Una ciudad en cicloruta

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

De Bogotá, la capital de Colombia, se pueden decir cientos de hechos, dar miles de cifras, contar cientos de historias, nunca tendríamos fin. Pero, Bogotá es una ciudad de ciclorutas.

Un poco sobre Bogotá

Empecemos por decir que Bogotá no es una ciudad pequeña. Por el contrario, es un monstruo. Se divide en 20 localidades y en estas se agrupan más de 1900 barrios que hay en el casco urbano.

Tiene una longitud de 33 km de sur a norte, y 16 km de oriente a occidente. Se estima que tiene una población de 7.150.000, esto sin contar la población flotante (personas que habitan en las calles o turistas). Es el epicentro político, económico, administrativo, industrial, artístico, cultural, deportivo y turístico del país.

Esto quiere decir que el tema de movilidad es crucial. Y, quienes tuvimos el placer de crecer en esta ciudad sabemos que el transporte es un tema critico. La ciudad siempre esta atascada, los trancones son eternos, hay que planificar las actividades ya que nos se puede ir a varios lugares en el mismo día porque recorrer las ditancias en Bogotá es complicado.

Diana Perez © Solkes

Un estudio emitido por la Facultad de Ingeniería de la Universidad Libre sobre los bici usuarios en Bogotá. Según este estudio la localidad de Suba es donde se realizan más viajes en este medio de transporte con más de 73.000 viajes en el año, seguida por Engativá con 64.500 viajes y Bosa, 62.000 viajes.

Se crearon las ciclorutas

Ahora bien, la ciudad y su problema de movilidad lleva cambiando un buen tiempo. Osea, el cambio empezó hace décadas. Se crearon las ciclorutas. La cicloruta es una infraestructura urbana de carriles exclusivos para la circulación de bicicletas.

Nessa Twix © Solkes

Tiene una extensión total de 440 kilómetros. Hay 30 rutas, de las cuales cinco cuentan con una extensión superior a los 20 kilómetros. La más larga es la del corredor Norte-Quito-Sur con 26 kilómetros y medio, todas están interconectadas en algunos puntos, facilitando el fluido del transporte ciclista.

Las ciclorrutas se diseñaron teniendo en cuenta la morfología y topografía de la ciudad. De norte a sur la ciuad es relativamente plana pero de este a oete hay pendientes.

Hay tres tipos de redes. Estas son:

La red principal: Une en forma directa y expedita los polos de atracción de la ciudad.

La red secundaria: Alimenta a la red principal, conecta centros de vivienda o centros de atracción con la red principal.

La red complementaria: Enlaza y da continuidad a la red.

Ok, hasta el momento todo suena de maravilla. Pero hay que ser honestos, este camino hacia el cambio no ha sido fácil.

Las ciclorrutas y los ciclistas han sido afectados en los últimos años, como el resto de la ciudad, por bandas criminales, especialmente en los sectores de Usaquen, Suba, Kennedy, Tunjuelito y Ciudad Bolívar, donde los ciclistas sufren del robo de sus bicicletas.

 

Los problemas

A pesar de que la ciudad cuenta con una de las rutas más amplias de Latinoamérica, es frecuente ver a muchos biciusuarios transitando por las calles, generando un factor de riesgo. Pero, ¿por qué no usan las cilcorutas? La respuesta de un gran número de ciclistas apunta a lo mismo, andar por estas rutas puede ser un problema y no un privilegio.

El motivo del problema es que falta iluminación, hay huecos, alcantarillas y la falta de seguridad.

Como consecuencia, quienes andan en bici han creado aplicaciones para reportar alertas sobre zonas peligrosas para su comunidad. Al revisar sus resultados, la mayoría coincide con las estadísticas de la autoridades.

Diana Perez © Solkes

Otro de los problemas es el tema de los parqueaderos. Es muy simple, no hay! Esto quiere decir que para la cantidad de bicicletas que se usan simiente no hay suficientes. Además de esto, no son lugares seguros.

En cuanto a la inseguridad de los parqueaderos de bicicletas queremos resaltar algunos de los más seguros en la ciudad. Estos son:

Bavaria: Está ubicado en la sede principal de la empresa y ofrece 99 cupos para bicicletas.

Centro Comercial Santa Fe: Es un parqueadero gratuito abierto al público en el sector de Mirandela (Suba). Ofrece 600 cupos, excelente señalización vial y excelente seguridad.

Fundación Santa Fe: parqueadero abierto al público y cuenta con 50 cupos para bicicletas.

Parking International – La Enseñanza: Es abierto al público, ubicado en la calle 72 con carrera 8 (Chapinero). Tiene 40 cupos para bicicletas y tres zonas de acceso.

Universidad de Los Andes: estacionamiento privado y para el uso gratuito de los estudiantes. Cuenta con 440 cupos para bicicletas, un cupo mucho mayor a los asignados para carros.

Por otro lado, el tema de los accidentes es intenso. Por ejemplo, en el 2017, La Secretaría Distrital de Movilidad, reporto que unas 59 personas perdieron la vida. Lastimosamente para 2018, se reportaron 63 muertes. 

 

Soluciones con futuro

Cambiando un poco de tercio, hay otros temas con respecto a nuetra ciudad en dos ruedas. Uno de ellos es que a causa de la falta de rutas escolares se ha creado el programa distrital “Al colegio en bici”.

Esta es una iniciativa de movilidad escolar sostenible en la que trabajan de la mano las secretarías de Educación y Movilidad.

‘Al colegio en bici’ ha realizado más de un millón de viajes en bicicleta para ir y volver del colegio.

Nessa Twix © Solkes

Esto significa que Bogotá es una ciudad pionera en la movilidad escolar sostenible, y en el uso masivo de la bicicleta. Vale la pena fortalecer esta iniciativa. Es una manera de transitar seguros por la ciudad, de crecer felices, sanos y apropiandose de todos los escenarios que ofrece la ciudad.

Por otro lado, la Universidad Nacional ha diseñado un vehículo similar a un bicitaxi. El objetivo es mejorar el medioambiente y promover el deporte. Los vehículos tienen capacidad para seis niños, y tienen cinturón y casco de seguridad, luces de stop y guarda-equipaje en cada lateral.

Después de decir todo esto nos queda lo siguiente. El tema de la movilidad es uno de los que más preocupa a los ciudadanos, un 61 % considera que sus tiempos de viaje han incrementado. Además, los expertos en el asunto aseguran que la seguridad vial, las motocicletas y la sostenibilidad y calidad del transporte público son claves. El 2018 fue el peor año para el tráfico en Bogotá. Esta es una ciudad complicada, difícil, encantadora, amada y detestada por muchos pero lo que si es cierto es que vivirla en dos ruedas es un encanto.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario