En Madrid no tengo prisa

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Cuando me di cuenta, estaba en la capital española rodeada de árboles desnudos o algunos con hojas ocre y moradas me emocione. Era otoño y hacia fío, pero encontré el abrazo justo, el sabor del vino tinto, el calor de la risa y las lágrimas acumuladas de tanta distancia. Lejos de tu melancolía. Ahí estaba parada en la mitad del Parque del Retiro y la piel se erizaba mientras a mi lado caminaba un señor disfrazado de Donald Duck intentando recrear a los pasantes. Yo como siempre estaba con mi bufanda azul celeste, con mis tenis viejos y gastados y con mi cámara de fotos. [caption id="attachment_3238" align="aligncenter" width="996"] Miriam Alvite B © Solkes[/caption] Había esperado mucho tiempo y ahora estaba sentada justo en la esquina del mundo que tanto quería conocer. Madrid me daba la mejor bienvenida!  

Su historia

Pronto aprendí que Madrid es la ciudad española que más visitantes atrae. El número de turistas de Madrid crece año tras año y es que tienen una combinación perfecta de ofertas cultuales y ocio. Sin embargo, Madrid no cobró verdadera importancia hasta que Felipe II trasladó allí la corte en 1561. Al establecerse la corte se hizo patente la necesidad de reformas urbanísticas y pronto surgieron arrabales fuera del recinto medieval. El siglo XVIII inició con la guerra de sucesión a la corona de Carlos II, en la que Madrid se vio involucrado. Desde 1706 Madrid permaneció fiel a los Borbones y en recompensa los monarcas hicieron de ella la capital. Los esfuerzos realizados por los Borbones para impulsar el desarrollo económico, urbanístico y cultural de la ciudad se vieron afectados como consecuencia de las guerras napoleónicas. Después de la segunda guerra mundial, la capital, además de ser un importante centro de consumo, inició un proceso de modernización en el que se crearon grandes empresas y comenzaron a desarrollarse industrias.  

Con un equilibrio único

Pero, cómo podemos ver Madrid tiene una historia rica, colorida, en ocaciones sórdida y movida, no es posible definirla. Tengamos en cuenta que fue el centro de la movida, que hay: plazas, bares, tiendas, terrazas, calamares, chupitos, vino, cerveza, hay de todo y para todos. ¿Cómo definirla, cómo reducirla? A mi gusto y por experiencia propia me atrevo a decir que la capital española no es la ciudad más barata del mundo. Pero, hay ciertas actividades en las que se puede ahorrar un poco. Hay sitios en Madrid que parecen estar escondidos, pero que son bien conocidos por aquellos que gustan leer, disfrutar de una buena taza de café humeante, algún dulce o mejor o una copa de vino. Es una ciudad acostumbrada a tener lectores por doquier, se agradecen estos espacios en los que parece que el tiempo se detuviera entre tantas historias. Algunos ejemplos de estos lugares son: La Ciudad Invisible o La Fugitiva Librería Café.   [caption id="attachment_3239" align="alignleft" width="300"] Nessa Twix © Solkes[/caption] Madrid es dueña de un equilibrio único. Hay que hacer de todo pero sin perder la calma, la buena actitud. No hay prisas. De las primeras actividades es ir a la famosa La Puerta del Sol. Sin duda es una de las plazas más famosas de Madrid y es posible encontrar algunos de los edificios más significativos de la capital. Su construcción se llevó a cabo en varias etapas. Todo comenzó con la Casa de Correos a mediados del siglo XVIII y un siglo más tarde, entre 1857 y 1862, tomó su forma definitiva gracias a los arquitectos Lucio del Valle, Juan Rivera y José Morer. Ya en el siglo XX se añadieron los jardines, la fuente y se incrementó la zona peatonal. En la Puerta del Sol hay tres lugares muy conocidos a nivel nacional: El primero es la Estatua del Oso y el Madroño. Se encuentra debajo del anuncio de Tío Pepe, en la entrada de la calle Alcalá. Esta estatua es el símbolo de la ciudad. La estatua es el símbolo de Madrid. [caption id="attachment_3240" align="alignright" width="996"] Nessa Twix © Solkes[/caption] En segundo lugar está El Reloj de la Casa de Correos. Es más conocido en toda España por ser el lugar desde donde se emiten las campanadas de fin de año desde 1962. Y, cuando uno no tiene familia en España y esta en la capital para la época dicembrina, es este el lugar en done miles de personas se reúnen cada año miles de personas para comer las uvas y celebrar el nuevo año. El tercero es el Kilómetro Cero. Esto es simple: el punto donde comienzan las carreteras radiales españolas. Del kilómetro cero la actividad turística parece tomar vida propia. Tomar un café y una Napolitana de Chocolate en La Mallorquina, es casi una parada obligada. Me encantó que los edificios van contando su historia sin mucho esfuerzo. Caminar desde Sol hasta la Plaza Mayor es necesario. La Plaza Mayor está situada en el corazón de Madrid. Es una de las plazas más grandes del mundo ya que mide 129 metros de largo por 94 metros de ancho y está rodeada por soportales y edificios de tres plantas. Uno de los puntos más reconocidos de Plaza Mayor es El Arco de Cuchilleros: Este arco es la más conocida de las nueve puertas de acceso que tiene la Plaza Mayor. El nombre viene de la calle con la que comunica, la calle Cuchilleros. Y, en la calle Cuchilleros se encuentra ni más ni menos que el restaurante más antiguo del mundo. Exactamente en el número 17 de la Calle de Los Cuchilleros, está desde el año 1725 el Restaurante Botín y que aparece en el libro de RÉCORD GUINESS como el restaurante más antiguo del mundo. [caption id="attachment_3241" align="aligncenter" width="996"] Miriam Alvite B © Solkes[/caption] Mis ojos y corazón casi no lo podían creer. Toda mi vida había oído sobre este lugar y ahora yo me encontraba frente a si puerta. La fachada sigue siendo la misma, al igual que su horno donde aún cocinan el Cochinillo y el Cordero asado, que son las especialidades de la casa. La bodega de vinos data del siglo XVI y sus cuatro plantas atraen a los turistas que, a cualquier hora, pasan por ahí a tomarse fotos o, mejor aún, se quedan a probar alguno de sus deliciosos platos. En el Parque del Retiro hay cientos de rincones que visitar y actividades que disfrutar: espectáculos de marionetas, músicos, lectores de manos, adivinos y videntes son algunas de las distracciones habituales. Prácticamente al lado se encuentra La Puerta de Alcalá.  

La Puerta de Alcalá y Gran Vía vibran

La Puerta de Alcalá es uno de los monumentos más representativos de Madrid. Se encuentra en el inicio de la calle Alcalá, en la Plaza de la Independencia. Y yo no pude evitarlo y cante en silencio “mirala mirala la puerta de Alcalá.” Y, como quería un café a mi estilo cruce la calle y llegue a Serrano 1 para entrar en el primer Juan Valdez de Europa. Después de esta mini pausa decidí que era necesario caminar un poco más y llegue hasta la Plaza Cibeles. Situada en el centro de la ciudad, es uno de los espacios más representativos de la ciudad. Es espectacular; la plaza está presidida por una hermosa fuente y flanqueada por imponentes y representativos edificios construidos entre finales del siglo XVIII y principios del XX. Pero obvio, una ciudad no se puede recorrer en un solo día y mucho menos conocerla de verdad. Al poco tiempo visite el Palacio Real. El Palacio Real de Madrid es la residencia oficial de la Familia Real Española. Además de su arquitectura imponente cuando uno no ha crecido con el tema de la realeza el cambio de guardia es un “espectáculo” que vale la pena vivir. Todos los miércoles desde octubre hasta julio a las 11 de la mañana es posible verla. Sea de noche o de día La Gran Vía es una de esas calles que vibra. Cuando la construyeron, la ciudad y sus habitantes sufrieron algunos cambios, por decirlo de alguna manera. La verdad es que para su construcción tuvieron que demoler más de 300 casas y afectó a casi 50 calles.   [caption id="attachment_3242" align="alignleft" width="300"] Miriam Alvite B © Solkes[/caption]

Mercados callejeros y buena comida

Muy cerca de Gran Vía y a la calle Princesa se encuentra la Plaza de España. Es un lugar céntrico y único, ideal tanto para tomar bonitas fotos de recuerdo o relajarse contemplando el continuo movimiento de la ciudad, como para elegir entre decenas de restaurantes y espectáculos cercanos. Pero como lo descubrí, uno de los mejores restaurantes de noodles chinos está en el sótano del parqueadero de la Plaza. Un lugar pequeño y a reventar de locales y turistas que hacen fila y esperan por un plato de comida deliciosa. Por otro lado, una visita al Rastro es un cambio agradable. Es un mercado al aire libre que se celebra los domingos y festivos en el centro histórico de la ciudad, en el popular barrio de la Latina. Es un mercadillo con más de 400 años de historia en el que se pueden encontrar tanto objetos cotidianos como curiosos artilugios, todo ello envuelto en un ambiente de lo más animado. Pero, al escribir sobre Madrid resulta obligatorio hablar sobre su gastronomía. Compuesta por platos consistentes y sabrosos, la gastronomía madrileña es una mezcla de las distintas gastronomías que encontramos en la geografía española. Madrid es una excelente ciudad para ir de tapeo ya que muchos de sus platos típicos se sirven en pequeñas raciones que se pueden degustar a cualquier hora del día.  

Madrid esta en mi corazón

Madrid es como estar en casa, aquí nunca tengo prisa. En Madrid concurren todos los sonidos.
Son los pasos de un lado a otro, las risas de los niños, las copas brindando, la música por una esquina, los cubiertos chocando en los platos, el trazo de los pinceles sobre los lienzos, las monedas cayendo en algún sombrero de las estatuas vivientes, el flash de una cámara, los pasos apurados, la risa constante, el aleteo de las palomas, las burbujas de jabón explotando en el aire, alguien corriendo, el abrazo de los amigos que tienen dos años que no se ven, las sillas rodándose, un vaso que cae al suelo y el olor de la cerveza, del vino tinto, del pan tostado, del arroz negro con calamares, de las tapas que son miles. Madrid es el sitio donde duermo sin culpas, sin horas, sin prisa y que me hace encontrarme con una ciudad distinta cada vez que salgo a verla. Entre tantas nubes, árboles, ruido y vidas, no hay espacio alguno para el aburrimiento.]]>

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario