No se dice Feminazi

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Hoy en día quien escucha la palabra mujer, no pude evitar que mil pensamientos atraviesen su mente. Ya sea que al oírla se piense en esmalte de uñas, labial, carteras y zapatos altos, o también pude ser en lucha, feminismo, independencia y valentía, yo creo siempre se está hablando de una misma cosa.

Una ensalada de frutas

Nessa Twix © Solkes

A lo que me refiero es a que no estamos hablando de peras y manzanas, sino de…una ensalada de frutas. ¿O es que no se puede llevar zapatos altos y ser una mujer revolucionaria?

En el fondo, ambos estereotipos nos llevan a una misma cosa: a una mujer llena de vida y fuerza, dejemos en claro que este artículo, nos importa el fondo y no la forma.

Así, son los atributos mentales de una mujer (y de cualquier persona) los que deberían llegar primero a nuestra mente al pensar en ella.

Tanto es así, que es precisamente con la expresión de esta fuerza interna con la que miles de grandes mujeres a lo largo de la historia han cambiado el curso de la humanidad, desempeñándose tanto en ámbitos artísticos y filosóficos como también políticos y científicos. A las mujeres les debemos mucho.

Pero, ¿a qué nos lleva todo esto? a que los atributos que las hicieron a ellas destacar, están presentes en todas nosotras, todos los días.

Es muy importante reconocer todo lo que se ha hecho por la humanidad en el pasado, en especial, lo que se ha hecho solo para las mujeres por mujeres; pues bien sabemos que no hemos gozado siempre de los privilegios de los cuales gozamos ahora.

Nessa Twix © Solkes

 

Las transformaciones culturales

Para esto, se han necesitado no una sino varias transformaciones culturales, lo puedes googlear apenas acabes de leer si quieres.

Pero más importante que narrarte hechos históricos y revoluciones feministas, queremos que este articulo te sirva de inspiración sin importar de dónde eres, cómo te ves o en qué crees. Que mientras lees estas páginas sientas la fuerza que ruge dentro de ti.

Hoy es probable que no te sientas como te sentías en tus quince primaveras, cuando vivías para ti misma y la osadía corría por tus venas. Digamos que las preocupaciones eran no necesariamente menos, pero si de una naturaleza a lo mejor menos aburrida.

La historia de Juana

Con los años muchos se fueron encargando de apagar esa chispa, convenciéndote de que no era digno de señoritas y había que corregirlo; moldear el carácter al esquema. Hay dos formas de ver el asesinato de la chispa, como ya se los dije, o cómo lo vio y lo vivió Juana de Arco, nuestra primera gran mujer del artículo.

Resumidamente, Juana de Arco fue una joven francesa, quien hoy en día es conocida como santa y como la heroína de Francia gracias a su participación en la guerra de los cien años (en la que Francia se disputaba la fortuna de Inglaterra ubicada dentro del territorio francés).

A los 17 años, Juana ayudó al rey Carlos VII a coronarse y a cambio, este le dio un ejército, el cual lideró ganando así varias batallas para expulsar a las tropas inglesas de su territorio.Para todas estas batallas, Juana tuvo que vestir como hombre.

Nessa Twix © Solkes

Finalmente, en 1430 es atrapada por el bando enemigo y sometida a más de una docena de intensos interrogatorios. Acusada de herejía y de vestir como hombre -Mulán ¿alguien? -. Juana fue quemada viva, aunque cuenta la leyenda que su corazón sobrevivió las llamas. Más adelante fue nombrada santa y emancipada de sus más de setenta cargos.

A la chispa rebelde de Juana que muchas veces fue tachada de loca e irreverente por su juventud y género, fue lo que le dio a Francia un respiro y a la guerra un giro de 180 grados. Dicen que la fe mueve montañas, y ya sea la fe religiosa o la fe en una causa, Juana nos demuestra que la fe y la osadía son el motor del cambio. Recuerda que tu tenacidad es tu liberación.

No estas liberando a Francia, pero sí a ti misma con esa chispa rebelde y tenaz que sientes cuando crees en algo, y qué mejor causa.

El turno de Policarpa

Hablando de heroínas en el campo de batalla, otra hábil estratega es la Colombiana Policarpa Salavarrieta, conocida como La Pola.

La Pola fue una heroína de la independencia colombiana durante la reconquista española, participó en el grito de la independencia a los 14 años y desde ahí se dedicó a realizar espionajes a los españoles. La pola recogía y enviaba mensajes.

Nessa Twix © Solkes

Toda su vida la pola luchó de manera indirecta con los ejércitos de liberación colombianos contra las fuerzas opresoras españolas: se convirtió en una ficha clave de la rebelión independentista.

Capturada en la ciudad de Bogotá, La Pola fue fusilada en la plaza donde hoy en día figura su estatua.

Esta mujer dio pie a la revolución independentista en Colombia y su asesinato junto con el coraje de esta joven causó furor en el pueblo colombiano que por siempre la reconocerá como su heroína y su liberadora.

Policarpa es un claro ejemplo del viejo dicho de “la prudencia hace verdaderos santos”, si como Juana de arco la pola hubiese pegado un grito al cielo, probablemente hubiese sido capturada y no habría logrado todo lo que logro.

Ella supo cómo librar su batalla. La discreción y la estrategia que nos enseña la pola no son sinónimo de callar y de no luchar, todo lo contrario: demuestran inteligencia. Es la estrategia de un juego de ajedrez, los ponentes no se gritan sus jugadas.

No digo que debes callar lo que piensas o lo que quieres, digo que debes saber acomodarte a las situaciones para sacarles siempre provecho y salir victoriosa. Todo tiene su método.

Nadie necesita un hombre en su vida

Y para todas las madres solteras y las mujeres solteras, déjenme les digo algo que no es nuevo: ninguna necesita a un hombre en su vida (pero si pueden tener cuantos quieran). Ustedes lo saben, y si lo dudan, miren el caso de la primera emperatriz oficial china Wu Zetian.

Wu Zetian fue escogida a sus 13 años como una de las concubinas del emperador chino, quien pronto vio en ella más que una cara bonita y la convirtió en una suerte de secretaria.

Nessa Twix © Solkes

Cuando este murió, dos de los hijos de Wu gobernaron el imperio, hasta que Wu los destronó por su incompetencia y se proclamó a si misma emperatriz oficial de China. Esta decisión fue muy mal vista por integrantes de la corte e intelectuales de la época (puesto que era, además, mujer).

Más sin embargo, durante su mandato Wu estabilizó la economía china, ayudo a la cultura a florecer y recuperar su grandeza, favoreció a las mujeres (quienes tenían limitados derechos en su época), expandió los alcances de la educación y del arte sin importar el origen de las personas, e incluso mantuvo relaciones con varios hombres hasta la edad de 70 años.

Siendo una revolucionaria mujer liberal, Wu Zetian da cuentas en la historia como una de las más fuertes feministas, quien gobernó un imperio por su cuenta pasando por encima de los estigmas y la tradición mayormente machista.

Wu es sin duda un símbolo de fuerza y sexualidad combinada con un sentido de justicia y fue su pensamiento humanista lo que llevó a china hacia el florecimiento y el avance comunitario.

Tu fuerza y tu determinación no son nada si son ciegas al bien de otros, aunque estamos aquí para lograr nuestras metas y ser independientes, no se justifica con nada el pasar por encima de nadie. Wu nos enseña cómo podemos vivir una vida llena de empoderamiento y liberación sin someter los demás ni someternos ellos. El balance, como el famoso ying yang.

Del miedo también florece la belleza y la valentía

Ahora bien, todas las mujeres de las que hemos estado hablado tienen dentro de sí mismas lo que parece una chispa de determinación y pasión, nada de miedo. Pero del miedo también florece la belleza y la valentía.

Frida Kahlo, quien vivió una vida traumática desde un accidente que la obligó a usar corsé durante el resto de su vida, la cual fue además caracterizada por la tragedia, la enfermedad y el dolor, es una mujer que usaba el dolor como si se tratara de labial.

Nessa Twix © Solkes

Ella representó su percepción de la vida mediante sus pinturas en las que se pintaba a sí misma, puesto que era “aquello que mejor conocía”.

Por alguna extraña razón, quienes veían sus pinturas quedaban cautivados por su sensibilidad y su dolor. Algo con lo que absolutamente todos nos podemos identificar, aunque no hablemos de ello y no lo pintemos.

La crudeza del arte que la liberaba a ella de la carga que la atormentaba, estaba liberando al resto del mundo: Frida estaba siendo una vocera de la vida. Su vida fue una constante lucha la cual batallaba mediante el arte y la estética.

Como una persona normal, resulta difícil pensar que con nuestras lagrimas mojaremos las acuarelas y comenzaremos pintar nuestro dolor, pero esto no es lo que estamos pidiendo. Estamos pidiendo la superación y el porte con orgullo de nuestra sensibilidad.

No hay que esperar que la vida nos libre de sus tragedias, y tampoco es cierto que por ser mujeres somos más propensas al dolor, y que por eso mismo somos el sexo débil, nada de eso. Más bien como personas debemos recurrir como Frida al autoconocimiento para transformarlo en un poder de superación y expresión. El proceso de sanación en el que constantemente estamos no es más que un proceso en el que debemos reconocer y dejar fluir las emociones, y de ser necesario, recurrir a otros.

Tu dolor proviene de tu sensibilidad, al igual que la alegría, el amor, y el bienestar: demostrar con orgullo tus sentimientos es un super poder. Nunca te avergüences de ellos, no te hacen débil.

La sexualidad y las mujeres

Por último, y muy importante para estas épocas modernas en las que en los ámbitos de la sexualidad las mujeres tienen cada vez más voz, está la Americana Margaret Sanger.

Gracias a Sanger y a otras mujeres, ya no tenemos que apegarnos a la versión puritana de una mujer.

Gracias a Sanger y a otras mujeres, ya no tenemos que apegarnos a la versión puritana de una mujer. (derecha)

 

Margaret es la persona más importante y conocida en la historia de la planificación familiar en EEUU y en el mundo, pues es la fundadora de la Planned Parenthood Federation of America (PPFA), la federación de planificación familiar más grande del mundo.

Antes de esto en 1914, creó la revista “The rebel woman” (la mujer rebelde) en Nueva York, en la cual popularizó el término acuñado por ella misma “birth control” (control de natalidad). Fue acusada de violar leyes en contra de la pornografía y a pesar de ello publica un folleto quejándose del silenciamiento de la mujer en el ámbito sexual: Margarett exige que se deje de ver a la mujer como un objeto sexual, sin voz frente a su propio cuerpo y a la merced del placer del hombre.

Laura Viera A© Solkes

Para la época las acciones de Sanger dieron pie a una nueva era para la liberación sexual, en la que las mueres eran libres de escoger sobre su sexualidad y sus cuerpos, comenzando así la destrucción del clásico rol de madre ama de casa. Su filosofía de auto preservación, elección y libertad es hoy en día la filosofía de muchas mujeres que gozan de su sexualidad al máximo, sin miedo ni culpa.

Viendo a estas cinco grandes mujeres y como cada una hizo limonada con sus limones, no queda sino hacer la invitación a todas las mujeres a que se sientan valientes en sí mismas, y capaces de grandes cosas. Gracias a la osadía de otros nosotros también somos liberados. Pero tras cada nueva liberación otras barreras aparecen.

 

Concluyendo

Después de la liberación sexual aparece la barrera de ser una “puta”, tras la detonación de los roles tradicionales de la mujer llega la barrara de ser una “liberal”, e incluso tras la lucha contra las opresiones se es acusada de ¨feminazi”.

Nessa Twix © Solkes

El romper con lo viejo implica seguir construyendo y destruyendo como mujeres y como sociedad.

Debemos seguir desempeñando ese papel de guerreras, primero con nosotras mismas y luego para el mundo. De adentro hacia afuera.

¿Y cómo se lucha? Haciendo uso de las virtudes que nos enseñaron estas grandes mujeres: la sexualidad, la tenacidad, la fe en uno mismo, la valentía, la estrategia, la libertad, la expresión, la discreción, la justicia, la inteligencia, la superación, y finalmente, la transformación. Siempre hay una lucha que librar, no seamos un mundo de conformistas.

Es así como a pesar de nuestra apariencia externa y de nuestra personalidad, nosotras las mujeres siempre hemos tenido y siempre tendremos fuerza de sobra para cambiar nuestra realidad. No competimos entre nosotras mismas a ver quién lo hace “mejor”. No hay comparación, luchamos por nuestra libertad y nuestra individualidad que eso se ven diferentes para cada una. Luchamos con fuerza por la expresión de la diferencia.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario