Rape Culture (esp)

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Creo que no estoy asumiendo incorrectamente cuando digo que la mayoría de personas que me conoce me consideran una feminista; mejor dicho, saben que soy feminista.

Soy como soy

Esto no sólo incluye a mis compañeros de colegio, ya que llega a ser evidente hasta en conversaciones casuales con personas relativamente desconocidas. No me molesta tener esta imagen.

Nessa Twix © Solkes

La verdad es que me agrada, no sólo porque es una realidad, sino también porque a las personas les interesa saber sobre mis opiniones con respecto a diferentes temas controversiales y me hacen preguntas.

Estas preguntas llevan a conversaciones interesantes e incluso a discusiones agitadas.

Lo que paso

Hace algunas semanas, alguien muy cercano a mí me hizo una pregunta en particular que me hizo caer en cuenta de que lo que yo pensaba que era obvio para muchos, en realidad no lo es. Me preguntó el significado del término rape culture (en español, cultura de la violación).

Esta persona continuó diciendo que no le gustaba la expresión en sí, ya que sentía que él, y todos los demás hombres, estaban siendo atacados y llamados violadores.

Esto me asombró, especialmente porque venía de parte de una persona que yo consideraba que entendía el concepto.

Aparentemente, esta es una problemática que no ha sido explicada o confrontada lo suficiente, y nunca será de esta manera, al menos para mí, hasta que realmente exista una diferencia en la sociedad.

Porque soy feminista

Una de las razones por la cual soy feminista es porque el sexismo no es blanco o negro, como lo era antes.

Es gris, y trata con problemas que la gente prefiere ignorar, como las violaciones. Espero que todos podamos estar de acuerdo en que violar a otra persona es inaceptable.

Nunca se debería forzar a una persona a hacer algo que no quiera, menos maltratarla sexualmente. Sin embargo, rape culture es mucho más que las violaciones per se.

Rape Culture

La palabra cultura en el termino rape culture viene de un punto de vista sociológico o antropológico. Son las tradiciones y costumbres en las que participamos juntos como sociedad.

¿Cómo se puede ligar esto con las violaciones? ¿No son éstas ilegales? Sí, sí lo son. Sin embargo, esto no significa que rape culture no exista.

Nessa Twix © Solkes

Es claro que nuestra sociedad no promueve las violaciones de una manera abierta y explicita, y que todos juntos no participamos en actos de violencia sexual.

Por esto mismo, algunas personas prefieren ignorar esta problemática (muchos, tristemente, lo consideran como “uno de muchos términos inventados por las feministas para culpar a los hombres de todos los problemas del mundo”).

Resulta que nuestra sociedad no tiene que promover la violencia sexual abiertamente para que rape culture exista, ya que esto es algo más subliminal en nuestra sociedad.

El termino rape culture se refiere a cómo todos nosotros, como parte de una misma comunidad, excusamos y toleramos la violencia sexual de diferentes maneras.

El problema

Es la forma en la que pensamos sobre las violaciones colectivamente y respondemos a situaciones de acoso sexual y violencia; es como ignoramos, trivializamos y normalizamos estos actos.

Nessa Twix © Solkes

Muchos de nosotros decidimos negar la existencia de rape culture y, desafortunadamente, lo logramos hacer con facilidad. Es una tendencia social.

La existencia de rape culture es la razón por la cual 15 de cada 16 violadores no pasan un solo día en la cárcel.

Es la razón por la cual los medios de comunicación se concentran en lo que la víctima de una violación tenía puesto o qué tan borracha estaba cuando fue acosada.

Es la creencia de que los hombres merecen tener sexo con cualquier mujer que deseen, cuando lo deseen, ya que las mujeres están echas para satisfacer sus deseos.

Es la razón por la que la gente cree que un hombre tiene el derecho de indignarse con una mujer si ella no quiere tener sexo con él, especialmente si se encuentran en una relación.

Es la razón por la que un estudiante puede violar a una compañera y ser protegido bajo la cruel e insensible excusa de que “los hombres son así”.

Es la razón por la cual se les advierte a las mujeres que no deberían utilizar prendas “reveladoras”, aceptar tragos de hombres extraños o caminar solas en áreas oscuras y desoladas. Es la creencia de que si una mujer aprende a “comportarse”, no será violada.

Nessa Twix © Solkes

La existencia de rape culture se ve en la manera en la que muchas personas ponen la culpa de una violación en la mujer violada.

Esta cultura se ve en la manera en la que la sociedad absurdamente ignora el hecho de que la culpa de una violación cae en el hombre que viola y la comunidad que cosifica a las mujeres perpetua este comportamiento.

Es también la razón por la cual adoramos a personajes masculinos “fuertes”, como James Bond, que presenta a las mujeres como trofeos, sin tener en cuenta que ellas no son objetos inanimados generadores de respeto personal u objetos hechos para complacer sus deseos sexuales.

Es la razón por la cual consideramos a un hombre que toma a las mujeres como forma de moneda social, como un héroe o un modelo a seguir. Rape culture es la razón por la que los hombres están convencidos de que una mujer caminando sola por la calle les está dando permiso para ofrecer sus opiniones acerca de su cuerpo, ya que creen que ella se vistió para ser juzgada por ellos y asumen que está buscando retroalimentación sobre su figura.

Necesitamos cambios

En una cultura así las personas paran de ver el acto deshumanizante y la terrible experiencia que es la violación como un problema que debe ser solucionado. Por el contrario, empiezan a considerarlo como algo inevitable, como algo común.

Usualmente, nada le pasa a un perpetuador porque las personas no ven el “gran problema” a un “simple” silbido, comentario, una mirada o un contacto físico indeseado.

Si nosotros como sociedad no empezamos a tratar de parar esta rape culture, el problema sólo se incrementará, porque la manera en la que tratamos y representamos a las mujeres es el ejemplo que tomarán las futuras generaciones.

Nessa Twix © Solkes

Si las mujeres están siendo juzgadas por sus apariencias físicas y convertidas en objetos sexuales; y si lo hombres que violan no están siendo rechazados por la sociedad y casi nunca son castigados, ¿cuál es el mensaje que estamos enviando a las generaciones futuras?

Ignorar o negar la existencia de rape culture es sumamente peligroso. Es la razón por la cual nada ha cambiado y muy poco se está haciendo para terminar con esto. Necesitamos que nuestra sociedad esté consiente del problema, que pare de excusar las violaciones, que pare de minimizar los efectos de las mismas, que pare de culpar a las víctimas, que pare de definir la masculinidad como inherentemente violenta, que pare de romantizar el acoso sexual y que, incluso, pare de reírse de chistes sobre violaciones. La única forma de solucionar este problema es que la sociedad decida ponerle fin.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario