Los retos de amamantar

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

La lactancia materna, es la alimentación de bebés y niños pequeños con leche proveniente de una mujer. Durante los primeros días de la lactancia, la leche materna se llama calostro.

Solkes © Solkes

Quisiera dejar en claro que el calostro es una leche espesa que por lo general es color amarillento. Las madres producen una cantidad mínima de calostro y por esto mismo es muy importante que el bebé tome todo lo que pueda.

Los beneficios

Sasha Romery © Solkes

En el momento en el que el bebé consume los anticuerpos que hay en el calostro, es como la primera vacuna. También tiene mucha proteína, lo cual es perfecto.

La leche materna está hecha especialmente para los bebés. La leche materna de cada mamá es diferente, y va cambiando con el tiempo para adaptarse a las necesidades del bebé.

La leche materna tiene cientos de ingredientes que la fórmula no tiene y que protegen al bebé contra enfermedades.

Esto no quiere decir que las formula sea un error, hay cientos de madres que deciden no amamantar o tienen problemas para hacerlo y logran suplementar con la formula. Esto quiere decir que es igual de valido.

Es lo más natural para una madre y su hijo. Sin embargo, muchas mujeres son humilladas por ello. Mucha gente piensa que está mal, que es feo, que debe hacerse a puertas cerradas.

Y, me pregunto: ¿qué está mal con esta gente? ¿Cómo podrían pensar esto? ¿Por qué es aceptable mostrar un escote pronunciado y hacer que alguien se sienta mal por alimentar a un bebé? ¡Esto es tener doble moral!

Datos sobre la lactancia materna

Hay muchos datos sobre la lactancia materna. Entonces, empecemos diciendo que los profesionales de la salud recomiendan que la lactancia materna comience dentro de la primera hora de la vida de un bebé y continúe con la frecuencia y la cantidad que el bebé desee.

En Colombia miraban raro, pero hasta mi familia se sentía incómoda así que no me sorprendía de extraños.

Como cuestión de hecho, durante las primeras semanas de la vida de un bebé, pueden amamantar cada dos o tres horas. Muchas madres se extraen leche para congelarla y de esta forma usarla en otro momento.

Otro hecho es que la lactancia materna tiene una serie de beneficios para las madres y los bebés.

En el caso de los bebés, puede mejorar el desarrollo cognitivo y disminuir el riesgo de obesidad en la edad adulta.

Sasha Romery © Solkes

La lactancia es tan natural para la humanidad como la existencia misma y, sin embargo, tenemos reservas cuando se trata de presenciar un par de senos que se alimentan públicamente.

En muchas áreas rurales (de diferentes países) vemos que las personas son bastante abiertas sobre la lactancia materna pública. Sin embargo, en las ciudades las personas hacen un “drama” sobre esto.

 

En el mundo

Alexandra Correa, me aseguró que la lactancia en público es algo que se debe defender. Es como si no se pudiera sentar uno a tomarse un té o un café en cualquier lugar. Lógicamente hay que tener prudencia. En lo posible, lactar desapercibidas, tampoco es un show que hay que lucir.

Encuentro completamente absurdo que amamantar en público pueda considerarse algo ilegal.

En muchos países, la lactancia materna en público es común y generalmente no se considera un problema.

En muchas partes del mundo, incluyendo Australia y Europa, junto con algunos países de Asia, las mujeres tienen el derecho legal de amamantar en público y en el lugar de trabajo.

Sin embargo, en países como Arabia Saudita, está prohibido que una mujer exponga sus senos en público, incluso para amamantar.

Yo no me sentía cómoda con las miradas, pero lo que más me importaba era que no le dijeran nada a mi bebé.

Se estima que alrededor del 63% de las madres en todo el mundo han amamantado públicamente. Encuentro que esto es genial, pero también creo que este porcentaje no es tan grande como debería ser.

Algunos ejemplos específicos de cómo se ve la lactancia en todo el mundo son los siguientes:

Foto: Solkes © Solkes

En muchas áreas de África, la lactancia materna en público es normal.

En China, la lactancia materna ha sido controversial. En Shanghai, la lactancia en público se considera embarazosa para algunos.

En las Filipinas, la lactancia materna está protegida por diversas leyes, como la Ley de Promoción de la Lactancia Materna de 2009 y el Código Lácteo de Filipinas (Orden Ejecutiva 51). Con respecto a las madres que trabajan, los empleadores deben permitir a las madres lactantes varios descansos para amamantar o extraer leche.

Recientemente, en los Estados Unidos, un país que se enorgullece de ser un líder tiene muchas demoras en este tema.

Un ejemplo perfecto es que hasta ahora, en 2018, se firmaron proyectos de leyes (Utah e Idaho) que permiten amamantar en público. Ahora es legal amamantar en público en cualquier lugar de los Estados Unidos.

En Europa, la lactancia materna es muy normal. Francia y Alemania lo aceptan completamente. En los Países Bajos, no hay leyes contra la lactancia materna pública.

Aún más fascinante es que la ley holandesa estipula que cuando un empleado desea amamantar a su bebé, el empleador está obligado a proporcionar, durante los primeros nueve meses, una sala de enfermería adecuada y permitir que el 25% del tiempo de trabajo se dedique a alimentar al bebé. bebé o bombeo mientras paga.

En el Reino Unido, la lactancia materna en público (restaurantes, cafeterías, bibliotecas, etc.) está ampliamente protegida en virtud de la Ley de discriminación sexual de 1975 en virtud de la disposición de artículos, instalaciones y servicios.

Además, si el bebé tiene menos de seis meses, la madre tiene protección adicional en virtud de una enmienda de 2008 al acto que protege los derechos de maternidad.

Muchas veces me dijeron cosas incomodas.

Sandra Mendez, amamantó a su hijo de tres años y nunca sintió que lo debía esconder. Ella piensa que “si nadie se esconde al preparar o dar un biberón, no debería haber una razón para esconderse para amamantar”. Ella ha tomado la decisión de amamantar a su hijo solo en casa, para el desayuno y la noche. Méndez dice que su bebé estuvó de acuerdo y entiende.

Maria Claudia, comentó que algunas veces veía a gente incómoda, pero legalmente no podían hacer nada y mucho menos con toda la campaña en medios sociales para apoyar el amamantar y teniendo en cuenta que Texas es un estado pro leche materna, nunca paso a mayores.

Otra madre, Carina Schuster, dice que si ha sido “fácil” para ella tener una lactancia tranquila y duradera, solo ha sucedido debido a su convicción y el apoyo de su pareja y otras madres que amamantan.

Concluyendo

La presión externa y la fatiga son las quejas más comunes que Larisa Pinto, psicóloga, encuentra cuando las madres han estado amamantando durante un tiempo.

 

Solkes © Solkes

Las recomendaciones oficiales por parte de organizaciones como la OMS con respecto a la duración de la lactancia materna ya son bien conocidas. Esto teniendo en cuenta el hecho de que actualmente tenemos una gran cantidad de información sobre los beneficios de la lactancia materna. La lactancia debe realizarse exclusivamente durante los primeros seis meses y, a continuación, completarse con otros alimentos hasta al menos dos años. Entonces, hasta que madre e hijo lo deseen. Sin embargo, en las sociedades desarrolladas, muchos ven con extrañeza que los niños mayores toman el pecho, lo que hace que la mayoría de las madres lo oculten y esto es absurdo.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario