Recurrir a la muerte, un recordatorio

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Las festividades dedicadas alrededor del día de los muertos en México son una de las celebraciones mexicanas anuales más reconocidas mundialmente, no sólo gracias a la película “Spectre” de James Bond o “Coco” de Disney sino también por ser nombrada patrimonio inmaterial de la humanidad por la UNESCO en 2008 y por su recurrencia gráfica en las obras mundialmente conocidas de Frida Kahlo y Diego Rivera.

Es una celebración colorida, y atañe a todos ya que, tarde que temprano, de una manera u otra, es parte de nuestras vidas, cómo nos recuerda la serie de streaming “Das letzte Wort” cada persona tiene un acercamiento muy particular a éste fenómeno.

Cada religión tiene un ritual distinto en torno a los difuntos y cada cultura le ha puesto su carga simbólica a lo largo del tiempo.

Se hable o no de ella

 

La muerte, se hable o no de ella, es un fenómeno natural y humano, es un ritual y una transformación. Es un pretexto o fuente de inspiración para crear arte: poemas y pinturas.

La muerte es un recordatorio de nuestra finitud en el mundo terrenal nos dice el Tlatoani Nezahualcóyotl (1402-1492) ¿Se viene a vivir una sola vez en la tierra? en el que expresa en la parte final de uno de sus cantos que encontramos en los “Romances de los Señores de la Nueva España” fol.22v:

Laura Viera A © Solkes

En el pensamiento cristiano y occidental la vida y la muerte son un antagonismo, el tiempo es lineal por lo tanto la vida excluye a la muerte. Podemos leer diversas fuentes como la Biblia o la Divina Comedia de Dante Alighieri para darnos una idea del concepto que se tiene sobre la muerte. En el pensamiento mesoamericano y náhuatl vivir no sólo es existir o andar sino también morir y da un sentido de recurrencia al tiempo mismo.

Los cadáveres enterrados están viviendo con la madre tierra, siendo su alimento, y las ánimas están viviendo en alguna de las casas de los dioses, dependiendo de la edad y forma en la que hayan dejado de vivir en la tierra, éstas son: Mictlan (lugar de los muertos), Tlalocan (casa de Tlaloc), Tonatiuh ichan (la casa del sol), y la morada de Huitzilopochtli. Podemos leer más sobre el tema en los trabajos de mi maestro Patrick Johansson, o en las fuentes o Relaciones de los frailes como la Historia general de las cosas de Nueva España de Fray Bernardino de Sahagún.

Fiestas para los muertos

 

Laura Viera A © Solkes

Las fiestas para los muertos no sólo viene de la celebración cristiana del día de todos los santos, 1ro. de Noviembre, y fieles difuntos, 2 de Noviembre, en la cual se visita el camposanto, se llevan flores, se limpian las tumbas y se realiza un servicio religioso.

Sino también de una celebración prehispánica nahua al dios Mictlantecuhtli, en la cual se le brindaban ofrendas.

No quiero dejar de lado que alrededor de estas fechas hay un cambio de estaciones en el calendario agrario y por lo tanto se da pie a otro tipo de celebraciones con orígenes y propósitos muy distintos como la festividad Celta conocida como Samhain que significa “fin del verano” y dio pie posteriormente al hoy mundialmente conocido Halloween.

El día de los muertos

 

En México, el día de los muertos, es una celebración sincrética, en la cual a lo largo del país se realizan rituales y se hacen ofrendas, se colocan altares y se realizan reuniones en los camposantos, se come, se bebe y se canta. Cada región tiene su respectiva particularidad pero en todas se reza.

Laura Viera A © Solkes

Los lugares con más afluencia turística son: la región lacustre de Pátzcuaro, Michoacán; el barrio de Mixquic en la Ciudad de México; la fiesta Xantolo (fiesta de las ánimas) en la región de la Huasteca en San Luis Potosí, la fiesta de los Huehuentones (viejos que regresan) en Huautla de Jiménez, Oaxaca; y en la zona maya, en la ciudad de Pomuch, Campeche.

Gracias a todo esto podemos ver que la celebración a la muerte en México es un motivo, para una mezcla, para una convivencia de sistemas ideológicos y por lo tanto para una amalgama cultural que da lugar más allá de un proceso de aculturación, a una forma de identificación.

 

¿En qué consiste esta celebración?

 

¿En qué consiste esta celebración? Se piensa que a finales del mes de Octubre para ser precisos del 28 Octubre al 3 de Noviembre, las almas bajan a la tierra a convivir con los vivos.

Siria Fichtl © Solkes

Por ese motivo se coloca un altar con ofrendas para recibirlos el cual consiste en: los 4 elementos representados (aire, fuego, tierra y agua) a partir de velas, copal, cenizas etc., la comida de su preferencia, sal, la foto o imagen de la persona a quién está dedicado el altar, y la decoración con papel picado, flores de temporada.

En México es el cempasúchil y algún artículo de su preferencia o que era de su posesión, el tradicional pan de muerto o las calaveras de azúcar, el dulce de pepita de calabaza o la calabaza en Tacha.

También se coloca una imagen religiosa, de algún santo o una cruz y hay regiones en las cuales los altares cuentan con 7 niveles, cada uno representando los estados de las ánimas y un camino de semillas o flores para que no pierdan el rumbo.

Laura Viera A © Solkes

Por otro lado, como parte de la celebración, se hace una visita al panteón o camposanto para llevar flores, música, licor y comida a las tumbas de los difuntos.

También se asiste al servicio religioso que ahí ofrecen, y hay regiones en las cuales se pasa ahí mismo la noche en vela para recibir a los seres que ya no están entre nosotros y convivir con ellos ese día.

Esta celebración pienso ha sido una oportunidad para acercarse a una parte de la cultura mexicana.

Poco importa la religion que profeses o la región en la cual vivas o el idioma que hables. Todos morimos, todos tenemos a algún ser querido, familiar o no, que ha fallecido, y se nos brinda la oportunidad de recordar.

No necesariamente tenemos que mencionar su nombre, todos tenemos esa oportunidad de tener un tipo de acercamiento con quien ha muerto.

Su celebración ha sido pretexto para explotar la creatividad y dar pie a películas, videos, canciones, moda y libros, a lo largo del mundo.

Una oportunidad y un recordatorio

 

El día de muertos también es una oportunidad para convivir con la familia, nuestros vecinos, amigos o pareja, hacer una actividad en conjunto, aunque esta sea simplemente platicar una anécdota que vivimos, que leímos sobre esta persona o con ella. Rendirle tributo al cocinar su plato favorito o escuchar su música predilecta. Convivir a la luz de las velas tomando un traguito de Tequila.

El día de los muertos es un recordatorio, no sólo recordamos que algún día vamos a morir, no olvidamos de quiénes venimos, qué ánimas son parte de nosotros, a quiénes queremos recordar y recibir en nuestras casas.

Son esos autores de los libros que están en el estante, son los científicos que describieron las leyes que nos rigen o los artistas que le dan color a nuestros Museos. Ya que los muertos a los que les dedicamos la ofrenda no necesariamente eran parte de nuestra familia, pueden ser personas famosas o que admiramos, como: literatos, filósofos, actores, políticos, etc.

Laura Viera A © Solkes

Los muertos regulan las relaciones de los individuos, nosotros somos una parte de un sistema social y usamos los códigos que expresan el sentido del vivir y trascender en nuestro grupo ¿A qué le damos significado? ¿A quién le damos voz? ¿A quién recordamos?

Hay culturas en las cuales hablar de la muerte suena tétrico o es de mal augurio, es muy triste o es un estado no muy preciado.

Muerte en español es femenino, en alemán masculino, más allá del género, la muerte es un fenómeno que forma parte de nuestras tradiciones y narrativas, hay cultos dedicados alrededor de ésta.

Las festividades dedicadas alrededor del día de los muertos nos dan la pauta a muchos migrantes mexicanos para acercarnos a la tierra que nos vio nacer, a la familia que nos vio partir. Esta tradición brinda un día al año la posibilidad de tener cerca a quienes ya no viven entre nosotros. Y si, cómo dirían los músicos colombianos, recordar es vivir.

No hay bibliografía relacionada.

3 comentarios en “Recurrir a la muerte, un recordatorio”

  1. Felicidades un artículo muy bien hecho, con buen estilo muy fresco para todos los gustos adultos y jóvenes . Este tipo de proyección necesita mexico !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *