Crueldad Animal

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

En este momento vivimos con una constante sensación de incertidumbre. La violencia sale a la superficie de diferentes formas. La violencia es un acto intencional que puede ocurrir una vez, diariamente o de manera sistemática para controlar, dominar o lastimar a otros.

Crueldad hacia los animales

Laura Viera A © Solkes

Los actos de violencia pueden dañar el desarrollo de una persona y adoptan diferentes formas de expresión que pueden variar desde el abuso verbal hasta el homicidio.

La mayoría de las veces, los actos violentos los llevan a cabo quienes tienen más “poder” contra los demás pero también se realizan contra los animales. Todos los días somos testigos de una serie de hechos impactantes; uno de ellos es la violencia contra los animales.

Si lo pensamos bien, la violencia contra los animales es un factor que influye en la violencia social y una consecuencia de la propia violencia social.

Es parte de un efecto dominó que en un momento u otro nos llega como individuos y como sociedad.

La crueldad hacia los animales, también llamada maltrato animal o negligencia animal, es la imposición humana de sufrimiento o daño a otras criaturas vivientes (no humanos) con fines distintos a la autodefensa o la supervivencia.

Es extremadamente importante señalar que la crueldad hacia los animales a veces incluye infligir daño o sufrimiento por diversión personal, como en el zoosadismo.

Para ser claros, el zoosadismo es el placer que una persona puede experimentar al infligir dolor a un animal.

Las leyes

Para combatir esta repugnante actividad existen varias leyes; están diseñados para prevenir una crueldad innecesaria.

En diferentes jurisdicciones de todo el mundo se aplican diferentes enfoques a tales leyes.

Hermes Rivera – Unsplash © Solkes

Por ejemplo, algunas leyes rigen los métodos para matar animales para obtener comida, ropa u otros productos, y otras leyes se refieren a la tenencia de animales para entretenimiento, educación, investigación o como mascotas.

En términos generales, hay tres enfoques conceptuales sobre el tema de la crueldad hacia los animales. Son el bienestar de los animales, utilitarios y derechos de los animales.

El bienestar animal sostiene que no hay nada intrínsecamente malo en utilizar animales para fines humanos, como alimentos, ropa, entretenimiento e investigación, entre otras actividades. Argumentan que esto debe hacerse de una manera que minimice el dolor y el sufrimiento innecesarios, lo que a veces se denomina trato “humano”.

Los defensores del utilitarismo argumentan desde la posición de los costos y beneficios y varían en sus conclusiones en cuanto al tratamiento permisible de los animales.

Por último, pero no menos importante, los teóricos de los derechos de los animales critican estas posiciones, argumentando que las palabras “innecesario” y “humano” están sujetas a diferentes interpretaciones y que los animales tienen derechos básicos.

Vínculos con delitos violentos

Hay muchas razones por las que las personas abusan de los animales. La crueldad hacia los animales cubre una amplia gama de acciones (o falta de acción). Aprender sobre el abuso animal ha revelado patrones de comportamiento empleados por los abusadores.

Los vínculos entre la crueldad hacia los animales y los delitos violentos y agresivos se han documentado durante décadas. Este ha sido un tema que se ha estudiado durante mucho tiempo. Los investigadores han descubierto pruebas del efecto psicológico en los niños de presenciar la crueldad hacia los animales y han impulsado esfuerzos generalizados para intervenir y detener a las personas en riesgo.

Decenas de miles de perros viven en las calles de Rumania, y los perros callejeros son detenidos y asesinados rutinariamente en virtud de una “ley de matanza” del gobierno para controlar su número.

Culturalmente, se ha demostrado que prevalece en el país la actitud de que la violencia doméstica es normal. En una encuesta del Eurobarómetro de 2010 sobre la violencia contra las mujeres, el 36 por ciento de los rumanos dijeron que pensaban que la violencia doméstica en su país era muy común y el 58 por ciento estuvo de acuerdo en que el “comportamiento provocativo” era una causa de violencia contra las mujeres.

Hanna Wright – Unsplash © Solkes

Investigadores de la Universidad de Teesside decidieron investigar este problema. Había dos grupos: adolescentes en Rumania y adolescentes en Alemania (grupo de control).

La mayoría de los adolescentes preguntaron, habían sido testigos de cómo los animales de la calle eran atrapados con una soga, envenenados o ahorcados. Cuando hablaron con adolescentes en Rumanía, descubrieron que nueve de cada diez pensaban que era “normal” ver que se abusaba o mataba a los animales sin hogar. También se descubrió que los adolescentes en Rumania tenían más probabilidades que los adolescentes alemanes de autolesionarse o tener tendencias suicidas.

Como si la situación en Rumania no fuera suficiente para asustarte hasta la muerte, hay varios casos bien conocidos de maltrato animal y horribles asesinos.

Jeffrey Dahmer, el “caníbal de Milwaukee” que desmembró a 17 personas, había practicado primero su carnicería cortando perros y gatos y empalando sus cabezas con palos. Ian Brady, el asesino moro torturó y mató a cinco niños (Pauline Reade, John Kilbride, Keith Bennett, Lesley Ann Downey y Edward Evans, de entre 10 y 17 años) entre julio de 1963 y octubre de 1965. Se jactó de haber matado a su primer gato cuando tenía solo 10 años, y pasó a quemar vivo a otro gato, apedrear perros y cortarle la cabeza a los conejos antes de apuntar a personas.

Además, los investigadores Stephan Kellert y Alan Felthous estudiaron de manera extensa el fenómeno del abuso animal. Esta investigación se llevó a cabo en 1985 y los datos se derivaron de entrevistas personales con 152 criminales y no criminales en Kansas y Connecticut. Descubrieron varias motivaciones. algunos de ellos son:

1. Mejorar la propia agresividad. Para sorprender a la gente para divertirse.
2. Controlar a un animal infligiéndole dolor como resultado de la sensación de pérdida del control total en la propia vida. (Abusados ​​físicamente por los padres).
3. Represalias contra una persona al lastimar a su mascota.
4. Experimentar el sadismo (el sufrimiento experimentado por el animal).

Kellert y Felhous concluyeron que la violencia familiar, en particular el alcoholismo y el abuso paterno, eran más comunes entre los delincuentes agresivos con antecedentes de crueldad infantil hacia los animales.

La tríada de Macdonald

La crueldad hacia los animales es uno de los tres componentes de la tríada Macdonald. Esto se refiere a un conjunto de tres factores que se ha sugerido si cualquier combinación de dos o más están presentes juntos, para predecir o asociar con tendencias violentas posteriores, particularmente con relación a delitos en serie, indicadores de comportamiento antisocial violento en niños. y adolescentes.

Según los estudios utilizados para formar este modelo, la crueldad con los animales es un comportamiento común (pero no universal) en niños y adolescentes que crecen hasta convertirse en asesinos en serie y otros criminales violentos. También se ha descubierto que los niños que son crueles con los animales a menudo han sido testigos o han sido víctimas de abusos.

En detalle

La crueldad hacia los animales a menudo se divide en dos categorías principales: activa y pasiva, también denominadas comisión y omisión, respectivamente.

La crueldad pasiva se caracteriza por casos de negligencia, en los que la crueldad es una falta de acción más que la acción en sí.

Ejemplos de negligencia son el hambre, la deshidratación, las infestaciones de parásitos, permitir que un collar se convierta en la piel de un animal, un refugio inadecuado en condiciones climáticas extremas y no buscar atención veterinaria cuando sea necesario.

La crueldad activa se refiere a la violencia infligida. Es una intención deliberada de dañar a un animal creando dolor y sufrimiento inmediato. Este es un delito de actuar con “intención maliciosa”. El maltrato animal intencional es a menudo un signo de problemas psicológicos graves o comportamiento sociopático.

Este tipo de crueldad animal también puede tener lugar en hogares violentos, como una forma de que el agresor intimide o torture psicológicamente a miembros de la familia.

Un ejemplo perfecto de crueldad activa es tirar un pez de acuario vivo por el inodoro.

Violencia en el mundo

El Reino Unido se ha convertido en el país que realiza el mayor número de experimentos con animales en Europa (2.574.875 en 2017), reemplazando a Alemania como el mayor usuario de animales para la investigación en la Union Europea. Alemania sigue siendo el segundo usuario más alto que completó 2.068.813 experimentos en 2017, mientras que Francia ocupó el tercer lugar con 1.914.174 pruebas ese año.

Betty © Solkes

Entre 2015 y 2017, el número total de experimentos con animales en los laboratorios europeos disminuyó un 2%, de 9,78 millones en 2015 a 9,58 millones en 2017. Sin embargo, hubo un aumento a 10,03 millones en 2016.

En Francia se abandonan entre 100.000 y 200.000 mascotas cada año, y el 60% de estos incidentes ocurren durante el verano.

En algunas culturas antiguas, los animales a menudo se sacrifican o matan.

En la santería, continúan haciendo sacrificios de animales para la curación y otros rituales. Taghairm fue realizado por antiguos escoceses para convocar demonios.

En 2009, Bolivia aprobó una legislación que prohíbe el uso de cualquier animal, salvaje o doméstico, en los circos. La ley establece que los circos “constituyen un acto de crueldad”. Los operadores de circo tenían un año desde la aprobación del proyecto de ley el 1 de julio de 2009 para cumplir.

En 2010, los grupos libaneses por los derechos de los animales se enfurecieron cuando se supo que los animales salvajes pertenecientes al Circo de Montecarlo fueron transportados de Egipto al Líbano sin recibir alimentos ni agua.

Conclusiones

Es primordial que nos eduquemos a nosotros mismos y a quienes nos rodean sobre este tema. Ayudar a las personas a comprender que pueden intervenir en situaciones en las que los animales están siendo descuidados o incluso atormentados. Los animales tienen derecho a vivir sin miedo ni dolor, y nosotros tenemos la responsabilidad de intervenir si no se respetan sus derechos.

La verdad es que los animales necesitan nuestra ayuda. No pueden acabar con la crueldad animal por sí mismos, así que tenemos que intervenir, todos nosotros.

Laura Viera A © Solkes

Si alguien es testigo de maltrato animal, debe denunciarlo. Tal vez, confrontar al abusador es peligroso, pero eso no debería significar que debas alejarte de él.

La impactante cantidad de casos de crueldad animal que se informan todos los días es solo la punta del iceberg; la mayoría de los casos nunca se informan.

La crueldad animal es real y omnipresente. La gente ve a los animales como “menos valiosos” que los humanos, estas atrocidades continúan sucediendo una y otra vez. Le ocurre a todo tipo de animales y en todos los rincones del mundo. También es prevenible e innecesario. Los animales son criaturas asombrosas que merecen nuestro respeto y protección. No se limite a leer este artículo, porfavor compártalo.

Translated By: Laura Viera A

Deja un comentario