Freegan: más que basura

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Laura Viera A © Solkes

En nuestra sociedad, en nuestra cultura capitalista, estamos acostumbrados a tener cosas. Compramos telas, tecnología y obviamente comida. Normalmente las personas van a un supermercado y compran toda la comida que quieren comer, pero los tiempos han cambiado.

Vivimos en un sistema económico donde los vendedores solo valoran la tierra y las mercancías en relación con su capacidad de generar ganancias. En consecuencia, las personas son constantemente bombardeadas con publicidad que les dice que descarten y reemplacen los bienes que ya tienen porque esto aumenta las ventas.

 

La ideología

A finales del siglo XX, el movimiento freegan comenzó en los Estados Unidos. Freegan es la unión de «vegano«, rechazando el consumo de productos animales y «gratis«, lo que significa sin costo. Un ambiente libre de consumo.

El freeganismo es una ideología de participación limitada en la economía convencional y consumo mínimo de recursos. Se lleva acabo por medio de la recuperación de bienes desperdiciados como los alimentos.

Laura Viera A © Solkes

En teoría, ellos evitan comprar cualquier cosa como un acto de protesta contra el sistema alimentario en general.

El freeganismo a menudo se presenta como sinónimo de «buceo en basurero» para alimentos descartados. Sin embargo, están asociados con una ideología anti-consumista y anticapitalista y su participación en una gama más amplia de estrategias de vida alternativas.

 

¿Quiénes son?

Entonces, ¿quiénes son los freegans? Simple: son personas que emplean estrategias alternativas para vivir basadas en una participación limitada en la economía convencional y un consumo mínimo de recursos.

Laura Viera A © Solkes

Los Freegans adoptan la comunidad, la generosidad, la preocupación social, la libertad, la cooperación y el intercambio en oposición a una sociedad basada en el materialismo, la apatía moral, la competencia, la conformidad y la codicia.

Los Freegans creen que el problema no es exclusivo de las corporaciones, sino de todo el sistema en sí. Tienen varias pautas y son:

Recuperación de residuos: recuperando los descartes de minoristas, oficinas, escuelas, hogares, hoteles, entre otros. Pueden obtener todo tipo de cosas tales como: alimentos, bebidas, libros, artículos de tocador, cómics, periódicos, videos, utensilios de cocina, electrodomésticos, música (CD, casetes, discos, etc.), alfombras, instrumentos musicales, ropa y la lista continúa.

Minimización de desechos: los Freegans son muy conscientes y disgustados por las enormes cantidades de desechos que genera el consumidor promedio. Y, por lo tanto, eligen no ser parte del problema. Entonces, los freegans reciclan escrupulosamente, compostan la materia orgánica en la capa superior del suelo y reparan en lugar de reemplazar los artículos siempre que sea posible.

Transporte ecológico: Eligen no usar automóviles si es posible porque reconocen los graves impactos sociales y ecológicos del automóvil.

«Es de buen gusto», dice Darío Solano, quien se enteró de esto gracias a un amigo, «No, no me molesta porque es realmente bueno».

Vivienda sin alquiler: Freegans cree que la vivienda es un DERECHO, no un privilegio. Así como los freegans consideran que es una atrocidad que la gente muera de hambre mientras se tira la comida, también nos indigna que la gente literalmente muera de frío en las calles mientras los propietarios, bancos y ciudades mantienen edificios tapiados y vacíos.

Ser verdes: los recolectores silvestres demuestran que podemos alimentarnos sin supermercados y tratar nuestras enfermedades sin farmacias al familiarizarnos con las plantas comestibles y medicinales que crecen a nuestro alrededor. Muchos ecologistas urbanos han estado convirtiendo lotes abandonados llenos de basura en verdes parcelas de jardines comunitarios.

Laura Viera A © Solkes

Trabajar menos: ¡este es realmente genial! pero la verdad es que pasamos muchas horas trabajando. Sacrificamos nuestras vidas para pagar cuentas y comprar más cosas. Para la mayoría de nosotros, trabajar significa sacrificar nuestra libertad de recibir órdenes de otra persona, el estrés, el aburrimiento, la monotonía y, en muchos casos, los riesgos para nuestro bienestar físico y psicológico.

La idea es poder dedicar tiempo al cuidado de nuestras familias, al voluntariado en nuestras comunidades y a unirnos a grupos activistas para luchar contra las prácticas de las corporaciones que de otro modo nos estarían mandando en el trabajo.

 

Cambiar la mentalidad

Imagine que cuando llega el día y termina y la noche comienza a gatear, un grupo de personas con mochilas rodea los contenedores de basura, con el único propósito de recuperar alimentos.

“No ha sido difícil. La gente es muy crítica ”, me asegura Marta Perea.

Honestamente, las personas que bucean en el basurero siempre han existido. Por una razón u otra lo hicieron para comer. Lamentablemente, podríamos pensar que esto es «normal» si fueran pobres, vivieran en las calles o debajo de un puente. A decir verdad, tienen trabajo, una casa y una buena educación. Son freegan.

En los últimos años, en los Estados Unidos, así como en diferentes países europeos, el fenómeno freegan ha aumentado. Hay que decir que este es un fenómeno social, que busca comida intencionalmente en los contenedores de basura.

 

Las situaciones

A finales del siglo XX, el movimiento freegan comenzó en los Estados Unidos. Querían un ambiente libre de consumo.

Esta situación, esta actitud hacia la vida se puede ver en diferentes lugares del mundo. Dada la crisis económica en España, la situación, para muchos, se voltio cada vez más difícil de manejar.

Laura Viera A © Solkes

Incluso si es difícil de entender, hay una gran cantidad de personas que complementan sus compras de comestibles con una o dos comidas en comedores populares.

También hay grupos como Comida Basura, que quieren mostrar el desperdicio de alimentos y lo hacen preparando deliciosas comidas gratuitas con ingredientes que se sacan de la basura. Obviamente, los ingredientes están en perfectas condiciones.

Sin embargo, terminan en la basura. No hay una diferencia real entre una comida preparada con comida «normal» y una comida gratis.Muchas verduras no se venden. La fecha de vencimiento en algunos yogures no excede un día.

Como era de esperarse, este movimiento se fortalecería. Ahora, el intercambio de alimentos también existe. Esta es la última tendencia, toda la información está en línea, está actualizada y con muchos consejos útiles para encontrar comida.

Encontrar comida no es fácil, en otras palabras, tiene un truco o dos.

«Solo tienes que preguntar si tienen algo que tirarán, algo que caducará en breve y que no usarán y si podrían dártelo en lugar de tirarlo».

Para muchas personas, ser «freegan» es estar en contra del estilo de vida «civilizado». Simplemente se cansaron de ver cómo otros tiran comida mientras otros se mueren de hambre. Los Freegans solo usan alimentos que terminan en contenedores de basura y, como tales, no «consumen» (compra y venta de alimentos).

Se han perdido las razones por las cuales convertirse en un hombre libre: creencias, política, ecología o incluso razones religiosas. “Para mí, es una filosofía de vida. Creo que no podemos depender tanto de la producción industrial «.

 

En Europa

Entonces, debemos preguntarnos: ¿sacar comida del basurero es un robo? El resultado es que aquellos que buscan una comida gratis en sus contenedores de basura pueden encontrarla fácilmente. En muchos países, el buceo en contenedores de basura se considera robo. Todo lo que se encuentre en una propiedad determinada pertenece legalmente al propietario o al inquilino, incluidos los desechos. Extraño, tal vez, pero es la ley.

En Alemania, el buceo en contenedores de basura se conoce como «Containern». El buceo en el contenedor de basura se tolera de alguna manera, y algunos proveedores lo aceptan.

Sin embargo, el vertido de basuras en Alemania es ilegal. De hecho, los ministros de justicia de los estados federales de Alemania han rechazado las propuestas para legalizar la extracción de alimentos desechados de los contenedores de basura de los supermercados. Millones de toneladas de comestibles se tiran cada año en Alemania.

Alrededor de 18 millones de toneladas de alimentos se tiran en Alemania cada año.

Laura Viera A © Solkes

En 2016, Francia aprobó una ley que prohíbe a los supermercados tirar alimentos comestibles al obligarlos a asociarse con una ONG de desperdicio de alimentos que puede redistribuir alimentos que de otro modo se habrían tirado. Las tiendas que no cumplan con la ley pueden recibir una multa por cada infracción.

Italia aprobó una ley contra el desperdicio de alimentos en 2016, con el objetivo de reducir un millón de toneladas de los cinco millones de desperdicios estimados cada año. La ley tiene por objeto facilitar que los minoristas de alimentos donen alimentos a organizaciones benéficas y bancos de alimentos.

En 2017, el gobierno español comenzó a buscar formas de reducir el desperdicio de alimentos y aumentar las donaciones a organizaciones benéficas de alimentos de minoristas de alimentos.

En 2018, el gobierno del Reino Unido anunció un plan para reducir el desperdicio de alimentos de minoristas y fabricantes de alimentos. Fue desarrollado en colaboración con empresas y organizaciones benéficas.

 

La cruel realidad

La cruel realidad es que el desperdicio de alimentos y materiales no parece molestar a mucha gente. Significa 179 kilos por persona cada año. Esa es la cantidad que la Unión Europea tira a la basura.

Muchas personas argumentan que esto es bueno para el ecosistema, no solo bueno sino imprescindible. La razón es que cada recurso tiene un uso eficiente que minimiza el desperdicio. Y, como excepción, si hay menos desperdicio hay menos basura.

El desperdicio de alimentos no es solo una cuestión ética, sino también un problema económico. En la «cadena alimentaria», cada parte tiene un papel importante que desempeñar: quién planta, quién vende y quién come.

Freegans tiene que ver con el reciclaje. Haciendo uso de lo que tiene y cuando ya no lo necesite, luego compártalos con otros que puedan encontrar un uso para él. El desperdicio es mínimo, su ayuda a la comunidad y es gratis.

Laura Viera A © Solkes

Los Freegans se sumergen en los contenedores de basura, se organizan y hacen mapas para señalar los mejores lugares para lograr sus objetivos de recolección de alimentos.

No entran en contenedores de basura por necesidad, sino para denunciar un sistema orientado al consumo que solo en Europa desperdicia el 50% de su producción.

La idea básica es ofrecer comida y organizarse en consecuencia. «Es muy simple: ¡no tiras la comida, no juegas con la comida y es una necesidad básica, no un producto de consumo!» declara Alicia con absoluta convicción.

El descarte de alimentos es un fenómeno de país rico y la pesadilla de países con problemas económicos y sociales. La idea es luchar contra el consumo. Esta es la razón por la cual «salvar» los alimentos destinados a la basura tiene mucho sentido. Son muchas las personas que mueren por no tener acceso a comida, a ropa, a necesidades básicas. Yo, personalmente, no practico el freeganismo pero creo que quienes deciden consumir de esta manera están en todo si derecho. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *