Alianzas para los bosques

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Los bosques son esenciales para el desarrollo global y para prevenir el peligroso cambio climático, pero pareciera que los mercados no se dan cuenta de esto.

Dependemos de los bosques para sobrevivir, desde el aire que respiramos hasta la madera que utilizamos. Además de proporcionar hábitats para los animales y medios de vida para los seres humanos, los bosques también ofrecen protección a las cuencas hidrográficas, evitan la erosión del suelo y reducen el cambio climático. Sin embargo, a pesar de nuestra dependencia de los bosques, a pesar de que nuestro sustento está entrelazado con ellos, estamos permitiendo que se extingan.

Luis Fernando Rios © Solkes

Por si no lo sabían, los bosques son el hogar de distintas especies de árboles, anfibios, aves y mamíferos, pero se enfrentan a una combinación de amenazas.

Estas amenazas son el resultado de nuestra especie, la especie humana. Nuestro continuo deseo de evolucionar, crear, construir y descubrir nos ha llevado a destruir nuestros recursos naturales.

La importancia de los bosques

Después de los océanos, los bosques son los mayores almacenes de carbono del mundo. Los bosques proporcionan servicios ecosistémicos que son fundamentales para el bienestar humano. Algunos de ellos son

1. Absorber los gases de efecto invernadero perjudiciales que producen el cambio climático.
2. Proporcionar agua limpia para beber, bañarse y otras necesidades domésticas.
3. Proteger las cuencas hidrográficas y reducir o frenar la cantidad de erosión y productos químicos que llegan a los cursos de agua.
4. Servir de amortiguador en catástrofes naturales como inundaciones y lluvias.
5. Proporcionan el hábitat a más de la mitad de las especies terrestres del mundo.

Para que quede claro, hay diferentes tipos de bosques. Están conformados por la cantidad de radiación solar y precipitaciones y estas condiciones determinan qué organismos pueden sobrevivir en una zona u otra. En consecuencia, hay tres tipos de bosques: boreales, templados y tropicales.

Luca Bravo for Unpslash © Solkes

Los bosques boreales, se encuentran más al norte, experimentan inviernos largos y fríos con estaciones de crecimiento cortas. Los bosques templados, se encuentran en las latitudes medias, tienen cuatro estaciones distintas. Los bosques tropicales, se encuentran a lo largo del ecuador, experimentan altas temperaturas, largas estaciones de crecimiento y albergan cantidades inconcebibles de biodiversidad.

Los bosques boreales suelen tener suelos poco profundos, ácidos y pobres en nutrientes. El cambio climático es una de las principales amenazas para los bosques boreales. A medida que aumentan las temperaturas, el suelo se vuelve blando y pantanoso y muchos árboles acaban perdiendo estabilidad y muriendo.

Casey Horner for Unpslash © Solkes

Los bosques templados están situados en latitudes medias, lo que les confiere sus características cuatro estaciones. En ellos viven osos, gatos monteses, ardillas y ciervos.

En los bosques templados encontramos: Bosques de hoja caduca, Bosques de coníferas y Bosques tropicales.

Por ejemplo, el Amazonas –la mayor selva tropical del mundo– tiene unas 15.000 especies de árboles, unas 3.000 especies de peces en el sistema fluvial y actualmente hay 1.300 especies de aves descritas. Sin embargo, alrededor del 17% ha sido deforestado.

Los bosques tropicales son bosques que crecen dentro de los 28 grados al norte o al sur del ecuador. Son lugares muy húmedos, que reciben más de 200 cm de lluvia al año, ya sea de forma estacional o durante todo el año.

Los bosques tropicales son algunas de las zonas más ricas y emocionantes del planeta. Albergan árboles gigantescos, pájaros de colores y una enorme variedad de mamíferos fascinantes.

De hecho, cerca del 80% de las especies documentadas del mundo se encuentran en los bosques tropicales. Estos bosques cubren sólo una décima parte de la superficie del planeta.

Hay varios tipos de tropicales, que son: Bosque tropical perenne, Bosque tropical húmedo, Bosque tropical seco y Manglar.

Asociaciones para los bosques

Dado que la deforestación es un problema actual que parece no tener fin, muchos han decidido trabajar para encontrar una solución viable. Así es como llegamos a Partnerships for Forests. Así que, ante esta oportunidad, decidí dirigirme a entrevistar a Luis Fernando Ríos, que es el director de esta ONG en Colombia.

La idea de esta ONG es reducir la presión sobre los bosques y mejorar los medios de vida.

Miha Rekar for Unpslash © Solkes

Laura Viera A: ¿Cuándo y cómo se creó Partnerships for Forests?

Luis Fernando Ríos, gerente de país en Colombia: En septiembre de 2014, una coalición de gobiernos, corporaciones, organizaciones indígenas y organizaciones no gubernamentales firmaron la Declaración de Nueva York sobre los Bosques (NYDF), que trazó 10 objetivos y un plan de acción. Entre los esfuerzos estaban la reducción de aproximadamente 9 millones de toneladas de CO2 anuales, la reducción de la tasa de pérdida de bosques para 2030, así como la eliminación de la deforestación en las cadenas agrícolas y la asociada a las necesidades básicas. Asimismo, se proyectaron objetivos para apoyar la implementación de estrategias, la generación de políticas públicas, así como la gobernanza y el empoderamiento de las comunidades locales.

Laura Viera A:¿Hubo algún cambio durante el Acuerdo de París?

Luis Fernando Ríos, gerente de país en Colombia: Sí. En 2015, en el marco del Acuerdo de París y en seguimiento a la Declaración de Nueva York, nueve países europeos firmaron la Declaración con el propósito de promover materias primas libres de deforestación a través de la cooperación con el sector público y privado.

Laura Viera A: ¿Y luego qué pasó?

Luis Fernando Ríos, gerente de país en Colombia:En 2016 el gobierno del Reino Unido lanzó un programa en África y Asia, financiado por el Departamento de Desarrollo Internacional (DFID) para proporcionar asistencia técnica y financiera para fortalecer alternativas de uso sostenible de la tierra y cadenas de valor sostenibles comprometidas con la mejora de la calidad de vida de las personas y la obtención de resultados de deforestación cero. Los buenos resultados impulsaron la ampliación del programa a América Latina con el apoyo del Departamento de Negocios, Energía y Estrategia Industrial (BEIS).

Partnerships for Forests trabaja en África Oriental, Occidental y Central, el Sudeste Asiático y América Latina. En todos estos lugares existen importantes oportunidades de inversión en bosques y uso de la tierra sostenibles.

El programa (Partnerships for Forests) fue creado y es financiado por el gobierno del Reino Unido y es implementado por The Palladium Group y SYSTEMIQ.

El propósito principal es generar un cambio para asegurar cadenas de valor sostenibles y generar beneficios que incluyan la biodiversidad y la equidad de género en las propuestas de valor.

El problema

El problema al que nos enfrentamos no es nada sencillo. Nuestro problema es la deforestación. La deforestación es la tala intencionada de tierras boscosas. A lo largo de la historia y en los tiempos modernos, los bosques han sido eliminados.

Como sabemos, los bosques contienen algunas de las más ricas concentraciones de biodiversidad del planeta.

Dave Herring for Unpslash © Solkes

Además, 300 millones de personas viven en los bosques, incluidos 60 millones de indígenas. Entre 1990 y 2015, el mundo perdió unos 129 millones de hectáreas de bosque, una superficie del tamaño de Sudáfrica.

Laura Viera A: ¿Cuándo y cómo se creó Partnerships for Forests?

Luis Fernando Ríos, gerente de país en Colombia:En septiembre de 2014 una coalición de gobiernos, corporaciones, organizaciones indígenas, y organizaciones no gubernamentales firmaron la Declaración de Nueva York sobre los Bosques (NYDF) a través de la cual se trazaron 10 metas y un plan de acción. Dentro de los esfuerzos se buscaba la reducción de aproximadamente 9 millones de toneladas de CO2 anualmente, la reducción en la tasa de perdida de bosques para el 2030 así como la eliminación de la deforestación en cadenas agrícolas y la asociada a necesidades básicas. Igualmente, se proyectaron objetivos para apoyar la implementación de las estrategias, la generación de políticas públicas, así como la gobernanza y el empoderamiento de las comunidades locales.  Adicionalmente, en el 2015, en el marco del Acuerdo de París y dando continuidad a la Declaración de Nueva York, nueve países europeos firmaron la Declaración con el propósito de impulsar materias primas libres de deforestación a través de la cooperación con el sector público y privado.

Es así como en 2016 el gobierno del Reino Unido puso en marcha un programa en África y Asia, financiado por el Departamento de Desarrollo Internacional (DFID) para proporcionar asistencia técnica y financiera para el fortalecimiento de alternativas sostenibles para el uso del suelo y cadenas de valor sostenibles comprometidas con mejorar la calidad de vida de las personas y entregar resultados con cero deforestación. Los buenos resultados impulsaron la expansión del programa a América Latina con el apoyo del Departamento de Estrategia Comercial, Energética e Industrial (BEIS).

Laura Viera A: ¿Cuál es el problema?

Luis Fernando Ríos, gerente de país en Colombia: Solo para dar un ejemplo, en 2020 Colombia perdió 2,3 millones de hectáreas de bosque por deforestación, lo que nos hace estar por encima de países como Bolivia, Ecuador y Perú. Según el IDEAM, desde 1990 se ha perdido aproximadamente el 7% de la cobertura forestal en el país, donde ecosistemas como el bosque seco ya han perdido el 90% de su territorio original debido a la expansión de la frontera agrícola. Por otro lado, el 66% de los bosques del país están en la Amazonía, región que perdió más de 100 mil hectáreas en 2020. En 2021 se observa una disminución de la deforestación, pero las cifras siguen siendo muy altas. Si bien los efectos sobre la biodiversidad y la función y estructura de estos ecosistemas se ven seriamente afectados, es necesario pensar en las causas más profundas que han generado estos escenarios. Asimismo, no hemos logrado dar alternativas de subsistencia a las comunidades que viven en estas zonas, por lo que es importante generar oportunidades productivas sostenibles para estas comunidades, donde puedan aprovechar los recursos naturales sin afectar los ciclos naturales y en armonía con la biodiversidad.

Es sumamente triste pero, la deforestación ha alterado enormemente los paisajes en todo el mundo. La deforestación supone un problema medioambiental.

La deforestación no sólo perjudica a los distintos climas del mundo, sino que también supone una gran amenaza para las plantas y los animales que viven en el bosque.

Cuando se produce la deforestación, implica la tala de grandes cantidades de árboles y vegetación.

Karsten Wonegeart for Unpslash © Solkes

Algunos animales pueden encontrar otras fuentes de alimento, pero otros mueren y, en algunos casos, se extinguen por completo.

Hace dos mil años, el 80% de Europa Occidental estaba cubierta de bosques. Sin embargo, en la actualidad sólo es el 34%.

En América del Norte, cerca de la mitad de los bosques de la parte oriental del continente fueron talados para obtener madera y para la agricultura.

China ha perdido grandes extensiones de sus bosques en los últimos 4.000 años y ahora apenas supera el 20%. Gran parte de las tierras de cultivo de la Tierra fueron en su día bosques.

Actualmente, la mayor cantidad de deforestación se está produciendo en los bosques tropicales, con la ayuda de la construcción de extensas carreteras en regiones que antes eran casi inaccesibles.

La construcción o mejora de las carreteras en los bosques los hace más accesibles para su explotación.

Los bosques tropicales también se talan para dejar paso a la tala, la ganadería y las plantaciones de palma aceitera y caucho.

Consecuencias de la deforestación
Obviamente, la deforestación tiene muchas consecuencias. Puede hacer que se libere más dióxido de carbono a la atmósfera. Esto se debe a que los árboles toman dióxido de carbono del aire para la fotosíntesis, y el carbono queda bloqueado químicamente en su madera.

Cuando se queman los árboles, el carbono vuelve a la atmósfera en forma de dióxido de carbono. Y el problema es que con menos árboles para absorber el dióxido de carbono, el gas de efecto invernadero se acumula en la atmósfera y acelera el calentamiento global.

La pérdida de árboles de un bosque puede dejar el suelo más propenso a la erosión.

Laura Viera A: ¿Hay que trabajar para cuidar los bosques?

Luis Fernando Ríos, gerente de país en Colombia: Absolutamente. Los seres humanos dependen de la naturaleza y, en particular, de los bosques para obtener alimentos, el aire que respiramos, el agua y las materias primas que utilizamos, entre otros servicios de los ecosistemas. Además, se calcula que 2.000 millones de personas requieren directa o indirectamente de los bosques para su subsistencia y estos ecosistemas dan trabajo a más de 13 millones de personas. Los bosques cubren el 30% de la superficie terrestre, pero están desapareciendo a un ritmo alarmante, afectando incluso a los procesos planetarios. Por otra parte, el 80% de la biodiversidad terrestre está presente en estos ecosistemas y la destrucción de estos hábitats pone en riesgo de extinción entre 400 y 600 especies anuales. El uso insostenible de las materias primas forestales y agrícolas provoca el 50% de la deforestación, alterando los ciclos de nutrientes, los regímenes de lluvias y limitando la capacidad de estos ecosistemas para absorber carbono y regular el clima como medio de adaptación al cambio climático.

El cuidado de estos ecosistemas tiene mucho que ver con el futuro de los humanos. Por esto mismo, necesitamos una visión que nos de la misma importancia a la protection de la biodíversidad, bosques, sistemas de producción y bienestar de las personas.

Otro problema es que, afecta a la biodiversidad del mundo. Sin el refugio, la comida y el agua que proporcionan los bosques, muchos miles de especies que coexisten dentro y debajo de las copas de los árboles también desaparecen.

Los bosques tropicales albergan un gran número de especies animales y vegetales. Cuando los bosques se talan o se queman, pueden llevar a muchas de esas especies a la extinción. Algunos científicos dicen que ya estamos en medio de un episodio de extinción masiva.

Aunque la deforestación puede ser permanente, no siempre es así. En Norteamérica, por ejemplo, los bosques de muchas zonas están regresando gracias a los esfuerzos de conservación.

Laura Viera A: ¿Se ha encontrado con realidades absurdas o impactantes en Colombia?

Luis Fernando Ríos, gerente de país en Colombia: Hemos visto problemas de seguridad en el país. Algunos proyectos no han podido avanzar, ni siquiera ser considerados. Muchas de las zonas de alta deforestación en el país coinciden con que tienen complicaciones de seguridad y hay una alta presencia de grupos armados ilegales. La presencia del Estado en algunas de estas zonas es inexistente. En algunas partes del país, los productos forestales no madereros no se conocen en absoluto. Nadie los consume ni los utiliza, mientras que en otras partes del mundo son demandados a un precio muy alto.

En busca de una solución

En la actualidad, los mercados no dan valor a los beneficios sociales y medioambientales que proporcionan los bosques. En consecuencia, las inversiones sostenibles que sí tienen en cuenta estos beneficios pueden ser difíciles de realizar.

La mayoría de las veces, los beneficios económicos a corto plazo de la degradación o conversión de los bosques son mayores que los de dejarlos en pie.

Luis Fernando Rios © Solkes

Por ello, se necesitan nuevos enfoques que involucren a todos los actores clave.

Las Asociaciones para los Bosques reúnen inversiones en las que el sector privado, el sector público y las comunidades pueden conseguir un valor compartido de los bosques sostenibles y del uso sostenible de la tierra.

Laura Viera A: Hemos avanzado en muchos aspectos como sociedad, sin embargo, el tema de la deforestación sigue vigente y parece no tener fin, ¿qué debemos hacer para cambiar esto en Colombia?

Luis Fernando Ríos, gerente de país en Colombia: Es importante destacar que Colombia ha avanzado en el desarrollo de políticas públicas para la prevención de la deforestación. Creemos que el nuevo decreto de productos forestales no maderables (690 de 2021), que ayudamos a formular y socializar desde Alianzas por los Bosques , que establece reglas claras para la expedición de permisos de aprovechamiento de productos no maderables, debe ser socializado y promovido entre los tomadores de decisiones a nivel nacional y local. Este decreto busca el aprovechamiento del bosque y que sus recursos puedan ser cosechados siempre y cuando se haga de manera sostenible. Por ello, este proceso busca involucrar a las comunidades que habitan estas zonas, pero también al sector privado, ya que existe una creciente demanda del mercado por materias primas sostenibles, más naturales y que no generen impactos negativos.

Firos nv for Unpslash © Solkes

Laura Viera A: ¿Qué puede hacer el sector privado?

Luis Fernando Ríos, gerente de país en Colombia: El sector privado debe participar como un actor clave porque tiene la capacidad de incorporar el valor de la biodiversidad y el mejor uso del suelo en los mercados. Asimismo, a través de las empresas se materializa la posibilidad de generar soluciones sostenibles para la generación de impactos duraderos, además de dejar capacidad instalada para replicar este tipo de iniciativas. Adicionalmente, es necesario convertir los objetivos de conservación en modelos de negocio financiables y simultáneamente fortalecer las sinergias entre el sector privado, el público y las comunidades para catalizar la inversión en bosques y el uso sostenible del suelo, pues solo así será posible alcanzar las metas planteadas para el 2030 en materia de biodiversidad y cambio climático.

Laura Viera A: ¿Cuáles son los objetivos a corto, medio y largo plazo?

Luis Fernando Ríos, gerente de país en Colombia: La visión macro basada en los acuerdos internacionales implica reducir la pobreza y las emisiones de gases de efecto invernadero simultáneamente con la conservación de la biodiversidad para 2025. Sin embargo, esto requiere de grandes esfuerzos en múltiples dimensiones, por lo que Alianzas por los Bosques ha establecido metas para el 2023 en el ámbito del programa que contribuyen a este gran objetivo y al mismo tiempo proporcionan información verificable de seguimiento, monitoreo y evaluación de los logros alcanzados. En primer lugar, Alianzas por los Bosques busca impactar positivamente a un total de 80.000 personas en África, Asia y América Latina, como beneficiarios directos del programa, dentro de las cinco categorías de capital humano, social, natural, físico y financiero. El programa también busca tener 1 millón de hectáreas de ecosistemas bajo protección, de las cuales 220.000 deben estar en América Latina, desde ecosistemas prístinos con enfoques de protección hasta ecosistemas degradados para los cuales, por ejemplo, se están implementando actividades de restauración. Por último, el programa pretende movilizar 33 millones de libras esterlinas de capital privado en América Latina, con un objetivo global de 150 millones de libras esterlinas que se materializan a través de un aumento de los ingresos o de la cofinanciación. En todos los objetivos ya hemos superado el 50% de los resultados previstos para diciembre de 2020.

Las ruedas del cambio

Para lograr el cambio que desean, han decidido centrarse en tres partes diferentes del mundo. En América Latina, trabajan en Brasil, Colombia y Perú. En África, se centran en África Oriental, Central y Occidental. Y, en el Sudeste Asiático. Actualmente tienen 25 proyectos en África, 37 en Asia y 43 en América Latina.

El funcionamiento de P4F es homogéneo en las distintas regiones del mundo.  Existen condiciones favorables, alianzas para los bosques y medidas de demanda. Además, podemos ver que hay solapamientos en algunos de los proyectos. Por ejemplo, hay proyectos para garantizar que la cadena de valor del caucho sea inclusiva y sostenible en Brasil, pero también en Malasia, Singapur e Indonesia.  Los proyectos sobre el cacao existen en Sierra Leona, Costa de Marfil y Ghana y uno en Brasil, y se está estructurando uno en Perú.

Redcharlie for Unpslash © Solkes

La gran mayoría de los bosques tropicales húmedos y tropicales de África existen en África Occidental y Central. Sólo en África Occidental y Central se encuentra el 8% de todos los bosques del mundo y el 25% de los bosques tropicales mundiales. Sin embargo, la región está perdiendo rápidamente sus recursos forestales debido a prácticas insostenibles de uso de la tierra.

El África tropical se enfrenta a un enorme problema debido al rápido crecimiento de la población humana.

Las selvas tropicales son bosques húmedos de variedades semicaducifolias distribuidos en nueve países de África Occidental. La falta de datos fiables y de información de encuestas en algunos países ha hecho que la cuenta de las áreas de bosque intacto sea difícil de determinar. Por lo tanto, la cantidad y la tasa de deforestación en África son menos conocidas que en otras regiones de los trópicos.

Laura Viera A: ¿Cómo se desarrolla el trabajo entre ustedes y los gobiernos? Ejemplo: Colombia, Perú y Brasil.

Luis Fernando Ríos, gerente de país en Colombia: Como el proyecto es financiado por el gobierno del Reino Unido, las embajadas en cada uno de los países juegan un papel muy importante de articulación con los gobiernos y tomadores de decisiones. La embajada también nos apoya en temas de trámites, consultas, viabilidad y muchas veces nos apoyan con acercamientos al gobierno.  Desde Colombia P4F, por ejemplo, nos hemos articulado con el Humboldt para apoyar técnicamente la creación del decreto de productos forestales no maderables (690 de 2021), aportando insumos técnicos desde nuestra experiencia, promoviendo sinergias entre el sector público y el privado (particularmente con la ANDI), y vinculando la iniciativa con los otros proyectos que apoyamos para validar procesos y hacer pruebas de concepto. Actualmente estamos apoyando la fase de socialización de este decreto con autoridades regionales en diferentes zonas del país. Por otro lado, es importante mencionar que dependiendo del tipo de proyecto, se presenta a las autoridades locales y/o nacionales con el fin no sólo de comunicar las iniciativas sino de crear sinergias.

Luis Fernando Rios © Solkes

Laura Viera A: ¿Cómo trabajan para lograr los cambios que desean?

Luis Fernando Ríos, gerente de país en Colombia:P4F tiene varias formas de operar. Primero, financiamos proyectos bajo el enfoque de Forest Partnership, donde nos asociamos y financiamos iniciativas de empresas del sector privado y de ciudadanos que catalizan la inversión en bosques y su uso sostenible. También trabajamos bajo condiciones de habilitación (CE) para abordar las barreras críticas a la inversión sostenible. Este trabajo incluye el apoyo y el intercambio de investigaciones sobre modelos de inversión y la facilitación del diálogo entre múltiples partes interesadas para identificar opciones o estrategias que desbloqueen las barreras, generalmente de tipo normativo, como por ejemplo, la necesidad de un decreto en Colombia que deje claras las reglas del juego para los permisos de aprovechamiento de productos forestales no madereros. Por último, también trabajamos bajo el paraguas de las “Medidas del lado de la demanda” (DSM, por sus siglas en inglés) apoyando la implementación de compromisos corporativos y el desarrollo de nuevas directrices de abastecimiento responsable y herramientas de implementación.

Luis Fernando Rios © Solkes

Laura Viera A: Desde la creación de P4F, ¿ha habido algún cambio? ¿Cómo ha cambiado el panorama?

Luis Fernando Ríos, gerente de país en Colombia: Desde su creación, P4F ha aprobado 117 proyectos en las tres regiones, financiando proyectos por más de 42 millones de libras con un valor de contrapartida de aproximadamente 26 millones de libras. Partnerships for Forests ha impulsado el uso sostenible de la tierra y los bosques protegiendo más de 3 millones de hectáreas, fortaleciendo las cadenas de valor libres de deforestación y movilizando capital privado por más de 475 millones de libras. Además, los proyectos desarrollados han incluido más de 22 productos agrícolas para los que se han podido reducir los riesgos de inversión y generar oportunidades de mercado justas y sostenibles para las comunidades locales. También se han reforzado las empresas que ofrecen productos de alta calidad, como claro ejemplo de cómo los ambiciosos objetivos de conservación pueden transformarse en modelos de negocio sostenibles a largo plazo, tanto financiera como medioambiental y socialmente.

De hecho, la transformación del uso de la tierra es responsable del 24% de los impactos del cambio climático y la deforestación es uno de los cambios más drásticos.

Los sistemas de uso sostenible de la tierra, ya sea en la agricultura o en la ganadería, tienen la capacidad de promover la incorporación de la visión de los diferentes actores de la cadena de valor desde una perspectiva de sostenibilidad económica, medioambiental y social.

Estos sistemas están diseñados con un enfoque en las necesidades locales, apoyados por acuerdos institucionales e impulsados por estrategias de mercado que promueven un impacto duradero. En este sentido, es posible intervenir en tierras transformadas con procesos de restauración que incorporan objetivos de construcción de la paz, fortalecen la gobernanza local y mejoran las condiciones de vida de las comunidades rurales.

Concluyendo

Cuando nos llevamos el bosque, no sólo se van los árboles. Todo el ecosistema comienza a desmoronarse, con consecuencias nefastas para todos nosotros.

En P4F la fase de ejecución del proyecto continua y están preparando dos propuestas finales. Continuan construyendo cadenas de valor más rentables y sostenibles y así evitar la deforestación en el país. El programa tiene hasta junio de 2023.

Veeterzy for Unpslash © Solkes

No se puede subestimar la importancia de los bosques. Sin embargo, el impacto humano ya ha provocado la pérdida de alrededor del 40% de los bosques del mundo. Actualmente, cada segundo se destruye una superficie del tamaño de un campo de fútbol. Proteger y restaurar los bosques nunca ha sido tan urgente.

Concluyo con esta reflexión: los árboles son los componentes básicos de la vida en la Tierra. Los árboles transforman la luz del sol en energía y alimento para todas las cadenas alimenticias de la Tierra. Los árboles son el lugar donde evolucionaron nuestros antepasados. Los bosques protegen nuestro planeta de muchas maneras y proporcionan una gran cantidad de beneficios para la vida humana, pero necesitan nuestra protección.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario