Perdida en el arte

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Berlín siempre me ha mostrado que el mundo es una y mil puertas infinitas. Nuevamente, lo he confirmado al conocer a Duna Rolando, madre y artista consagrada que lleva la mitad de su vida viviendo fuera del rincón del mundo que la vio nacer, Buenos Aires – Argentina.

La entrevista

D.Rolando © Solkes

No fue una entrevista aburrida, por el contrario fue una conversación entre 2 mujeres amantes del arte. Logramos hacernos a un tipo de entrevista que no es fácil de alcanzar, a modo de charla de viejas amistades donde recorremos su vida y el sentido que le otorga a su obra…yo, con un te y ella con su mate.

Esta fue una conversación fluida entre un acento argentino y colombiano. Las dos sentadas en su taller, rodeadas de madera, pintura y lienzos. Los minutos pasaron volando, pasaron muy deprisa para mi gusto. Me perdí en cada una de sus historias, de su pasión por el arte en cada una de sus formas.

Ella siempre ha estado buscando nuevas “llaves” para continuar creando, soñando,componiendo. Su obra como me lo contó ha mantenido un tinte biográfico.

Su deseo de alguna manera es ir descosiendo la historia de alguien que se ha animado a ser el protagonista de su propio relato.

D.Rolando © Solkes

A las tierras germanas (Aachen) llegó por el Arte. En ese momento de su vida hacia instalaciones, fotografía y libros objetos. La cosa se fue desarrollando bastante.

Antes, sin embargo, paso dos años en España, lugar en la que había iniciado con los libros objeto y donde continuaba con la pintura.

Laura Viera Abadía: ¿Cómo fue Alemania para tu desarrollo artístico?

Duna: Pues cuando llegue aquí la influencia del conceptualismo fue bastante fuerte. Entonces me despoje de bastante y le puse más peso a lo conceptual./p>

Laura Viera Abadía: Y después?

Duna: Desarrollé el tema de las instalaciones con los libros. Los libros estaban integrados en las instalaciones y en el momento fotografía analógica, por su puesto. Todo esto fue hasta el 98 que me mude a Berlin, antes estaba en Aachen.

Laura Viera Abadía: ¿Qué paso exactamente después de que te mudas a Berlin?

Duna: Deje de hacer arte y me empece a dedicar a la ilustración. Empecé de zero.

Christian H. © Solkes

La expresión artística no tiene limite

Ella es así, de eso me he dado cuenta. La idea de limitarse únicamente a un lado de la expresión artística parece no ir con ella. El cambio es necesario. En más de una ocasión, empezar de nuevo, tirarse al vacío es exactamente lo que se necesita para empezar o solo con un nuevo proyecto si no que también con nuevos aires.

Luego de dedicarse a la ilustración comenzó a trabajar en una productora de cine infantil. Esto lo hizo por una década. La suerte de encontrar un canal de trabajo hizo que todo fluyera con mayor tranquilidad. Ahí estuvo entregada a su trabajo hasta que se harto (sus palabras).

la fotografía no me interesaba como expresión si no como medio para lograra otra cosa

Cabe recalcar que la dedicación de cambio más fuerte fue esa. La de dejar el arte por dedicarse a un producto. Fue una decision que tomo por el sin sentido. Ella quería hacer algo productivo, que ayudara a la sociedad y como acababa de ser madre por segunda “quería hacer algo que sirviera y la ilustración servia para generar un mundo paralelo a una historia, tenía un propósito”.

Laura Viera Abadía: Ok, una década en la productora y ¿luego que hiciste?

Duna: Pues, cuando lo deje retome la plástica desde la pintura. Y me puse a pintar retratos, me encauce en el color.

Laura Viera Abadía: ¿Dejaste de lado la fotografía?

Duna: Si. Yo tomo decisiones radicales en mi vida.

Zöe von Lengerke. © Solkes

Momento para el cambio

Luego de una década en el mundo del cine infantil llego el momento de cambiar nuevamente. Tal como lo explica Duna, se dieron una serie de cambios que hicieron esa transición un paso lógico.

Laura Viera Abadía: ¿Cómo fue esa transición?

Duna: Pues la hice con una mano adelante y otra atrás… no tenia plan B, no tenía nada. Me toco reinventar mi vida. Y ahí fue cuando empecé a cantar en público.

Laura Viera Abadía: Bueno, cambiemos un momento de tema… ¿cómo incursionaste en el canto?

Duna: Eso fue un regalo de la vida. En el 2007 conocí a mi marido actual y es guitarrista de Tango y él me animo a cantar en público.

Laura Viera Abadía: ¿No te pusiste nerviosa, pasando de cantar de tu ducha a hacerlo enfrente de un público que por lo general conoce y se identifica con lo que cantas?

Duna: Claro! Además la producción de la plástica es algo privado, solitario y el feedback esta demorado. La música tiene eso que es directa. Creo que me costo dos años poder relajarme en el escenario y disfrutar.

D.Rolando © Solkes

Quisiera hacer un paréntesis, dado que aunque el arte es arte, las artes plásticas son aquellas que utilizan materiales que pueden ser modificados o forjados por el artista para crear una obra. Se podría decir que son exteriorizaciones del ser humano que reflejan algún producto de su imaginación o su visión de la realidad.

Entonces, Duna, esta magnifica artista argentina, es una gran artista plástica. Esto lo aseguro con total tranquilidad dado que se vale de varias disciplinas artísticas a la vez. Esto se lleva a acabo porque el artista aplica sus conocimientos para realizar sus obras con diferentes materiales, medios y técnicas.

Me atrevo a decir que maneja un lenguaje pictórico directo, realista, un universo fluido y leve, hecho de color y luz. Sus obras reconducen a aquella sensación de levedad que se vive.

Su arte es simbólico, humanista, obras que se aproximan a concepciones soñadores de la realidad. Soñadora y emocional, en permanente evolución, busca la simplicidad en sus obras e intenta ser fiel a sus principios.

Y, debemos tener en cuenta que el arte es la visión sensible del ser humano acerca del mundo ya sea real o imaginario. Los artistas expresan sus percepciones, emociones y sensaciones a través de diversos recursos lingüísticos, plásticos y sonoros. Teniendo esto en cuanta pregunto algo que parece fundamental en las obras de Duna.

Laura Viera Abadía: Algo me genera curiosidad, ¿porqué dices que tu obra es biográfica?

Duna: Porque tengo necesidad de revisar, repasar la historia de mi familia y mi historia con relación a ella. Es una forma de ir lavando las heridas.

Entonces, basándome en la respuesta anterior me atrevo a decir que una obra de arte, por lo tanto, es un producto que transmite una idea o una expresión sensible.

Se trata de la creación que cristaliza las intenciones de un artista.

D.Rolando © Solkes

En la adolescencia empezó a dedicarse al arte. Ella quería ser pianista, pero los medios no estaban presentándose y al ser autónoma decidió que iba a dibujar. Esto lo hacia mientras terminaba el bachillerato y después empezó a estudiar arte.

Laura Viera Abadía: ¿Si no te hubieras dedicado al arte que hubieras hecho?

Duna: Psicología (me responde entre seriedad absoluta y risas).

Se mueve por encargos privados, por ventas privadas, de dar clases de dibujo y pintura realista y de la música.

Laura Viera Abadía: ¿Es complicado enseñar?

Duna: Todo el mundo puede aprender. Algunos tienen más habilidad pero yo creo que todo le mundo puede aprender lo que quiera aprender.

Laura Viera Abadía: ¿Qué es lo más difícil de ser profesora?

Duna: Hay métodos, intento transmitir el método que me sirvió a mi. Lo más difícil es cuando el otro se cierra, tratar de acceder a alguien cuando tienen mucho miedo.

Yo soy como el ave fénix, se destruye y vuelve a comenzar

El ritual

Laura Viera Abadía: ¿Tu crees que el arte es una de esas herramientas que debería estar incluida en la vida de todas las personas?

Duna: Yo creo que el arte es necesario para quien lo necesita. De lo que estoy convencida es de que todo el mundo esta en condiciones de hacer arte. También creo que la expresión creativa es una necesidad, si la persona no siente la necesidad pues no tiene porque hacerlo.

Su vocación se ha ido forjando tanto académicamente como con la experiencia misma del día a día.

D.Rolando © Solkes

Disfruta del olor a la pintura, de la intimidad, del ritual, porque sus obras son el final de un acto ritualista.

Así mismo, disfruta demasiado de la música, del escenario, de las notas y las letras saliendo de sus cuerdas y retumbando entre las paredes.

Laura Viera Abadía: Duna, por favor dime en tan pocas palabras como puedas, aunque no tienes un límite, ¿qué significa el canto y que dignifica la plástica?

Duna: Yo no haría diferencia entre canto y plástica y … los dos son para mi una salvación. Me salvaron de la locura, es mi necesidad para estar viva.

Duna me lo ha dejado claro nuevamente. El contenido de la vida tiene mucho que ver con las emociones con las que narramos lo vividocon las que nos sostenemos en el presente y con las que nos proyectamos hacia el futuro. El arte, es un elemento fundamental de la cultura que nos permite conocer a través de él las ideas y estados que predominaban en un determinado tiempo y lugar.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario