Viajes de invierno

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Viajar en invierno puede parecer contraintuitivo. No tomar el sol, no tener el olor de protector o bronceador en el aire, y la idea de no beber un cóctel decorado con un pequeño paraguas parece una situación equivocada o extraña.

Una experiencia única

Viajar durante los meses invernales puede ser una experiencia única. Si se hace correctamente puede ser muy gratificante.

Nessa Twix © Solkes

Lo sé, las familias han optado por tomar las vacaciones “grandes” del año durante los meses de verano. Supongo que el clima cálido y empaparse del sol y dormir con el sonido de las olas es un imán. Pero, hay mucho que decir para viajar en invierno.

Estas son algunas de las razones por las que los viajes de invierno son tan buenos.

Los precios bajos: Obviamente el tema económico siempre entra en juego. De hecho, los precios de vuelo y alojamiento bajan durante el invierno.

En muchos destinos, la diferencia entre las tarifas de verano e invierno es una cuestión de cientos.

Podemos decir con seguridad que, en algunos casos, viajar en invierno hace que el dinero vaya más allá y se extienda un poco más.

Honestamente, las agencias de turismo necesitan el negocio, por lo que es la mejor época del año para obtener una excelente oferta de viajes.

Nessa Twix © Solkes

Se deberían comenzar a buscar ofertas alrededor de septiembre y octubre, cuando las empresas liberen sus mayores ahorros con la esperanza de atraer clientes en los próximos meses.

Algunos beneficios

Menos cantidad de personas: La diferencia entre el número de turistas en verano e invierno es como la noche y el día.

María M. Motta © Solkes

El invierno suele ser un buen momento para visitar algunas atracciones, ya que las multitudes suelen ser más pequeñas.

En temporada baja, no es raro encontrar que eres una de las pocas personas en una playa, o que estás reflexionando sobre un museo prácticamente solo. La alegría que viene con este sentimiento de relajación y escape es excelente.

Dicho esto, algunas empresas consideran que el número de viajeros es tan bajo en invierno que se cierran. Por lo tanto, antes de embarcarse en sus destinos, debe investigar e investigar lo que realmente está disponible.

Un lado diferente de las cosas: La foto típica de los balnearios y los destinos de playa son la norma. Siempre son las mismas. Sin embargo, viajar en invierno ofrece una perspectiva diferente.

María M. Motta © Solkes

A decir verdad, creemos que hay algo que encierra los picos de manto blanco y las mañanas heladas. Los paisajes parecen sacados de un cuento de hadas cuando están cubiertos de nieve.

Nessa Twix © Solkes

Mercados Navideños: No hay manera de evitarlo … ¡los mercados navideños son una tierra de ensueño!

Imagínese paseando rodeado de luces de hadas, con el olor de un asado de cerdo flotando. Son cálidos, acogedores y muy acogedores.

Se puede beber vino caliente y chocolate, comer salchichas (Bratwurst y Thüringer Rostbratwurst), castañas, reibekuchen / kartoffelpuffer (tortitas de patata), panqueques, crepes y gofres.

También es posible comprar productos de temporada para su mesa navideña o regalos únicos para sus seres queridos en casa.

Lo que dicen algunos

Decidimos hablar con algunas personas para saber lo que pensaban sobre el tema, esto fue lo que nos dijeron.

Solkes: ¿Cuál es la mejor parte de viajar a un destino invernal?

Maria M. Motta: Una de las mejores cosas tiene que ver con los deportes. Esa sensación que uno tiene cuando el cuerpo esta caliente y lleno de adrenalina aunque la temperatura esta a -20, es increíble. Luego se visita un spa y uno siente como los musculos se relajan y descansan… eso es lo mejor.

María M. Motta © Solkes

Samantha W.: Para mí… creo que la vist  a. Quiero decir que siempre parece como si uno estuviera dentro de una foto. Sí, es mucho frío pero a mi en realidad me gusta.

Dante: Yo tendría que decir que los deportes de invierno. Son increíbles y la vista que los acompaña es innigualable.

Miguel Antón: A mí me gustan los mercados navideños.

Solkes: ¿Lo recomiendan?

Maria M. Motta: Si mucho. En realidad lo disfruto.

Samantha W.: Sí lo recomiendo pero creo que no es para todas las personas.

Dante: Sí.

Miguel Antón: Ambas. Todo depende del lugar al que se viaje, lo que se espera y lo que uno esta dispuesto ha hacer o no.

Solkes: ¿Cosas obligatorias?

Maria M. Motta: Tener buena ropa. Si no se esta bien preparado, serán momentos miserables y se tendrßa mucho frío.

Samantha W.: Un buen abrigo y una buen par de botas.

Miguel Antón: Umm.. abrigo, botas, bufanda, sombrero y guantes… Oh, y vuno caliente!

Dante: Debajo de la ropa una siempre debería usar ropa térmica… hace toda la diferencia.

María M. Motta © Solkes

En la mayoría de las ciudades europeas, las principales atracciones turísticas permanecen abiertas durante la temporada de invierno, pero a menudo tienen horarios de apertura más cortos.

Otras cosas a tener en cuenta son, en nuestro punto de vista, limitar el equipaje. ¡Las maletas con ruedas en la nieve mientras se llevan otras bolsas no son divertidas!

Todos los viajes se pueden hacer en avión. Pero, viajar en coche es una delicia. Lo primero que debes saber es que los neumáticos son los adecuados. Las carreteras principales y las autopistas, así como las calles dentro de la ciudad, se limpian regularmente pero siempre se debe tener mucho cuidado cuando se viaja en condiciones de lluvia, nieve y hielo.

El destino correcto

Otro tema importante es decidir el destino correcto. Por lo tanto, elegir qué países visitar en sus vacaciones de invierno a Europa.

María M. Motta © Solkes

Depende de lo que desee. Si su plan principal es experimentar los mercados navideños europeos, entonces países como Alemania, Austria y Suiza deberían estar en su itinerario. Los esquiadores y practicantes de snowboard encontrarán los centros turísticos de montaña en Italia, Francia, Suiza y Austria (entre otros), el lugar ideal.

Los viajes de invierno implican ropa de abrigo. No hace falta decir que es probable que experimente un clima bastante frío durante su viaje a Europa en invierno.

Muchos de los países del norte y centro de Europa con frecuencia tienen temperaturas diurnas por debajo de 5 ° C, por lo que es vital saber qué ropa llevar a Europa en invierno. Un clima de invierno más suave se encontrará en el sur de Europa.

Después de vivir más de una década en Europa y compartir mis vacaciones de invierno, debo decir que las capas son clave. Es cierto, todos los establecimientos tienen calefacción y, tan pronto como entres, te quitarás la ropa.

Pero, el problema no es sobrevivir dentro de lugares, sino sobrevivir incluso por un corto período de tiempo en el exterior. Usar ropa en la parte superior que sea fácil de quitar, o si su abrigo está muy caliente, solo un par de capas livianas debajo. Mucha gente insiste que la ropa termica es clave. Los sombreros realmente hacen una diferencia cuando estás al aire libre. Una bufanda de algún tipo y guantes son claves.

Una conclusión encantadora

Después de todo lo que hemos escrito con respecto a los viajes de invierno, esperamos que de algo sirva. La idea era exponer algunos consejos de supervivencia.

María M. Motta © Solkes

Dicho esto, debemos decir que, por alguna razón, cuando las personas piensan viajar, se lo imaginan en un estado constante de sol, camisetas de tirantes y chanclas. Sí, es verdad, esas ideas son geniales, pero viajar en invierno tiene sus propios encantos únicos.

La nieve tiene una forma única de convertir el mundo en un país de las maravillasinvernales. Sí, un país de las maravillas, un lugar lleno de asombro y milagro. Las temperaturas frías a menudo indican que el invierno está aquí, pero también lo hacen las bebidas calientes, la música navideña y los guantes.

Hay algo mágico en los viajes durante la temporada de invierno con los que las vacaciones de verano no pueden competir. Hay un momento para todo. Despertarse con un manto de nieve en la calle es lo último que la mayoría de las personas desea experimentar cuando no es la temporada de vacaciones.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario