Bienvenidos a Glasgow

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Simplemente adoro viajar en los fines de semana. No importa ni el lugar ni el momento. Esta vez fuimos a Escocia. Siendo más precisos pasamos 72 horas en Glasgow, la ciudad más grande de Escocia, una ciudad conocida por su cultura, el estilo y la amabilidad de su gente. Es un lugar agradable y amigable… es exactamente como ellos dice: “las personas hacen Glasgow”. ¡Bienvenidos a Glasgow!

Laura Viera A © Solkes

 

Impregnados por Mackintosh

Laura Viera A © Solkes

Entonces, ¿qué ofrece esta ciudad? Simple: todo y cualquier cosa que una persona puede pedir! Hay una mezcla entre museos de fama internacional y galerías, una arquitectura impresionante, vida nocturna y una gran variedad de restaurantes y bares.

En 1999, Glasgow se convirtió en ciudad de la Arquitectura y Diseño del Reino Unido. El centro de la ciudad tiene un sin número de estructuras victorianas impresionantes y por supuesto las obras maestras de uno de los hijos más famosos de la ciudad, el legendario arquitecto y diseñador Charles Rennie Mackintosh.

Y, Mackintosh es una de las razones básicas para visitar. Experimentar esta joya a través de sus ojos, a través de su cuerpo de trabajo es una experiencia en sí misma.

Charles Rennie Mackintosh (nació el 7 junio 1868 y murió el 10 diciembre 1928 ) fue un arquitecto, diseñador y colorista escoces.

Era un diseñador en el movimiento postimpresionista y también el representante más conocido del art nouveau en el Reino Unido. Mackintosh vivió la mayor parte de su vida en la ciudad de Glasgow.

El estilo asiático y emergente modernista tuvo mucha influencia en los diseños de Mackintosh. No hace falta decir que el vínculo del Glasgow con el país oriental se hizo particularmente estrecho y este estilo fue admirado por Mackintosh debido a su moderación y economía de medios en lugar de acumulación ostentosa.

Perfecto para un descanso

Pero, volviendo a la ciudad misma. Como he experimentado Glasgow es el destino perfecto para un descanso. Cuenta con restaurantes, tiendas, las artes y la cultura y una amplia selección de bares y discotecas.

Laura Viera A © Solkes

Ok, una de las cosas que puede llegar a ser un poco molesta fue el clima, llovió mucho. Pero, la verdad es no todo podía ser perfecto! Desde la primavera (marzo-mayo) Glasgow goza de temperaturas suaves, con parques y jardines llenos de flores de primaverales.

Los meses de verano (junio a septiembre) pueden variar entre leve y cálido y soleado, con la ventaja de hasta 16 horas de luz del día. Los inviernos son más fríos, con una media de enero de 4,0 ° C y nieve ocasional.

Como descubrí, la ciudad es pulsante y fogosa, todo el año hay lugar para las artes que regularmente hacer producciones de vanguardia.

Para conocerla bien decidimos caminar. Después de todo es pequeña… La mejor manera de apreciar Glasgow y, en particular, su extraordinaria y variada arquitectura es caminar.

A los habitantes de Glasgow siempre les ha gustado el café. Y, con el paso del tiempo la ciudad ahora tiene la escena de restaurantes más completa fuera de Londres.

 

Un poco de música

Otro descubrimiento sorprendente… Glasgow es una ciudad palpitante con una legendaria escena musical; una escena que se ocupa todo el espectro desde lo contemporáneo y lo clásico, al celta. Sus lugares son igualmente variados y la ciudad recibe un promedio de 130 eventos de música cada semana, mucho más que cualquier otra ciudad escocesa.

Laura Viera A © Solkes

En agosto de 2008 Glasgow fue nombrada Ciudad de la UNESCO de Música y es ahora uno de las nueve ciudades de la música que hacen parte de la red de ciudades creativas junto Brazzaville, Mannheim, Sevilla, Bolonia, Gante, Hannover y Hamamatsu.

Teniendo en cuenta que la ciudad ofrece una gran cantidad de experiencias emocionantes, a veces puede resultar difícil decidir por dónde empezar.

Una opción es la de comenzar con edificios los emblemáticos de la ciudad, en primer lugar dando un paseo por los museos y galerías de la ciudad para encontrar de todo, desde los dinosaurios hasta Dalí. Luego hicimos una visita al ayuntamiento de la ciudad. El ayuntamiento de la ciudad es el punto focal de la plaza George, es uno de los edificios más simbólicos e imponentes de la ciudad. Cuenta la historia de la riqueza y la prosperidad industrial de la segunda ciudad del imperio. Es uno de los edificios más admirables y hermosas en el Reino Unido y un gran favorito entre los habitantes locales y turistas.

Luego llegó el momento de ver la catedral de Glasgow. La catedral estaba a sólo 10 minutos caminando del centro de la ciudad; es la única catedral medieval que queda en la parte continental de Escocia que sobrevivió a la Reforma 1560. Este magnífico ejemplo de la arquitectura gótica escocesa fue construida entre los siglos 13 y 15 y es ampliamente considerada como el punto más alto de la construcción de una catedral en Europa.

Como he explicado antes, la ciudad tiene un fantasma y su apellido es Mackintosh. Por lo tanto, visitar el Willow Tea, el Lighthouse y la Escuela de Arte de Glasgow son obligatorias.

Ver las obras de Mackintosh fue sorprendente. Para mí uno de los mejores momentos fue subir la Torre Mackintosh. Aunque no soy fan de las alturas esto era una necesidad. Desde este lugar es posible tener una vista ininterrumpida sobre paisaje urbano de Glasgow.

 

La cultura es gratis

Ahora, esto es algo que me asombró completamente: los principales museos y galerías de todo de la ciudad son gratis. Con jardines libres, parques, edificios históricos y eventos también, la ciudad está llena de cosas que hacer. Decidimos que los museos gratuitos no vienen a menudo y visitamos algunos de ellos. La ciudad de Glasgow posee una de las colecciones más ricas de Europa, que se muestran en 8 museos y galerías de la ciudad.

Laura Viera A © Solkes

Una de las cosas puño lo que hicimos fue visitar la necrópolis. Sé que suena raro, pero es extraordinaria. Así que permítanme explicar… es un cementerio victoriano. Está en una prominente colina al este de la catedral de Glasgow (Catedral de San Mungo). Cincuenta mil personas han sido enterradas ahí.

La entrada principal se encuentra por un puente. El puente fue terminado en 1836. Llegó a ser conocido como el “Puente de los suspiros”, ya que era parte de la ruta de las procesiones fúnebres.

Tres monumentos modernos se encuentran entre las puertas y el puente: un monumento a los niños que nacen muertos; un monumento a la guerra de Corea; y un monumento a los destinatarios de Glasgow de la Cruz de la Victoria.

El cementerio se muestra como un parque informal. Esta disposición se ve reforzada por la compleja topografía. Yo entiendo que un cementerio no es tal vez la sugerencia obvia para un lugar de picnic, pero para muchos la Necrópolis es simplemente un parque más. Asimismo, hay una vista fantástica de Glasgow desde la cumbre.

Obviamente, después visitamos la Galería de Arte y Museo Kelvingrove. La Galería de Arte y Museo Kelvingrove es una de las atracciones gratuitas más populares de Escocia. Esta obra arquitectónica abrió sus puertas en 1901 y son muchas las personas que pasan el tiempo apreciando el edificio y una de las grandes colecciones de arte de Europa.

Laura Viera A © Solkes

Esto es algo que me pareció interesante ya que puede ser algo extraño. Pareciera que el edificio se hubiera construido al revés, con la entrada principal, frente al río Kelvin y a la Universidad de Glasgow. Sin embargo, la construcción fue concebida de esta manera entonces yo no soy nadie para criticarla.

La galería de arte del Hunterian fue sorprendente. Fue fundada en 1807. El Hunterian es el museo público más antiguo de Escocia y el hogar de una de las colecciones más grandes fuera de los museos nacionales.

Además, es uno de los principales museos universitarios en el mundo y sus colecciones han sido reconocidos como una colección de importancia nacional.

Debe su nombre al anatomista William Hunter, el hombre que le otorgó su preciada colección a la Universidad y que cuenta con artefactos que van desde fósiles hasta una moneda egipcia de Cleopatra.

 

La comida y la bebida

Pero ir a los museos gratuitos y sumergirse en las edificios no fueron las únicas actividades que hicimos. Tuvimos la oportunidad de probar deliciosas comidas. En resumidas cuentas, la comida y bebida hacen parte de una escena emocionantes; con platos y bebidas disponibles para satisfacer todos los gustos y bolsillos.

Se hizo evidente que los alimentos y bebidas de la ciudad intentan expresas un sentimiento entre la experiencia y naturalidad: manteniéndolo autentico y sirviendo bien. La gama de opciones es asombrosa, con nuevos restaurantes apareciendo todo el tiempo.

Durante mi visita he aprendido que los locales se refieren al centro de la ciudad como “el batallón”. Esta es la zona den la cual la mayoría de los visitantes comenzarán a conocer la ciudad. Las principales arterias del centro de la ciudad son Argyle Street y la calle Sauchiehall. El lado oriental del centro de la ciudad es un sub-distrito conocido como Merchant City, que contiene el núcleo original de Glasgow. Merchant City se extiende hasta la plaza George, con muchos edificios ornamentados que se remontan al surgimiento de Glasgow como ciudad industrial.

Laura Viera A © Solkes

Como cuestión de hecho, esta zona (Merchant City) fue desarrollado a partir de la década de 1750. Se encontraban las residencias y almacenes de los señores ricos que comerciaban tabaco. En el siglo 19, Glasgow creció y esta zona se convirtió en un barrio obrero y el hogar de los mercados centrales de frutas, vegetales y queso de la ciudad.

Fue una aventura para mí, un sueño hecho realidad. Entonces, paso lo inesperado: la caja azul de la policía apareció frente a mis ojos. En realidad, fue en casi todos los rincones. Lo había visto en las películas, en los episodios de Dr.Who pero nunca cara a cara.

Pregunté por ahí y esto es lo que me dijeron. En un momento dado la ciudad de Glasgow tenía más de 300 cajas de policía. Pero a medida que pasaba el tiempo fueron desapareciendo y para 1994 quedaban 10. Son una mezcla del azul tradicional y las cajas de color rojo.

 

Con la naranja mecánica y las flores

Un descubrimiento maravilloso para mí fue el metro de Glasgow. Estaba tan cansada y el clima no era el mejor, era gris, más bien fresquito y no paraba de llover. Así que decidimos que era la mejor opción. ¡Me encantó! Es pequeño, me sentí dentro de un escenario de Lego, de color naranja y la gente se refiere a ella como La Naranja Mecánica.

El metro era pequeño, placentero y limpio. La gente siempre estaba en silencio. El tren vibra un poco y su decoración color naranja es bastante viva. Por el momento sólo podía pensar en la película “La naranja mecánica”.

Se estaba haciendo tarde y yo no esperaba encontrar tales maravillas en el último minuto, esto suele ocurrir. Estoy hablando de los jardines botánicos. Un botánico distinguido de Glasgow, el Sr. Thomas Hopkirk, fue el fundador de los jardines botánicos, con el apoyo de un número de dignatarios locales y la Universidad de Glasgow los jardines fueron establecidos en 1817.

Los jardines tienen una serie de invernaderos, pero el más impresionante es Kibble Palace. El invernadero del siglo 19 fue inicialmente concebido por John Kibble para su casa en Coulport.

Obviamente, esto son los jardines botánicos, lo que significa que en cualquier momento del año es posible hacer paseos junto al río, arboledas y bosques tranquilos y lugares tropicales exóticos para explorar.

Laura Viera A © Solkes

Nuestro viaje estaba llegando lentamente a su fin. Fue una fiesta cultural de que no esperábamos en absoluto. Sólo la puedo recomendar. La comida fue fantástica; la salchicha de desayuno y el té. La cerveza y el whisky. La gente amable.

Todo lo que tengo que decir es que recorreré mis pasos en Glasgow. Una de sus bellezas es su tamaño compacto, se puede ver una gran parte de la ciudad en un espacio muy corto de tiempo. Hay castillos antiguos, destilerías y kilómetros de costa virgen. La verdad es que no esperaba mucho y después de unas horas la ciudad fue una parte de mi corazón. No me quería ir! Glasgow ha pasado de ser una ciudad industrial a un centro cultural del país. Nunca olvidaré que su nombre gaélico significa “lugar encantador verde”. Hoy en día, Glasgow es una ciudad de la cultura. La educación, la historia, la cultura, la religión, la comida y la bebida se pueden encontrar dentro de esta gran ciudad escocesa.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario