Algunos problemas para la mujer latina

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Todos piensa y repiten que fue Eleanor Roosevelt tiene el crédito de defender los derechos de las mujeres en las Naciones Unidas, pero en realidad las responsables de esta inclusión fueron latinoamericanas, encabezadas por una brasileña. Ella fue Bertha Lutz, brasileña peleo hasta lograr su cometido.

Sobre las diferencias entre hombres y mujeres

Lastimosamente, existen importantes diferencias entre mujeres y hombres en cuanto a necesidades, problemas y acceso a recursos en materia de salud. Estas discrepancias residen en rasgos biológicos y en las pautas sociales que regulan las relaciones de género.

Nessa Twix © Solkes

La diversidad es la base del diálogo cultural. Los movimientos feministas no son ni pueden ser asociaciones homogéneas. Deben ser foros que ejercen el diálogo entre razas, entre culturas, entre clases sociales y demandas de muy diferentes tipos.

Las latinas son reconocidas en todo el mundo por sus características particulares. A las latinas se las suele describir como mujeres amorosas, dulces y muy simpáticas.

Lo mejor de ser latina es la alegría que tenemos. Es muy cliché, pero ahora desde el exterior veo con claridad lo que nuestra cultura, nuestra personalidad trae a otras sociedades. Somos alegres, recursivas, divertidas. Y también trabajadoras, comprometidas.

Así mismo, se asegura que tienen un carácter más fuerte y decidido que en otras partes del planeta, así como también suelen ser más gritonas y efusivas. Pero esto es un error absoluto además de ser muy retrogrado.

Lentamente, como si la verdad no quisiera ser enfrentada, se ha evidenciado que las mujeres se encuentran en una posición de desventaja con respecto al control de los recursos necesarios para la protección de la salud.

La maternidad es crucial

Nessa Twix © Solkes

Es importante tener en cuenta que para muchas mujeres latinoamericanas, la maternidad sigue siendo muy importante.

Sin embargo, la posponen buscando escalar puestos en su carrera profesional, lograr objetivos personales y tener una estabilidad económica y emocional.

Para ellas, la maternidad es vista como la principal característica, que ayuda a definir su identidad ya que les da un escalón de superioridad con el sexo opuesto.

Las mujeres tienen los empleos más vulnerables: a tiempo parcial o el trabajo por cuenta propia, métodos que responden a la necesidad de flexibilidad, ya que la mayoría tienen también a cargo el cuidado de los niños y los ancianos.

Como si no fuera suficiente, un agravante son las licencias por maternidad. Si bien el promedio en la región es de 90 días muchas las licencias son menores a 65 días, lo que obliga a muchas mujeres a abandonar sus trabajos remunerados por cuidar a sus hijos.

Así mismo, un gran porcentaje de las mujeres latinoamericanas podrían ser víctimas de violencia física o sexual de parte de sus parejas.

La feminización de la pobreza

Por otro lado, durante las últimas décadas en la región latinoamericana se produjo una masiva incorporación femenina a la fuerza de trabajo.

Sin embargo, por alguna extraña razón, las mujeres continúan siendo una minoría en los niveles altos de decisión, autonomía, prestigio e ingresos del sector de la salud.

No obstante, la participación de la mujer es muy diversa en la región y cerca de la cuarta parte de la población económicamente activa tiene bajos niveles de calificación.

Nessa Twix © Solkes

Las mujeres se enfrentan a las siguientes situaciones (por nombrar algunas): tienen menos probabilidades de trabajar como asalariadas que los hombres y una proporción alta sólo encuentra empleo en el servicio doméstico.

Si bien la pobreza en América Latina presenta una tendencia a la baja, las brechas de pobreza entre hombres y mujeres se han incrementado, generando una “feminización de la pobreza”.

Violencia de género

Otro de los grandes problemas es que América Latina registra números alarmantes respecto de mujeres asesinadas en la región, al mismo tiempo que carece de las leyes contra la violencia de género o simplemente, no las implementa.

Lo mejor de ser latina es la fuerza que tenemos.

El tema de la violencia de género es una terrible pesadilla. Por algún motivo pareciera que tiene un efecto domino y es permanente. Cada país de la regtion es su víctima.

El feminicidio no conoce fronteras. Son necesarias medidas en todo el continente.

Con plena conciencia 

Nessa Twix © Solkes

El rol de la mujer se ha convertido en un terreno de disputa en la arena política. Todos dicen querer ayudar, mejorar las situaciones pero la realidad es que son pocos quienes realemnte cumplen sus promesas. Son pocos quienes actúan.

La desigualdad social y de género en la región es un problema que requiere de la intervención de políticas públicas, con medidas de corto, mediano y largo plazo.

Teniendo esto en cuenta, sin la intervención de estas políticas públicas será imposible erradicar la desigualdad.

Latinoamérica aún carece de políticas públicas bien organizadas y con una perspectiva estratégica en relación al trabajo, donde se incluya la generación de empleos de calidad y la no discriminación en todas sus dimensiones. Así como las poblaciones latinoamericanas presentan profundas diferencias socio-culturales entre sí, tampoco puede asegurarse que existe un solo tipo de mujer latinoamericana. Por lo tanto, la historia de las latinoamericanas debe hacerse a partir de la plena conciencia de esta herencia múltiple.

Traducción Por: Laura Viera A

Deja un comentario