Un romance eterno con la canción

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Iomma © Solkes

Al parecer, hoy por hoy, son cada vez más los grupos latinoamericanos tocando en diferentes rincones. Pero, esta es una percepción equivocada ya que la música ha estado presente en nuestra sangre siempre y tanto la música y las personas que hacen parte de este universo son únicas e irrepetibles. Ioma y Tiago son el ejemplo vivo de este hecho.

 

Iomma and Tiago

Es posible encontrarlos en la tarima de D’Toluca, en la ciudad de Cali y ahí los conocí yo. Cada fin de semana, le ofrecen al público la oportunidad de sumergirse en un mundo paralelo, estar en otra dimensión.

El motivo es que desde hace algún tiempo su sonido atraviesa uno de sus momentos más fructíferos. De alguna manera representan, un poco de lo alternativo, lo latino, lo tradicional y lo urbano. Hay varios sonidos que son representativos, después de todo ellos se definen como una banda alternativa, urbana y latina.

A la hora de tener la oportunidad de celebrar el amor por la música, las noches son pocas y largas. Es un amor verdadero. Hay que tener en cuenta que lo sonoro como soporte artístico vive un auge en Cali. Es una de sus expresiones más básicas del arte. Por algún motivo que desconocemos lo sonoro, la música, parece ser siempre una hilo conductor en la vida de todas las personas.

“Creemos que es un disfrute total, las artes en todo su esplendor permiten el libre pensamiento y lo tan anhelado que es la libertad, ya sea a la hora de componer, transmitir al público mientras cantas, mientras tocas un instrumento, te permiten dibujar historias para luego ser plasmadas”.

Una de las cosas más difíciles, en este momento, es que debido al período de encierro de Covid – 19 al que han sido sometidos los colombianos, el escenario en D’Toluca esta vacío. El restaurante esta cerrado desde hace meses. Esto ha significado que Ioma y Tiago no han podido jugar con la audiencia habitual.

 

Enamorarse de la música

Desde hace siglos se ha reconocido que la música tenía un poder especial. En la Antigua Grecia se creía que imitaba los estado emocionales del alma y por ello tenía el poder de introducir dentro de nosotros determinados sentimientos y sensaciones. Y, no estaban tan equivocados ya que la música es muy importante en la vida de algunas personas. Su poder es enorme y por ello no me refiero al poder monetario que la circula. Me refiero a que produce sensaciones irreemplazables.

La música es capaz de emocionarnos, ayudarnos, acompañarnos, enseñarnos, conmocionarnos, alegrarnos, entristecernos.

Iomma © Solkes

Como muchas de las personas en la escena musical ellos han decidido tocar varios instrumentos. Esto es fundamental a la hora de encontrar la armonía, el ritmo perfecto, el beat deseado. “Toco el Bajo, la guitarra, y me defiendo con el Cajón peruano, me encanta su sonido y como le da fuerza a los formatos acústicos. Hago algunas cosas en el piano. Me llama mucho la atención la percusión menor (Congas, Maracas, Bongo, etc…), dice Tiago mientras que Ioma aclara que “hace mucho tiempo aprendí a tocar algo de piano, y violín sin ser profesional en ninguno de estos dos instrumentos”.

“Hay gente que pasa sus últimos años en un escenario, hay gente que solo se hace famosa con una canción, otros no quieren volver a cantar, y también algunos que no necesitan llegar a la fama para ser felices.”

Podría decirse que la carrera por hacer parte del mundo de la música comenzó durante la infancia de ambos. “Desde que estábamos muy pequeños, quizá disfrutábamos tanto la radio que tratábamos de imitar a los artistas que más nos gustaban, sin importar género musical”, cuenta Tiago con seguridad en su voz. “Buscaba algún objeto parecido a un micrófono para intentar imitar como si estuviera dando un concierto pero en mis sueños”, cuenta Iomma recordando viejas épocas.

Iomma © Solkes

Aunque toda la música influye directa o indirectamente. Por esto mismo ellos están abiertos a todo los que hay, a todo lo que suena, a cada nota que vibra en los aires. Algunos de los artistas que han influenciado a este dúo musical han sido: Jhon Mayer, Scorpions, Metallica, Hector Lavoe, Rocío Durcal, Cristian Castro, Ray Charles, Carlos Vives, Kool and the Gang, Adele, Jon Secada, Bobby Cruz, Celia Cruz, entre otros.

Sin embargo, hay una mujer que se destaca por encima de todas las otras influencias y pautas musicales: Ella Fitzgerald (Cantante Estadounidense) “es ella brillando con luz propia con una energía increíble que no te permite parpadear cuando estas observando su trabajo. Sus ganas, y movimientos en el escenario acompañados obvio, de su excelente voz son una influencia total en nuestra música”.

 

El plan

Ser artista y no morir de hambre en el intento es bastante difícil, pero nunca se han rendido. La idea para ellos siempre ha sido que la gente tenga la posibilidad de identificarlos con un sonido único, pero que no se pareciera a nadie que ya existiera.
Ioma no es muy alta (obviamente más que yo), cuerpo delgado pero voz rebelde y potente. Ella baila como loca, como si creyera que la vida durará solo ese instante y que cada segundo mereciera una fiesta. Tiago por otro lado, es….

La idea, el plan es que la carrera musical sea larga, buena. La idea es perderse en la música y vivir con, por y para ella. “Nosotros queremos que la música haga parte de cada día, tenemos esa división entre espacio y tiempo donde la música perdura y encaja a la perfección.”

Aunque son un dúo dentro y fuera del escenario, ellos son ante todo individuos enamorados del arte. Crecieron inmersos en el y reconocen la fuerza en el.

“Hemos tomado una importante medida cuando salimos a algún lugar en especial y es cargar libreta y lapicero porque la inspiración llega sin buscarla”.

Así mismo, tanto Ioma como Tiago tienen ideas claras sobre con quien compartir un escenario. Para Tiago, Reyli Barba, cantante y compositor mexicano, sería un placer, su voz (la de Barba) es admirable. Por otro lado, Ioma considera que compartir escenario con Cristian Castro, componer una canción con él o cantar a su lado seria un sueño.

No es ningún secreto, Iomma y Tiago viven de y por la música. Las canciones son un trabajo en equipo, un trabajo que crece en sus almas e impregna al mundo.

Ellos siempre están buscando algo nuevo y puede estar a la vuelta de la esquina, cuando van a comprar discos o se toman un café. “Tiago compone las canciones, yo (Ioma) ayudo en la estructura y de pronto en alguna frase o título que haga falta, yo también escribo pero él la tiene más clara en cuanto a la inspiración, dice tímidamente entre risas. En términos de inspiración y musas son uno de esos males necesarios. Sin musa no hay inspiración y sin inspiración la musa no sirve de nada.

Por equivocado que parezca, son demasiadas las personas que conforman una banda de rock pensando que el éxito llegará rápido y los millones caerán del cielo. No piensan que es un trabajo duro, de dedicación, de aprendizaje.

Iomma © Solkes

Pero, en términos generales, la vida no es tan simple como una ecuación matemática. Hay personas que estudian música hay otros que tienen una relación empírica con ella.

 

Es como un matrimonio

Una banda es como un matrimonio. Es una de esas uniones que debe trascender todo tipo de problemas y sin importar los altibajos del día a día permanece unida y en constante evolución. Teniendo esto en cuenta, hay personas que consideran que llegar “lejos” es equivalente a tener fama, dinero, a ser reconocido en las calles y hay otros que consideran que llegar “lejos” es dedicarse a la música, a componer, a tener una tarima donde tocar y cantar.

Iomma © Solkes

Todos los músicos tienen que desarrollar su talento, a pulirlo. Por esto mismo encontrar un estilo propio no es tarea fácil. “Se logra con mucha experiencia, después de muchas canciones. Ese estilo propio se plasma en canciones suaves al principio que explotan y que sorprenden después, sacándome del confort del momento de una forma muy sutil.”

Da igual, pase lo que pase, Iomma y Tiago se desvelan, invierten en su equipo, y hacen todo eso y más, por amor al arte. Determinación, pasión, entrega y trayectoria son características de estas personas maravillosas que no sólo los describen como artistas sino que como un ejemplo para otros. Hablando con ellos, verlos en un escenario, dejar que sus composiciones atraviesen el alma y la voz retumbe en el corazón nos muestran que muchas veces la realización y felicidad se encuentra en el camino y no necesariamente al haber llegado a la supuesta meta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *