En la Edad Media: Rothenburg ob der Tauber

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Se han escrito muchas cosas sobre Alemania pero muy pocas personas saben que este país tiene algunas de las ciudades más románticas que existen. Este es el caso de Rothenburg ob der Tauer. Rothenburg tiene cientos de visitantes, una vista de postal, compras y museos interesantes y un tallado en madera de 500 años, entre muchas curiosidades.

Un lugar histórico y encantador. Pueda que Rothenburg sea el pueblo medieval más hermoso de Alemania.

Laura Viera A © Solkes

 

La Fortaleza Roja sobre el Tauber

Lo único que se debe hacer en este lugar es dejarse inundar por la vida medieval. En este lugar es posible ser transportado a la edad media y al renacimiento. Es posible viajar a través de miles de años de historia que pasaran en tan solo un momento.

Estar en el medio de una ciudad fortificada es maravilloso. La vista a través de las hendiduras de las flechas ha sido compartida por cientos de generaciones.

Rothenburg tiene una atmósfera única. Es posible presenciarla en las calles y callejuelas en todo el pueblo. Frente a nuestros ojos destellan flashes de un pasado: casas restauradas, fuentes y señales de calles que nos hablan de los días de antaño.

Rothenburg fue nombrada por estar ubicada en un sobre el Rio Tauber. Rothenburg ob der Tauer quiere decir “Fortaleza Roja sobre el Tauber”. Durante la época medieval, Rothenburg era una ciudad libre imperial y la segunda ciudad más grande en todo el país con 6000 residentes. Durante la guerra de los treinta años se hundió en la pobreza. Después, perdió toda su importancia y su crecimiento se interrumpió, manteniendo de esta forma su estilo del siglo 17. Hoy en día, Rothenburg es conocida como la ciudad que mejor mantiene el estilo medieval en Alemania.

Laura Viera A © Solkes

Tal vez, lo primero que hay que hacer en este pueblo es simplemente recorrerlo, caminar a través de el. La muralla medieval mide 24,1402 kilómetros y encierra en su totalidad el centro histórico de la ciudad. Esto hace posible que se vea un contraste arquitectónico.

Mientras se camina por la muralla es posible ver nombres de personas de todo el mundo. Los nombres pertenecen a personas que “compraron” partes del muro como una manera de reunir fondos para reconstruirlo despues de la segunda guerra mundial.

Una motivación especial

La verdad es que hay una razón muy especial por la cual Rothenburg no fue destruida durante la guerra.

Laura Viera A © Solkes

Únicamente un 40% del pueblo fue dañado, lo cual comparado con otras ciudades y pueblos en Alemania es muy poco.

Nueve de las torres de control y más de 610 metros de la muralla tuvieron daños. Increíblemente, el centro histórico de la ciudad casi no se vio afectado.

La noche antes de la invasión, el General Devers, se reunió con oficiales Nazis que estaban a cargo de la defensa de la cuidad.

Ellos negociaron hasta que se llego a la decisión de que los soldados alemanes abandonarían la cuidad y a cambio los norteamericanos les garantizarían el cese de bombas en las cuidad. Después de estos acontecimientos, Mc Cloy fue nombrado patron y ciudadano honorario de Rothemburg.

 

Lo más placentero

Todo hay que decirlo, es importante saber cuando visitar. Y, la verdad es que depende enteramente de lo que se desee. Si lo que se quiere es un buen clima, lo mejor es primavera, verano o principios de otoño. Si en cambio, quieren la época más festiva del año, es recomendable visitar entre los meses de Diciembre.

Laura Viera A © Solkes

Lo más placentero en Rothenburg es simplemente caminar y admirar la vista. Este pueblo es lo suficientemente pequeño para hacer exactamente eso.

Es importante tener en cuenta que en las primeras horas de la mañana o cuándo empieza a caer el sol, son sin duda algunas, las mejores horas del día para caminar ya que es posible evitar la aglomeración de turistas.

Llegar a este pueblo es más fácil de lo que uno se puede imaginar. Es un pueblo alemán, después de todo, y esto quiere decir que hay acceso por tren, bus o en carro privado.

Algunos de los hechos que se mezclan con esta cuidad son: “Pinocchio” de Walt Disney recibió una gran influencia por bocetos de este pueblo.

Rothenburg es el hogar de dos museos que son únicos en Alemania y Europa: Museo de la Justicia y Crimen Medieval del Museo Alemán Navideño.

Sentir Rothenburg es sinónimo de dejar el ajetreo y el bullicio de la vida contemporánea por fuera de la cuidad amurallada. Es oír atentamente las historias que cada edificio, piedra, plaza, fuente y estructura tiene que contar sobre los tiempos de antaño.

Traducción Por: Solkes

Deja un comentario