Todo en Venecia brilla

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Es la ciudad de los espejos, la ciudad de los espejismos, a la vez sólida y líquida, a la vez aire y piedra.

– Erica Jong –

En Venecia todo brilla: el agua, el vino, la actitud y la atmosfera artística. A mi parecer, todo es posible, fácilmente se podría decir que es el cielo en la tierra o como dice mi amiga Alicia «debo estar cerca al centro de la Tierra», (Alicia en el País de las Maravillas).

Nico Chmás Türk © Solkes

Venecia es una cuidad isla: El “centro storico” o centro histórico es una unión de más de 118 islas pequeñas que están unidas por alrededor de 455 puentes peatonales. Esto quiere decir que cada vez que se cruza un canal se ingresa a una isla diferente. La superficie entera se divide de la siguiente forma: 1569 km² en tierra firme y 2577 km² en agua haciendo un total de 4146 km².

 

Cuando llegue ahí

En el interior de la ciudad no hay carros, es una ciudad peatonal. El transporte colectivo se realiza mediante embarcaciones transbordadoras conocidas como vaporettos (taxi acuático).

En el momento en que llegue a Venecia me enamore de esta ciudad. Durante mi estadía dormí en Mestre. Esta es la localidad es la única parte ubicada en tierra firme y está conectado por un puente que fue construido a principios del siglo diecinueve.

En mi experiencia, la única manera de descubrir este pedacito de cielo en la tierra es caminando por las callecitas que se meten por pasajes abovedados y en laberintos llamados calli (callejones). Caminar ahí es como caer en la madriguera de Alicia en el País de las Maravillas.

De hecho, para conocer Venecia como los venecianos no es necesaria ninguna poción mágica. Lo único necesario es soltarse de todas las cadenas, dejar que el aire fresco penetre y oír el agua chocar.

 

Todas las aventuras venecianas

Lo primero que aprendí es que toda aventura veneciana empieza y termina con una copa de Prosecco. Luego me deje llevar por el antiguo distrito rojo, Santa Croce, lugar donde las tentaciones están a la orden del día.

Laura Viera A © Solkes

Estoy casi segura de que vitrinear fue uno de los grandes momentos para mí. Cada tienda, por más pequeña que fuera estaba plagada de color y ambiente. Pero, esta cuidad guarda lo mejor para el final cuando el fuego encuentra el agua en los atardeceres que se viven en San Marco.

Debo aclarar algunas cosas. En la mente y corazón de los locales, el Rialto se compone de los mercados del Rialto. Esto mercados históricos datan de 809 AC, momento en el cual Venecia era un lugar Bizantino sin palacio pero atestado de pescadores ambiciosos. La pesquería actual es una personificación del mercado original que duro 600 años.

Nico Chamás Türk © Solkes

La actual Pescaria (mercado de pescado) es la encarnación del siglo XIX de un mercado original de pescado veneciano que duró al menos 600 años.

Sin embargo, debajo de las gárgolas de peces de piedra en el techo de pico, los estándares de pesca sostenible en la laguna se colocan literalmente en piedra en un letrero tallado. Los pescadores se levantan antes de las 3 am.

La república de Venecia fue durante siglos un poder comercial y político. Hoy en día, también es considerado como un epicentro del romance. Sin embargo, muchas personas solamente visitan la ciudad en el día y se van alrededor de las 7 pm.

Aún cuando está llena de gente es posible escapar de las multitudes. Una ciudad llena de pistacho caliente, vestidos elegantes y vidrio hermoso.

Algo que me encantó fue que la comida veneciana es 90% pescado y mariscos, proviene de la laguna y el Adriático. Hay una larga tradición de cicheti, o platos pequeños, en Venecia, servidos en bacari o bares pequeños: es la versión italiana de tapas.

Incluso si visita Venecia por un corto período de tiempo, beber un spitz es imprescindible. Aquí hay un hecho que mucha gente ignora: cuando los austriacos invadieron trajeron vino blanco y refrescos. Pero los venecianos decidieron que no sabía a mucho, así que agregaron un tercer ingrediente: Aperol o Campari.

 

Invasión de turistas

Sin importar la cantidad sobre cogedora de turistas algunos barrios mantienen sus atmósfera tradicional; carniceros y panaderos detrás de cada puerta. Vida, amor, placer, sabores y olores que trascienden. Es posible encontrarse rodeado por estudiantes de arte que se enamoran y coquetean.

Un gran número de personas piensan que los mejores momentos para viajar a Venecia son en Junio durante el Bienal de Arte, en Septiembre para el Festival de Cine o en Febrero para el Carnaval. Y, aunque estos tres momentos son sin duda increíbles, no es del todo cierto ya que para experimentar las maravillas de Venecia solamente es necesario pasar algunas noches ahí.

Nico Chamás Türk © Solkes

Suena absurdo pero menos de un tercio de los visitantes no se quedan a ver el atardecer veneciano, perdiéndose por completo una cena romántica en Cannaergio (barrio en el norte). Este barrio es casa de la iglesia gótica del mal de amores, Chiesa della Madonna dell’Orto, así como del Gueto histórico.

Este gueto fue el hogar de la comunidad judía desde el siglo 16 al siglo 18, también adoptando a los refugiados de la inquisición europea.

 

Las máscaras

Esta ciudad es uno de los lugares más encantadores de Italia, y como todos los sabemos esto quiere decir arte. Las máscaras son sin duda piezas de arte excepcionales. Son el distintivo del Carnaval de Venecia. El carnaval nació en el siglo 11 y el uso de las máscaras se estableció en 1436, momento en el cual los artesanos de máscaras fueron reconocidos como grupo.

La utilización de máscaras llego a su punto más alto en el siglo dieciocho cuando los venecianos de diferentes clases sociales se mezclaban con personas de alta alcurnia o para realizar favores sexuales sin ser reconocidos o señalados.

Desde ese momento, demasiadas cosas han cambiado y hoy por hoy las máscaras venecianas tienen dos propósitos claves: expresión durante el carnaval y como recuerdo de esta ciudad.

Obviamente, conseguir una máscara es tarea fácil… los vendedores en las calles las venden en versión grande o en miniaturas cerámicas. Sin embargo, si se quiere tener un trabajo realmente hermoso es recomendable comprarlas en las tiendas en donde se fabrican.

La verdad es que Venecia siempre está repleta de turistas. Tanto así que en algunos momentos por cada local hay dos turistas. Aunque esto sea una verdad absoluta, debo aclarar que Venecia nunca pierde su capacidad de encantar.

Nico Chamás Türk © Solkes

Antes de viajar a Venecia, investigué y leí algunas guías de viaje. Fue mucho de lo mismo con diferentes envases. Pero descubrí que siempre hay una posibilidad de agua alta (inundaciones) y que Venecia tiene un buen suministro de oficinas de consigna.

Aunque los trabajadores municipales establecieron altos pasillos de madera en lugares críticos durante acqua alta, hay momentos en que la única forma de moverse es vadear. Los locales usan botas de goma (que están disponibles en ferreterías locales y otras tiendas), pero los turistas que no quieren llevar un par de botas de goma pesadas a casa a menudo se conforman con zapatos de plástico baratos.

Sobre las oficinas de consigna de equipaje solo puedo decir que existen en el aeropuerto Marco Polo, en las estaciones de tren de Santa Lucía y Mestre, en el Piazzale Roma (puerta de entrada de autobuses y taxis de la ciudad) y el puerto de cruceros.

 

Corazón liviano

Después de mi viaje a Venecia tanto mi corazón como alma estaban un poco menos pesados, entendí mucho más. Una de las cosas que se aclaró en mi mente fue que no hubo coincidencia ninguna en que uno de los grandes exploradores de la historia haya sido Marco Polo y proviniera de Venecia. Después de todo, su hogar fue el puerto de entrada de Europa mucho antes de 1721.

Este lugar, esta madriguera mágica es como una postal. Ahí todo brilla. Venecia es hermosa, esta en algún lugar entre el agua y la tierra.

Laura Viera A © Solkes

La ciudad está inundada de esplendor. Las manchas de los siglos en sus piedras con un deterioro suculento. Sin duda, una de las mejores cosas que Venecia ofrece, en mi humilde punto de vista, es la manera en que se han sometido al agua.

Esta es una ciudad de agua, canales, vidrio elaborado y festival de máscaras. El mero encanto de una ciudad que parece milagrosamente construida sobre el agua.

De alguna forma, tal como en el país de las maravillas, siempre parecía irreal. Nunca olvidaré esta aventura y calmará mi alma por siempre. Mis aventuras en Venecia fueron cortas pero fabulosas reforzando todas mis fantasías. El ritmo de las olas del Adriático y el destello de los candelabros bailando en mi mente perduraran por siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *