Como me convertí en un fan de U2

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

El 15 de julio fui testigo de una experiencia que si no me equivoco, es una especie de mito para la mayoría de los colombianos: ver a U2 en un concierto en vivo en una de sus giras mundiales.

Lo más cerca que hemos estado de eso fue cuando en tiempos de un alcalde que no vale la pena mencionar, se rumoró que iban a estar en Bogotá para su gira latinoamericana pero que el Gran Gobernador no les prestó el estadio de la ciudad para el show de la que quizás es la banda más grande de estos días (los Beatles y Pink Floyd ya no están).

Consideró que el concierto dañaría la cancha y cuando su equipo de fútbol favorito iba a jugar, no lo iban a encontrar en óptimas condiciones.

Juan David Gómez © Solkes

La verdad del asunto

La verdad es que no vale la pena hablar de este asunto. Los expertos en el tema dicen que no fue real y que la banda nunca consideró a Colombia como una parada en esa gira. De todas maneras estábamos acostumbrados a que los grandes grupos nunca vinieran a Colombia por diferentes razones y se resintió que nos empezaran a considerar como un destino de interés, pero la banda irlandesa nunca consideró a Colombia, hasta ahora.

Terminé embarcado en esta hermosa aventura que no pude dimensionar en absoluto hasta que la viví de verdad, y que debo confesar que me llamo ignorante por no haberme dado cuenta de su grandeza antes – definitivamente puedo decir después de haberlo vivido que es uno de los días más grandes de toda mi vida – porque tengo un novio amante de la música que también muere y vive por U2 y planeó un viaje a Boston para verlos 4 noches seguidas y así completar su décimo show de U2 en su vida.

Juan David Gómez © Solkes

Estaba tan orgulloso y alegre diciéndole a todo el mundo alrededor que era su octavo concierto pero ese orgullo suyo se desvaneció cuando su vecino le dijo que era su 73ª vez. No podía dejar de pensar “está realmente loco por verlos por décima vez e invertir su tiempo en Boston durante 4 noches consecutivas”. Todos le preguntaban si el setlist (otro término que aprendí de él) era diferente de una noche a otra y él les respondía que apenas cambiaban 1 o dos canciones y yo seguía creyendo que definitivamente cada persona tiene su propia locura.

Finalmente, una vez que llegamos encontramos entradas para mí, sólo para la última noche porque las suyas fueron compradas meses antes. No puedo negar que me emocioné, pero nunca imaginé ni por asomo la noche que iba a tener y cómo me iba a gustar no sólo el concierto en vivo después de él, sino también el deseo de ir las otras tres noches.

 

Juan David Gómez © Solkes

Su grandeza

U2 no es indiferente para la gente, es una gran banda pero además son famosos por todo lo que han hecho. Sus canciones han sido verdaderos himnos en todo el mundo durante décadas, pronto habrá cuatro generaciones enteras de jóvenes, entre ellos nuestra generación, por supuesto, que han ido creciendo con sus melodías. La banda sonora de nuestras vidas se ha alegrado en algún momento con una o varias de sus canciones. Sus letras parecen encajar perfectamente en las vivencias de miles de personas en todo el mundo y por muchas otras razones.

Sin embargo, también está esa figura legendaria que hizo U2, ese hombre del que todos conocemos algo o mucho: un hombre espectáculo que ha estado realmente alejado de todo tipo de escándalos mediáticos, de las drogas y de otros escenarios sombríos que son comunes entre los famosos.

Siempre dispuesto a ayudar a la gente, a luchar por los desfavorecidos y por las causas olvidadas, el que ha escrito y dedicado canciones, dinero y todo tipo de recursos a aquellas causas que suelen ser ignoradas: El SIDA, África, el terrorismo, la pobreza, entre otras nobles causas.

Como estrella del rock tengo dos instintos: quiero divertirme y quiero cambiar el mundo. Tengo la oportunidad de hacer ambas cosas.

– Bono –

Es imposible no querer ver a Bono aunque un escenario con más de 20.000 personas se interponga entre él y yo, cuando figuras famosas de todo tipo y condición en todo el mundo lo veneran por lo que es. Lo que ha hecho y lo que significa (ha sido nominado al premio Nobel de la paz en dos ocasiones) y cuando por ejemplo fue el artista invitado para el último adiós en este planeta a Mandela y también fue invitado a recibir en su gobierno al primer presidente afroamericano del país que lidera el desfile mundial.

Todo esto es grande, enorme, magnánimo y espléndido pero si consideramos la banda como es, un grupo de música, y la música como debe ser, un estado de arte, que se hayan hecho famosos por su labor humanitaria les hace perder importancia en cierto modo.

En mi opinión personal, la razón principal del arte es que debe ser capaz de transportarnos, a los espectadores, a otras realidades y proponernos nuevos mundos dejándonos viajar a través de nuestra imaginación, a mundos diferentes del que vivimos.

Juan David Gómez © Solkes

Quizás esta fue otra de las grandes y agradables sorpresas del concierto, o al menos lo fue para mí, el espectáculo es realmente una representación artística a todas luces, durante las tres horas del mismo somos guiados por diferentes realidades mágicas y alucinantes. Siempre hay una canción perfecta y una letra acorde a cada una de las realidades que crean para nosotros.

También nos muestran una escenografía cuidadosamente planificada y todo lo necesario para hacernos olvidar que estamos en un estadio viendo un espectáculo común que también va a llegar a su fin y volveremos a casa a la misma aburrida rutina diaria.

Comenzaron el espectáculo recordándonos a todos que estamos en Boston y todo el público se volvió realmente loco cuando en las pantallas gigantes brilló el hashtag BostonStrong, que es el lema de la campaña publicitaria que surgió como respuesta a la matanza de Boston en 2013. Todo ello, en un país y un mundo en el que aquellos que fueron acosados en su infancia simplemente trataron de desquitarse disparando un arma atacando a inocentes más tarde en su edad adulta.Por ejemplo, como dijo alguien del público que Bono subió al escenario al azar, todos éramos Boston y todos éramos de Boston. Nos transportaron así, a un estado total de simpatía y unión con el dolor ajeno, pero pronto se dieron cuenta de que la energía masiva no era la energía eufórica que debe reinar en un concierto y dieron un giro rápido a través de un espectáculo legendario de Rock and Roll. Una actuación frenética y fiestera y aterrizamos en ese U2 que todos hemos bailado en discotecas alguna vez.

Después hicimos un recorrido nostálgico por la infancia de Bono y le vimos de cerca mientras cantaba I will follow e Iris, una canción dedicada a su madre. Mientras tanto, él estaba dentro de la pantalla LED que cruzaba el escenario, paseando por las calles de su infancia, por Cedarwood Road, el barrio en el que creció y entrando en la casa que según él atestiguó el inicio de todo esto que ahora se llama U2.El concierto continúa y nos golpean con una tanda de todos sus clásicos, uno tras otro: Stuck in a moment, Beautiful Day, With or without you, Where the streets have no name, entre otras.

Demostraron que pertenecen a su público, con un empuje loco por su profesión, sin ganas de irse y quejándose de asuntos ordinarios como que no les admitieron en un Bar la noche anterior porque The Edge no llevaba el DNI.

 

Llegando al final

Finalmente, nos llevaron suavemente por la realidad en la que elegimos vivir, a través de la última de las etapas y realidades propuestas que tenían para nosotros.

Juan David Gómez © Solkes

Una sentida protesta por la situación actual y el deterioro del mundo en el que vivimos: la guerra, la violencia, el terrorismo, el sida y la pobreza y una vez más fuimos todos uno solo, luchando como Bono, por que nuestros hijos tengan un mundo mejor y sostenible mientras la banda volvía a cantar One y todos conseguíamos soñar y pensar que ciertamente era una opción.

La noche terminó, aunque por momentos pensamos que iba a durar una eternidad, pero salimos contentos y con un pleno cumplimiento de nuestros objetivos, mientras que tuve que reconocerle a mi novio que los 73 conciertos de su vecino no le parecían exagerados y que si pensaba llamarlo empate, definitivamente podía contar conmigo como su escudera. Realmente, ir a ver a U2 fue mucho más de lo que esperaba y mucho más que la mayoría de las experiencias que he tenido en toda mi vida

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario