El Ultraman

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Hace algunos años Isra García nunca se imaginó que su vida se convertiría en inspiración para muchos y en legado de esperanza para otros. Comenzó, según él, por “inconsciencia”, ya que hay que estar “inconsciente” para atreverse a emprender algo sin tener la menor idea.

El principio 

Isra García © Solkes

Isra García es un Español, ciudadano del mundo, experto en Innovación y Marketing, quien lidera una compañía con sede en varios países. Fue esta misma relación con el Marketing y las redes sociales lo que le hizo trascender fronteras y tener seguidores por doquier, los cuales en tiempo real le acompañaban en sus hazañas.

Todo empezó en 2010, cuando un amigo le invitó a participar en una Triatlón, para aquel entonces nadaba poco menos de 100 Mts y nunca se había subido en una bicicleta de montaña.

60 días después estuvo listo para la Triatlón y 1 año después participó en Iron Man, su rendimiento se hacía cada vez mayor y fue así como en 2013 calificó para ser un Ultraman, competencia que cuenta solo con los mejores del mundo.

En 2014, luego de haber ganado los máximos galardones y haber logrado lo increíble, empezó a perder la motivación, “Cuando ya no te queda mucho por superar, Cual es el próximo peldaño?”

Burning Man Quest

En 2014 se embarcó en un ambicioso proyecto: el Burning Man Quest, una iniciativa social y de aventura con el gran desafío de lograr un cambio positivo en las comunidades menos favorecidas y utilizando como herramienta el deporte; su objetivo, construir la primera Escuela de Música en Langa, barrio marginado de Ciudad del Cabo en Sudáfrica.

En ello, Isra encontró una enorme motivación, encontró un soporte y un potente vehículo de cambio para transformar la vida de personas que no tienen las mismas oportunidades, fue entonces cuando pensó: “Si pudiera crear algo dentro que generara un cambio fuera, sería una razón por la cual merece la pena cruzar mares y montañas sin dormir”.

Estos 573 Kilómetros non-stop y la alegría de generar un cambio en otras vidas a través su esfuerzo, le dieron la motivación para nunca detenerse, al tiempo que se encendió una poderosa llama al interior de su vida que lo conduciría a querer transformar la vida de muchos a través de sus hazañas.

Isra García © Solkes

El reto de este año es Colombia y las ciudades escogidas son Cartagena, Barranquilla y Santa Marta, 3 Iron man en 678 kms por los niños con cáncer de la Fundación María José, que presta apoyo a más de 430 niños que padecen esta terrible enfermedad. Se han unido a su reto dos grandes amigos y filántropos: Roberto Moeira y Christian Misle.

“Estamos en el mundo para encontrar significado a la vida y ayudar a otros y Colombia es un país con espíritu emprendedor y ganas de crecer”. El propósito final de este reto es abrir en Bogotá el “Centro de Atención para Niños con Cáncer”, un lugar donde todos los niños enfermos puedan encontrar apoyo para su tratamiento médico, recreación, atención psicológica y bienestar.

No soy un deportista profesional, pero desde hace varios años cambié mis hábitos de entrenamiento y alimentación

Isra practica el “Escuchar a su cuerpo” y la “Alimentación Macrobiótica”, combina su agitada vida laboral entre España, Londres, Estados Unidos y Colombia con su entrenamiento, que incluye varios deportes como Pilates y Stretching y un gran fortalecimiento espiritual y mental.

Isra quiere dejar un legado en el mundo, quiere cambiar positivamente la vida de otros e inspirar a los que tienen oportunidades a mejorar las condiciones de quienes no. ¨Cualquier persona en el mundo puede crear un impacto positivo, no importa si es grande o pequeño”. Lo importante para él es establecer metas y objetivos coherentes, y destinar tiempo para aportar luz y valor a la vida de otros.

Quiero que la muerte me encuentre bien vivo que cada año que pase sea como si fueran cinco

Lo más valioso que nos trasmite Isra, es que no hay que declararse un filántropo ni abandonar todo para dejar un legado al mundo, se pueden aprovechar de manera positiva y coherente los talentos a favor de los menos favorecidos. Si cada ser humano destinara una pequeña porción de su tiempo a generar un cambio, no importa cuan pequeño sea, el mundo sería un lugar mejor.

“Estamos OBLIGADOS a crear un cambio por los privilegios que disfrutamos todos los días. Todo ello es una plataforma, algo más que una oportunidad para aportar valor, una manera de devolver y honrar lo que te ha hecho llegar hasta este punto”.

Tiempo es finito y la vida es efímera

Isra García © Solkes

Para Isra el tiempo es finito y la vida es efímera por eso quiere vivir al máximo y aportar en grandes cantidades, ayudar a otros es la mejor forma de vivir, no se puede vivir más y mejor, su felicidad es sentarse a escribir su blog, sus conferencias y sus retos deportivos, todo enfocado a generar un cambio.

Isra cree que superarte a ti mismo y ayudar a otros es una forma de enseñar valores como la disciplina, el coraje y el compromiso de hacer del mundo un lugar mejor. Él es, sin duda, el ejemplo de que no se necesita tener tiempo o dinero de sobra para cambiar el mundo, se necesita voluntad y ejecución.

Si todos los seres humanos con oportunidades pusieran un pequeño grano de arena por los que no las tienen, el mundo sería más justo, más humano. Nunca es tarde para empezar, no hay límite en las ideas o los recursos, no importa lo grande o pequeño que sea el propósito, cada acción cuenta. Y tu, por donde vas a empezar a cambiar el mundo?

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario