Biobib una opción orgánica

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

La mayoría de los padres que conozco tienen siempre en mente la ropa para los bebés y sus niños pequeños, sobretodo desde que comienzan a deslizarse de arriba a abajo.

Mar Sabater © Solkes

Se les compra ropa adorable y luego se coloca al pequeño en el piso para que experimente y se percude.

Al ser más grandecitos se lleva a la plaza de juegos y la ropa se arruina, porque derramó el agua, porque estaba mojado el tobogan, por un charco en el que saltó, pero lo importante el pequeño se divirtió.

Lo cierto es que la ropa infantil no está hecha para el trato que los pequeños en movimiento le dan.

A Mar Sabater se le ocurrió la genial idea de crear un peto, overol, jardinero, jumper o cómo cada uno lo conozca, que se dobla tan pequeño que lo guardas en la bolsa, así que se lo pones por encima y queda la ropa chula protegida por una pechera repelente al agua.

La Emprendedora

Mar Sabater es una diseñadora de interiores que proviene de una familia de dos generaciones de sastres y diseñadores. Esto nos deja claro el porqué de la pulcridad y elegancia en su línea de ropa infantil. También nos deja claro la sutileza de su logo y la elección tan acertada de materiales.

Mar Sabater © Solkes

Ella estudió en la Escuela Superior de Diseño, en Murcia en la generación 2003-2007 con una adaptación de grado del 2014-2016. Creando legalmente su línea de ropa infatil Biobib overalls el cinco de noviembre de 2019 y abriendo su tienda en línea el cinco de enero 2020.

 

Surgimiento

La idea de crear Biobib surgió de la necesidad que Mar observó al salir con su pequeña a los juegos y notar que la vestimenta se arruinaba por la diversión, por así llamarlo.

Mar Sabater © Solkes

Siendo conscientes del medio ambiente, la ropa infantil se deja rapidísimo y arruinada. No se puede donar o pasarla a un segundo niño, pero si la ropa se cuida, esto no es un problema.

La razón de que está idea nos suene buenísima o nos suene descabellada está en nuestra conciencia ecológica.

Para muchos es más fácil comprar ropa barata y tirarla que comprar ropa de calidad y cuidarla.

No podemos decir que alguna de las opciones esté mal, pero podemos tratar de entender que las prendas de calidad en el mundo infantil son costosas así que si se daña nos duele el codo, no queremos reponerla.

A su vez la ropa barata lleva consigo el trabajo mal pagado y los desgastes de los plantíos (en el caso de algodón), los muchos químicos y residuos plásticos que ensucian el agua, empeorando la situación de nuestro medio ambiente.

Sin embargo, que los pequeños puedan divertirse y podamos cuidar nuestro mundo es la mejor opción.

Materiales y diseño

Mar ya que desarrolló la idea, nos cuenta que se decidió por usar una tela orgánica que no tuviera nada de plástico y por lo mismo se aseguro que tuviera el certificado GOTS por sus siglas en inglés para Global Organic Textile Standard.

Mar Sabater © Solkes

Que tiene su página en internet para que nos podamos informar más a fondo sobre las textiles orgánicos. Por su parte, Mar nos ofrece una ropa de protección e inclusive podría decir que vestimenta de diario para el juego.

Mar Sabater © Solkes

Los botones del Peto son de madera, la tela repelente al agua y resistente pues es una tela comunmente usada para uniformes, llamada tela sarga.

Con este material es que fabrica todos los productos de la colección.

El diseño de Biobib se basa en la elegancia y lo minimalista, siendo unisex, con un toque colorido en la bolsita delatera.

Todos los productos siguen la misma línea de diseño con una base en azul marino y un toque vivido en colores como el verde, rojo, rosa, amarillo.

Esta opción de diseño surgió por la practicidad de los materiales y la mejora a la competencia que son los impermeables. Pues estos son todo menos ecologicos y en su mayoría se quedan en lo frío del plástico.

Uso durante la crisis

Cuando se tiene niños pequeños, no salir a veces es imposible. Si se siguen las recomendaciones más estrictas en caso de salir que son desinfectar los zapatos y no introducirlos en casa, ir directamente al baño, lavarse las manos, quitarse la ropa, ducharse y vestirse con otra ropa (sin importar que creamos esa ropa sólo la portamos unos horas), causaríamos a los niños y sus cuidadores un estrés y unas molestias terribles.

Hay niños que pueden llevar todo esto acabo pero otros que no.

Mar Sabater © Solkes

En mi caso particular al tener una niña que no permite fácilmente los cambios de vestimenta, el bello peto de Biobib fue mi solución.

Mar Sabater © Solkes

Las pocas veces que salimos lo colocamos por encima de la ropa y así al regresar a casa podemos quitar los zapatos y el jumper, desinfectar manos para que pueda entrar a seguir jugando, posteriormente cuando nosotros hacemos el procedimiento, seguimos a lavarle las manos ya con mayor calma.

Mi hija todavía no cumple los dos años y aún tiende a caerse por lo que también nos ha servido de protección a sus rodillas.

Por último me gustaría que reflexionamos sobre el apoyo a negocios locales y sobretodo sustentables o amigables con el medio ambiente, y que valoremos y apreciemos los productos hechos a mano.

Si los productos hechos a mano nos parecen caros, recordemos que estos productos están fabricados uno por uno, no hay un ensamblaje de por medio y son estos pequeños negocios los que nos recuerdan que la comodidad no está peleada con la naturaleza, lo que si lo está es el consumo innecesario e inmediato.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario