La deliciosa Selva Negra

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Seguramente cuando escuchas las palabras Selva Negra lo primero que viene a tu mente es el delicioso postre alemán, un pastel de cerezas y chocolate. Pero debes saber que este pastel debe su nombre a la verdadera Selva Negra. Su nombre en alemán es Schwarzwald; así que en realidad se trata de un bosque. Es la mayor reserva natural que tiene el país teutón.

Su nombre se debe probablemente a la densidad de sus abetos y pinos; se dice que el nombre fue otorgado por los romanos.

Localización

La Selva Negra se encuentra ubicada al suroeste de Alemania, en el estado federado de Baden-Wurtemberg. Con un área de 11.100 km2, tiene de largo aproximadamente 230 km y su ancho oscila entre 30 y 60 km.

Mary Dherz © Solkes

Si quieres visitar el total de La Selva Negra, debes saber que, ésta se divide en tres regiones: norte, centro y sur. Para una mejor orientación debes ubicar las ciudades que conforman cada una de estas secciones.

La zona norte: la ciudad que tiene mayor relevancia es Pforzheim de este tramo, conocida como  la ciudad de oro, cobra importancia por ser la entrada norte a este gran bosque.

A partir de aquí puedes recorrer  bellas ciudades como son:  Baden-Baden, Calw, Bad Wildbad, Altensteig, Herrenberg, y la última ciudad que abarca esta zona es la ciudad Freudenstadt en la que hago incapié por una gran leyenda relacionada directamente con el bosque. Esta ciudad es el hogar de las ninfas del bosque, ellas viven en el lago de Mummelsee.

La región central la puedes ubicar a partir del distrito Ortenau, el valle del Kinzig, Oberer Neckar, Offenburg, Gengenbach, Triberg es una ciudad que hay que visitar si te enfocas en el centro, por sus bellas y altas cascadas, Schonach, Gutach, Villingen, Sulz, Blumberg, Schramberg, Rust, Altensteig, Bad Urach, Schiltach con sus típicas y coloridas casas de entramado de madera.

En la zona sur  encontramos las cimas más altas de la Selva Negra, como el Feldberg con sus 1493 msnm, numerosos ríos que atraviesan pequeños y pintorescos valles, lagos como el Glaswaldsee, Kirnbergsee, Feldsee, Titisee y el Schluchsee. También podemos conocer el nacimiento del río Danubio en Donaueschingen y su valle, la ciudad universitaria de Freiburg im Breisgau, y los encantadores pueblos de montaña de Titisee – Neustadt, Waldshut, Lörrach. Bad Säckingen, St. Blasien.

Naturaleza, tradición y viakes en familia

Este bosque es en realidad un conjunto de grandes y frondosos bosques de abetos y pinos que son atravesados por varios ríos, decorados con cascadas y lagos, incluso puedes sumergirte en aguas termales, descubrir grutas y gozar de las praderas y valles. Todo esto repleto de su espectacular fauna.

Guillermo Arroyo © Solkes

Este lugar es un regalo de la madre naturaleza que recuerda a una pintura de Jan Brueghel el Viejo.

Al adentrarte en su esplendorosa flora puedes visualizar dos escenarios: el espantoso bosque de una película de terror o el increíble y maravilloso bosque de los cuentos de hadas. En este sitio hay lugar para todos los gustos.

La Selva Negra tiene grandes atracciones turísticas, entre ellas, la posibilidad de encontrar en medio del bosque fábricas de piezas de relojes para la industria suiza.

Tal vez te suenen las marcas Saba y la  Harman/Baker entre otras, claro está. Esto a su vez está muy relacionado con los tradicionales relojes cucu, típicos de Alemania.

En toda Alemania se observa un gran interés por la conservación de sus tradiciones, así que la Selva Negra no es la excepción.

Con motivo de las fiestas populares, se pueden ver aún hoy a muchas mujeres vistiendo sus trajes regionales acentuados con un Bollenhut (un tipo de sombrero que lleva bolas rojas en sus extremos).

Nico Schmidt & Daniela Anahi © Solkes

Algo curioso es que estos sombreros pueden llegar a pesar varios kilos,  y la intensidad del color rojo suele indicar el estado civil de la mujer que lo porta.

Si viajas en familia, tienes como opción visitar uno de los parques de atracciones de la Selva Negra, el Steinwasen Park en Oberried. Así te encontrarás en un precioso valle rodeado de abetos. Realmente idílico. El punto fuerte del parque son los toboganes.

Otra excelente opción es ir a un pequeño pueblo llamado Rust, ahí gozarás del  Europa Park, junto al río Rin, quizás puedas escuchar a las sirenas alemanas conocidas como: “Lorelei”, se supone que nada en este río.

También es posible únicamente hospedarse en un tranquilo hotel y disfrutar del aire fresco. Cuando comienza el buen tiempo, también se pueden hacer excursiones en barco en las aguas del lago. Las travesías son de mayo a octubre.

Condición física

Este oscuro bosque es sin lugar a duda, un destino ideal para fanáticos del senderismo. Si viajas a la Selva Negra, prepárate para caminar.

Mary Dherz © Solkes

Aunque podrías disfrutar  de tranquilos días de hotel, la atmósfera de intriga e historia del bosque te llamará a conocerlo. La única manera es recorrerlo a pie, de esta manera, podrás descubrir a fondo cada rincón natural de este paraíso.

Hay sendas interactivas, rutas de senderismo y de ciclismo, como la bella “Ruta cicloturística panorámica de la Selva Negra”.

Si el senderismo es tu pasión y tu condición física te lo permite, no puedes dejar de visitar el lago Schluchsee.

Se trata del más grande de la Selva Negra, aunado a que es el que está a mayor altitud de toda Alemania.  Aquí es posible caminar 18 km “trazando” el contorno; simplemente fascinante.

¿Son vacaciones en el campo, sin lujos ni descanso?

Sí se trata de un encuentro con la naturaleza, sin embargo puedes gozar de un hospedaje de lujo y relajarte sin tener que estar caminando todo el tiempo, esto depende de tu objetivo y tus gustos.

La región de la Selva Negra es particularmente de turismo rural.

En sus ciudades y pueblos también se desarrolla la industria forestal,  de la minería, de la precisión de partes para relojes, del vidrio, de la joyería,  la agrícola,  la vinícola y la tecnológica. 

Guillermo Arroyo © Solkes

Así que no te faltará un buen vino y algún hermoso souvenir.

Alejarse del ritmo ajetreado de la ciudad no le hace mal a nadie. Si buscas despejar tu mente y llenar tus pulmones de vida debes conocer esta riquísima zona.

Lo mismo si eres alguien que busca establecer una profunda relación con la madre tierra.

Este lugar es perfecto para esto. Para meditar y simplemente gozar de la frondosa Selva Negra.

Posibles rutas

Como ya te dije encontrarás diferentes rutas para senderismo, pero también para ciclismo y montañismo. Éstas te llevarán a visitar hermosos y pintorescos pueblos con sus coloridas casas de entramado de madera.

Podrás conocer castillos medievales, antiguos monasterios e iglesias, palacios barrocos, todo un recorrido arquitectónico. Sin olvidar los diferentes museos, y a las criaturas del bosque, en especial a los duendes del bosque hechos de madera o piedra.

Lidia Facundo © Solkes

La Ruta vinícola de Baden te permite conocer las ciudades productoras de vino en la Selva Negra, degustar la gastronomía típica. Simplemente deliciosa.

La Ruta de las Cumbres es para los que tienen valentía y su cuerpo se los permite. Esta es sumamente bella porque se admira desde las altas montañas el pintoresco paisaje. Las montañas comprenden desde Baden – Baden hasta Freudenstadt.

Hablando de  paisajes y panoramas, si viajas desde Waldkirch a Feldberg te tocará admirar paisajes de ensueño, valles fascinantes, lagos cristalinos, visitar hermosos pueblos.

Si tu objetivo es comprar un exquisito reloj Cucú. La zona media es la indica para tu visita. Por supuesto, puedes recorrer esta parte simplemente para observar este bello oficio artesanal por los diferentes pueblos de tradición relojera, desde el siglo XVIII hasta nuestros días. Esto trae incluido un paisaje exuberante con profundos bosques, ríos, cascadas y lagos de aguas cristalinas.

La ruta del romance es perfecta para recorrerla en pareja; pues atraviesa por los valles románticos del río Kinzig hasta Murg, disfrutando de una gran variedad de baños termales, palacios barrocos, pintorescos pueblos de encanto.

La ruta la arquitectura aunque puedes gozar de las maravillosas edificaciones por toda la zona, al norte de la Selva Negra puedes visitar tres joyas arquitectónicas y culturales de la espiritualidad cristiana, el monasterio benedictino de Alpirsbach en Kinzig, el monasterio cluniacense de Hirsau en la ciudad de Calw, cuna de  Hermann Hesse, y el monasterio cisterciense de Maulbronn, que es además patrimonio mundial de la humanidad.

Mi preferencia

Desde mi punto de vista este bosque que inspiró a los hermanos Grimm, es digno de conocerlo por partes y con tiempo, ir recorriéndolo como si saborearás una tarta justamente de Selva Negra, encontrar lo ácido de las cerezas y lo dulce del chocolate, lo cremoso de lo que en México llamamos betún, que es la crema, el placer de que se desaga en la boca lo espojoso del pan. Cada cucharada y cada rebanada del pastel cuentan por igual. 

Nico Schmidt & Daniela Anahi © Solkes

Esta es mi propuesta para desentrañar todas las posibilidades que brinda este bosque conocido como Selva Negra.

Ir en plan de aventura con la mochila en hombros o en su lado extremo pagar un lujoso hotel para no salir de él.

Todo es válido siempre que recuerdes saborear cada instante de este hermoso sitio. 

Para mí las cerezas son todos los abetos y pinos en la ruta del senderismo, el chocolate es la belleza del lugar, el betún la posibilidad de ir en familia y rentar un pequeña cabaña y el esponjoso del pan es la gran paleta de actividades que puedo realizar al vacacionar en este gran conjuto de bosques. 

Es un lugar al que podría regresar continuamente y también simplemente a pasar un fin de semana contemplando las explendor.

Porque es sin duda, una gran obra maestra de la naturaleza, pero bastante acoplada a las necesidades de la sociedad actual.

Cierre

En la exquisita  Selva Negra existe una gran oferta hotelera para todos los gustos, estilos y presupuestos. Desde hostales para los aventureros, zonas de campings para los que gozan de esta actividad, en familia o soledad, bellos hoteles rurales para descansar, encantadoras casas típicas de campo para mayor privacidad, reconfortantes Spas y lujosos hoteles internacionales para los que aman la naturaleza pero desean la extremada comodidad y mimos, así como numerosos servicios de excelente calidad para el turista.

Nico Schmidt & Daniela Anahi © Solkes

Sin importar cual sea tu estilo, motivo o presupuesto puedes vivir tu historia de misterio o de magia en cada uno de los rincones de este encantado y extenso bosque. Como recomendación, si visitas la Selva Negra respeta su flora y fauna, trata de adaptarte a ella sin dañarla. Pero sobre todo disfruta de su majestuosidad.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario