Un lugar divino llamado El Tuito

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Imagínate ir por carretera rumbo al municipio Cabo Corrientes, Jalisco. Acabas de pasar Boca de Tomatlán y los Jardines Botánicos de Vallarta. Ha pasado aproximadamente una hora desde que saliste de Puerto Vallarta. Y por allá, muy escondido, se encuentra un pueblo de colores otoñales cuyo nombre, etimológicamente hablando, significa lugar divino. Se trata del pueblo llamado El Tuito.

Sandra Cesca © Solkes

Como muchos países, México tiene una gran variedad de pueblos que poseen una inmensa belleza, la cual se remite, en la mayoría de las veces, a sus personas, tradiciones, costumbres, etc. El Tuito entra en estas características. Y es que con solo pensar en las personas que lo habitan (en su mayoría, de la tercera edad) hace que el propio corazón dé un brinco de alegría por el trato que tienen con los que llegan de visita.

Y El Tuito fue creado en seis días…

Eso hubiera sido interesante, pero la verdad no fue así. Como muchos de los territorios mexicanos, El Tuito fue fundado por colonos españoles y portugueses el 8 de abril de 1525 (a partir de 1844, se celebra la fiesta de fundación el 1 de abril).

Sergio García © Solkes

En el lugar, hasta antes de que llegaran los fundadores, habitaban huicholes y tecuexes. Según cartas (que actualmente se encuentran en el archivo histórico de Cabo Corrientes, Jalisco) de Francisco Cortés de San Buenaventura, fundador del lugar y sobrino de Hernán Cortés, no hubo violencia al colonizar las tierras.

¿Cuál fue el secreto? Según él, bastó aliarse con grupos tlaxcaltecas. Cabe resaltar que la principal razón por la que los colonos querían esas tierras era por toda la materia prima que se obtenía del lugar.

Como dato curioso, muchos habitantes de El Tuito atribuyen su amabilidad con los visitantes al hecho de que nunca se ejerció la violencia para su fundación.

Y si voy a El Tuito, ¿qué debo llevar: suéter o bermudas?

A pesar de encontrarse en una zona montañosa, hablar de clima invernal en El Tuito es algo incierto. Esto se debe a que su temperatura media anual es de 25.6 °C. “Los vientos predominantes son en dirección hacia el noroeste y con temporadas de lluvia en los meses de junio a septiembre dándonos aproximadamente una precipitación media anual de 878.3 milímetros”.

Este clima propicia el crecimiento de árboles frutales, tales como mango, lima, limón, naranja, guayaba, aguacate, entre otros. Esto, a su vez, favorece el hábitat para venados, pericos, zorros, armadillos, mapaches, etc.

Sin aburrimientos

Para todas aquellas personas que lleguen a El Tuito, serán de visita obligada los siguientes lugares:
1. El Centro Cultural y su mural. En este lugar se pueden apreciar varios murales que representan la historia del Tuito y de México.

2. Parroquia de San Pedro Apóstol. Es la principal del pueblo, ubicada a solo 50 metros de la plaza en la esquina de las calles Jesús Cervantes y San Pablo Ríos. Ha estado en el lugar por más de 200 años. Cuenta con un singular e impresionante altar de roca y una hermosa estatua de la Virgen María.

Sergio García © Solkes

3. Casa museo “El Patio de Don Alfonso”. Tiene 100 años de antigüedad. Si pasas por aquí entre el 11 y el 20 de enero no te pierdas las presentaciones de bailes típicos de México.

Sandra Cesca © Solkes

4. Panadería Gallegos. Pasteles y pan hecho en hornos tradicionales de ladrillo calentados con leña.

5. Queso panela y fruta fresca de Doña Nilza. La gastronomía de El Tuito se caracteriza por sus dos ingredientes principales: la leche de vaca y la fruta de la región, por lo que será muy común encontrar diversos platillos con estos ingredientes, desde postres hasta platos fuertes. El jocoque (producto fermentado de leche de vaca) y los quesos, en especial el panela, son muy populares en el pueblo. De todas las tiendas donde te ofrecen estos productos, los turistas siempre recomiendan la de “Doña Nilza”, porque puedes presenciar cómo se hacen los quesos y cómo preparan algunos postres típicos del lugar.

6. El mirador: El Cerrito de la Cruz. Si quieres tener una visión amplia de El Tuito, esta parada será obligatoria. Y es que la vegetación hace “clic” con el pueblo en sí, proyectándolo como una verdadera obra de arte.

7. La plaza central. Si lo tuyo es descansar y apreciar los eventos callejeros que se realizan los fines de semana al atardecer, ir a la plaza es tu opción. Es recomendable disfrutar de un helado mientras estás en la plaza.

Y que siga la fiesta

Una característica de México es que para todo tenemos fiesta, y por obvias razones El Tuito no se queda atrás.

Este lugar realmente cobra vida durante sus fiestas tradicionales, en especial en las celebraciones de la Independencia de México (15 de septiembre) y enero, cuando los locales presentan sus respetos a la Virgen de Guadalupe con las fiestas populares del 12 de enero.

Esta última celebración dura nueve días; durante esos días se llevan a cabo eventos deportivos, peregrinaciones con danza, música, flores, estandartes y juegos pirotécnicos. En los últimos tres días se organizan bailes y se colocan puestos en los portales del templo de la parroquia. El último día se celebra una misa en honor a la Virgen de Guadalupe.

Marisol Loera © Solkes

También tenemos para el primero de abril la fiesta de la fundación de El Tuito, en la cual se hacen algunas representaciones artísticas sobre la historia del pueblo. Hay degustaciones, concursos y juegos pirotécnicos.

No puede faltar el Día de Muertos, que nos recuerda que la familia sigue unida después de la muerte. Para esta festividad es común que se preparen alimentos un día antes para ir con la familia a comer al panteón junto con su difunto, como si de un picnic se tratara. Además, es muy común que las familias compartan con otras en el lugar, promoviendo esa unión y empatía por la pérdida de un ser querido.

Podemos mencionar todas aquellas celebraciones que se hacen igual que en los demás estados de México, incluso del mundo (como lo es la Navidad, el día de las madres, etc.), pero El Tuito siempre tendrá una forma peculiar de celebrarlo, anteponiendo la unión, no solo familiar sino del pueblo en sí, pues al ser un lugar con una población pequeña es más fácil llevar una convivencia entre todos, incluso con los visitantes del lugar.

Terminando con una sensación de aprecio a las cosas pequeñas

Rosario Mendez © Solkes

Como ya vimos, El Tuito es un pueblo con mucho encanto que, a pesar de no poseer las características de lo que se denomina “pueblo mágico”.

Deja esa sensación a todos sus visitantes del aprecio por las cosas pequeñas.

El esfuerzo que ponen los lugareños en cada una de las cosas que hacen, contagia esa admiración.

Mi abuelo materno, es oriundo de El Tuito y que actualmente vive en Aguascalientes.

Él plasma en cada una de sus historias, que tienen como protagonista a su tierra, la nostalgia de lo que alguna vez fue.

Gracias a él me inspiré para contar un fragmento de toda esa pequeña gran historia llamada El Tuito.

Una historia oculta quizá por la pequeñez del lugar, pero que pervive en el corazón de todos quienes alguna vez han pisado este lugar.

A pesar de que el tiempo avanza, El Tuito parece confrontarlo, para quedarse estático, y conservar por siempre esa belleza del lugar divino.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario