del mundo entre Kárpov y Kásparov, desde el Teatro Lope de Vega de Sevilla, para publicitar la Exposición Universal de 1992, donde la última partida la vieron 13 millones de espectadores.

El ajedrez hace sonar su flauta de Hamelín. Los doctores, los profesores y los expertos, afirman los interminables beneficios que conlleva el practicar con frecuencia este deporte. Sintetizan sus buenos aportes en tres habilidades:

1. Exige tomar decisiones rápidas y flexibles.

2. Nos conduce a la autocrítica.

3. Encontramos el equilibrio.

El ajedrez es pausar los momentos. Respeto a los demás, memoria, geometría, verticalidad, mirada, crítica, creatividad, desgrana y también integración. Se ha convertido en el idioma de los niños y los adultos.

Es una forma para integrarse, participar y promover la igualdad y esto nos ha conducido directo a expresarlo dentro de la atmósfera en Las Cafeterías del mundo. En el país de México por ejemplo, actualmente existen centros de café o restaurantes, a donde las personas asisten a tomar sus bebida favorita mientras se lleva a cabo una partida de ajedrez, ahí mismo.

Jocelyn Pelisek © Solkes

Así como en varias partes de Europa, también se practica esta maravillosa disciplina. En el 2012 el Parlamento Europeo introdujo en los sistemas educativos de los Estados miembros esta actividad universal y durante el 2015 sucedió lo que Leontxo denomina un milagro, el congreso aprobó por unanimidad el momento el fomento y la práctica de este deporte en las escuelas y el resto de los espacios públicos. Paradoja o no.

Un juego basado en la confrontación entre dos bandos,-piezas blancas y negras-. Los proyectos en los que este juego se utiliza de forma transversal palían los efectos de las desigualdades sociales.

Necesidad básica

El educador ha llevado sus teorías a lugares extremos de América Latina y ha descubierto que ayuda a trenzar tejido social entre los padres e hijos y esto hace que se construya más comunidad.

Como una mosca de largas patas en la corriente/su mente se mueve en el silencio – Yeats –

Hablemos de Gambito de Dama. Es la historia real de una ajedrecista prodigiosa de 16 años que encuentra en el tapiz negro y blanco, trascendencia a su vida, aunque también drogas y alcohol. En sus primeros 28 días de emisión la han visto 62 millones de hogares, calcula Netflix.

El ajedrez es pasión. Es una experiencia que puede llegar a descifrar el subconsciente del Ser Humano y lo hace ver “a front”. Como herramienta educativa los resultados son increíbles. El mundo en 64 casillas. Un universo de posibilidades infinitas. El querido y apreciable maestro y escritor, Jorge Luis Borges, decía que existen jugadas en el ajedrez como estrellas en el cielo.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario