Música para borrar fronteras

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Después de caminar cuarenta minutos por senderos intrincados, piedras resbaladizas y atravesar el río Orinoco en bongo  (una embarcación de madera pequeña), el profesor de música José Guillermo Morales llega a un caserío indígena venezolano de la etnia curripaco. Es el momento más esperado por los niños de esta comunidad, ubicada en la frontera de Vichada con Venezuela.

Allí, un tropel de pequeños que no superan los 12 años, se sientan sonrientes debajo de un árbol frondoso. Todos toman las flautas para comenzar las clases de música, tal como lo hicieron durante nueve meses, una vez a la semana. También afinan sus voces y practican las canciones.

Pedro Escola © Solkes

Suena la guitarra acústica del maestro y todos cantan al unísono: “Salimos a ver el viento, pero el viento no se ve. Lo rodeamos con los brazos pero el viento se nos fue…. Mazorca de oro, granos de café, alas en los hombros, alas en los pies….”

Ellos forman parte del grupo de 910 alumnos que se acaban de graduar en diferentes zonas del país con el programa Música en las fronteras, una apuesta para la integración cultural de la niñez, adolescencia y juventud venezolana y colombiana, liderado por la Fundación Nacional Batuta, con apoyo de USAID y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Como surgió la iniciativa

Esta iniciativa surgió como respuesta a la inminente necesidad de brindar escenarios de convivencia pacífica e integración cultural a esta población venezolana, que está expuesta a factores de explotación laboral, desescolarización y violencia en las comunidades receptoras más vulnerables, explica María Claudia Parias, presidenta de la Fundación Batuta.

“La música permite que los niños se encuentren y se crean vínculos sociales muy fuertes. Permite entender que podemos ser amigos y hermanos tanto colombianos como venezolanos”, acota la presidenta de la Fundación Batuta.-

El proyecto se ejecutó en 12 ciudades colombianas donde hay mayor número de migrantes y refugiados con vocación de permanencia: Medellín, Arauca, Barranquilla, Cartagena, Valledupar, Maicao, Bucaramanga, Cúcuta, Villa del Rosario, Cali, Puerto Carreño e Ipiales.

El proceso de formación musical se implementó mediante los programas de iniciación musical, coro y formación orquestal, que favorecen el desarrollo motriz, auditivo, vocal y rítmico, así como la capacidad creativa de los niños y niñas, adolescentes y jóvenes.

Esta apuesta está inspirada en la metodología creada por el maestro venezolano José Antonio Abreu, la cual es conocida mundialmente como ‘El Sistema’, un modelo de enseñanza que sistematizó la instrucción y la práctica de la música para hacer de ésta un instrumento de organización social y desarrollo humanístico al alcance de todos y no solo para las élites.

“A través de la práctica musical podemos generar relaciones armoniosas con la población migrante y refugiada venezolana. La música es un mecanismo súper importante para crear esos lazos de comunicación entre los niños y adolescentes de ambas nacionalidades”, añade Parias, quien espera que una vez pasada la emergencia sanitaria por la covid-19 pronto se retomen los conciertos presenciales, los cuales crean una conexión especial entre los padres y los niños.

Pedro Escola © Solkes

Afianzando la integración

La Orquesta de Cuerdas de Puerto Asís, en Putumayo, o la Orquesta Sinfónica de Villa del Rosario, en Norte de Santander, son dos ejemplos de cómo la Fundación Batuta ha logrado afianzar la integración con los niños y adolescentes de las zonas fronterizas.

“Tuvimos que tomar la decisión, como una misión especial, de ir hasta donde estaban los niños, en vez de que ellos vinieran”. – Morales –

En Vichada no se quedan atrás. Pese a agrestes condiciones geográficas, inundaciones y la ausencia de internet, o incluso de señal telefónica, 75 niños, 50 de ellos venezolanos, fueron preparados musicalmente, según relata Jenny Castiblanco, coordinadora de Gestión Social de la Fundación Batuta en Puerto Carreño.

Para hacerlo, además de la disciplina y el amor a la música, los pequeños debieron armarse de valor y destreza para sortear, una y otra vez, unas piedras gigantescas a orillas del río Orinoco que impiden llegar a la capital de Vichada, cuenta el profesor José Guillermo Morales.

Así, un equipo de facilitadores se trasladó una vez a la semana a la comunidad indígena llevando a cuestas instrumentos como flautas, tambores y guitarras.

Música que cambia mentes

En el sector Punta de Laja, aledaño al río, una zona donde confluye el contrabando de mercancías y las redes de trata de personas, fueron beneficiados otros 25 niños colombianos.

Pedro Escola © Solkes

Este proyecto genera oportunidades de inclusión social.

Fortalece la integración con los países vecinos y contribuye a disminuir la brecha que existe en materia de accesos culturales entre las zonas de frontera y el resto del país.

Para los niños venezolanos fue una experiencia maravillosa.

Al pequeño Renier Unel Cayupara, de 10 años, se le iluminan los ojos cuando habla de música y no pierde oportunidad para demostrar sus nuevas habilidades con la tambora, el xilófono o la flauta.

Algo similar le ocurre a Ana María Quiñónez, otra pequeña, colombiana también de 10 años, quien no entiende de nacionalidades y, en cambio, solo pide seguir tocando al lado de, según dice, su nuevo hermano.

Sobre el programa

Desde el 2013, Música en las fronteras ha permitido la atención integral de más de 11.400 niños en 14 municipios de nueve departamentos, quienes, particularmente, se encuentran en condición de vulnerabilidad y pertenecen a los estratos socioeconómicos 1 y 2, lo cual representa el 94 % de la población beneficiaria.

Este proyecto genera oportunidades de inclusión social, fortalece la integración con los países vecinos y contribuye a disminuir la brecha que existe en materia de accesos culturales entre las zonas de frontera y el resto del país.

Pedro Escola © Solkes

El cierre del programa en Vichada primero se hizo con los niños de la comunidad indígena curripaco, a finales del mes de julio. Los maestros fueron nuevamente hasta la zona y les obsequiaron una flauta a los pequeños. En Puerto Carreño, la graduación se realizó en la casa de la cultura a mediados de agosto. Las paredes de este centro se llenaron de globos y de dibujos de los niños colombianos y venezolanos. Para el cierre cantaron la canción “Tierra de Todos”, una invitación a vivir en armonía con los refugiados y migrantes.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario