Reciprocar es lo que importa

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Es fácil sentir que nos encontramos en un vórtice de impotencia inducido por el coronavirus. En muchas regiones, los casos de COVID-19 están aumentando y en muchas otras la crisis sanitaria parece estabilizarse o tener un cierto respiro. Todo el personal sanitario sigue enfrentándose a decisiones imposibles. Muchos están enfermos y muchos otros deben cumplir las órdenes de “quedarse en casa”. Ordenes que nos anclan en el lugar mientras las necesidades de las personas que nos rodean siguen creciendo.

Así que, obviamente, nuestro primer instinto puede ser el de protegernos a nosotros mismos y a los más cercanos. Pero, como hemos aprendido desde que la pandemia irrumpió en nuestras vidas, para superar estos tiempos debemos trabajar juntos.

Empatía o simpatía

Antes de entender lo que significa realmente ayudar a los demás o intentar hablar de cómo nos beneficia a todos ayudar especialmente en un momento como el actual, creemos que es crucial entender lo que significa la empatía.

Según el diccionario Mirriam Webster, empatía (sustantivo) significa: la acción de comprender, ser consciente, ser sensible y experimentar indirectamente los sentimientos, pensamientos y experiencias de otro, ya sea del pasado o del presente, sin que los sentimientos, pensamientos y experiencias se comuniquen plenamente de manera objetivamente explícita.

Por otro lado, según el diccionario Mirriam Webster, simpatía (sustantivo) significa: una afinidad, asociación o relación entre personas o cosas en la que lo que afecta a una afecta de forma similar a la otra.

Hay una gran diferencia entre sentir simpatía por alguien y ser empático.

Lo primero es dejar claro que ambas son formas de responder al sufrimiento de las personas que nos rodean. Sin embargo, hay una diferencia crucial: La simpatía es reconocer el dolor de otra persona, pero la empatía es elegir sentir el dolor con ella.

Ahora que hemos establecido la diferencia podemos decir qué, dado que vivimos en un mundo infestado por la pandemia (2020), estos dos términos son más relevantes que nunca.

Jan Baborak for Unpslash © Solkes

Puedes ser empático siendo consciente de las necesidades de los demás y siendo amable con los demás y contigo mismo.

Puedes sentir simpatía por la situación de alguien y seguir sin conmoverte. La simpatía es ser consciente y sensible a las necesidades y el sufrimiento de los demás. Es ser capaz de reconocer la realidad de una situación difícil. Un elemento clave es que, aunque estés triste, sigues teniendo un límite emocional a tu alrededor para no sentir lo que siente el que sufre.

Ambas formas de expresarse y comunicarse no son fáciles de conseguir. Es un hecho que algunas personas son más empáticas que otras. Por eso, hay muchas cosas que puedes hacer para cultivar tu propia capacidad de empatía.

En una época en la que la gente practica el distanciamiento social, el auto aislamiento y la cuarentena, es demasiado fácil centrarse únicamente en uno mismo o en su unidad familiar.

Así que, aunque mantengas la distancia física con los demás para evitar la propagación del virus, no significa que tengas que estar emocionalmente distante.

Muy importante es el hecho de que la simpatía puede ser útil. Nos permite conocer la opresión, el dolor y la tragedia que nos rodean y luego tomar decisiones sobre cómo podemos influir intencionadamente en nuestra comunidad.

Tanto la simpatía como la empatía son habilidades importantes y son útiles en diferentes contextos. Sin embargo, la empatía es imprescindible para las relaciones porque la empatía alimenta la conexión. No basta con que las personas que nos importan reconozcan nuestras experiencias. No basta con que la gente nos conozca.

Ayudar durante la pandemia

La verdad es que al ayudar a otras personas a superar esta crisis, puedes ayudarte a ti mismo en igual medida.

Jon Tyson for Unpslash © Solkes

Ante la continua propagación del coronavirus, mucha gente siente miedo en estos momentos.

Los locales están cancelando los grandes eventos públicos y las tiendas no pueden mantener las estanterías abastecidas.

La mayoría de los funcionarios están haciendo hincapié en la importancia del distanciamiento social.

Sin embargo, algunas personas deben seguir yendo a trabajar mientras no tengan a nadie que les ayude con el cuidado de los niños. Otros, como los ancianos, simplemente se sienten solos.

Por eso, echar una mano durante esta crisis pandémica es necesario. El hecho es que esta pandemia mundial nos afecta a todos de una manera u otra.

No hay una sola persona a la que no le afecte de una forma u otra.

Por lo tanto, hay muchas maneras de tender la mano a los demás.

Ser conscientes, amables y considerados

En primer lugar, debemos considerar algunas de las formas en que la pandemia ha afectado a nuestra vida. ¿Trabajas desde casa o estás de baja laboral? ¿Están sus hijos fuera de casa debido al cierre de las escuelas? ¿Tiene suficiente comida en su despensa y congelador?

Muchos han perdido sus empleos y están sin trabajo, mientras que otros no tienen más remedio que seguir trabajando. Algunas personas están preocupadas por cómo encontrar una guardería, otras están luchando por encontrar o pagar las necesidades básicas.

Estas situaciones las viven personas diferentes en distintos lugares del mundo. Y no pasa nada si no consigues hacerlo todo, si tienes ganas de desmoronarte, si las rutinas del hogar y la familia han cambiado.

Los cambios que nos ha traído la pandemia han sido tan repentinos que han aumentado nuestros niveles de estrés, ansiedad y miedo y, cada uno los afronta de forma diferente.

Todos tenemos nuestras propias ansiedades, pero eso no significa que debamos perder nuestra amabilidad ante la crisis.

A veces nos apresuramos a criticar a los demás sin hacer el esfuerzo de comprender cómo su situación y sus experiencias están influyendo en sus decisiones.  Intenta recordar que cada persona se enfrenta a la crisis de forma diferente.

Kat J for Unpslash © Solkes

Apoyar a los pequeños

Al igual que esta situación es un reto para los padres, es aterradora y confusa para los niños.

Lo crean o no, los niños se molestaron por el cierre de las escuelas o por perder tiempo con sus amigos. También se inquietaron por lo que significa la pandemia para sus familias.

Como vivimos en un mundo en el que las noticias están al alcance de la mano, los niños están expuestos a ellas. Por eso, es necesario limitar la entrada de noticias, y también ser reflexivo sobre cuándo y cómo discutir la situación y sus propios sentimientos.

Si no estás seguro de lo que necesita un niño, empieza por preguntar y escuchar. Asegurarles que los adultos en sus vidas están trabajando duro para mantener a todos sanos. Por último, ayudarles a sentir que tienen el control explicándoles las medidas concretas que pueden tomar para protegerse a sí mismos y a los demás, es de gran ayuda.

Apoyar a alguien que ha perdido a un ser querido a causa del COVID-19

A medida que el coronavirus se va extendiendo, la experiencia de perder a un ser querido a causa de esta enfermedad es, por desgracia, cada vez más común.

Jordan Witt for Unpslash © Solkes

El distanciamiento físico también ha hecho más difícil el duelo.

El dolor de la pérdida de un ser querido se agrava al no poder reunirse con los familiares.

Si tiene un amigo o familiar que está sufriendo una pérdida reciente, lo primero y más importante que puede hacer es tenderle la mano y hacerle saber que estará a su lado pase lo que pase.

Cuando ofrezcas tu apoyo, ten en cuenta que este es un momento único y extremadamente difícil para estar de duelo.

La pandemia ha afectado a casi todo el mundo de alguna manera.

Las personas que están lidiando con una pérdida específica pueden sentir que su dolor está siendo enterrado en la narrativa más amplia.

Apoyar a los que nos mantienen a salvo

Algo que todos hemos visto, es que todos deberíamos estar agradecidos a los primeros en responder y a los trabajadores de primera línea.

Robynson Greig for Unpslash © Solkes

Los médicos, las enfermeras, los socorristas, los dependientes de supermercados, los empleados de gasolineras y los trabajadores de correos arriesgan su propia salud para mantener la seguridad y el funcionamiento de sus comunidades, y necesitan todo el apoyo que podamos proporcionarles en este momento.

Para ayudarles a mantenerse a salvo podemos hacer varias cosas.

Evitar los recados innecesarios (incluidas las entregas a domicilio no esenciales), reprogramar las visitas rutinarias o hacer consultas en línea con los médicos, o pasarlas por teléfono o por vídeo.

Esos mismos trabajadores suelen estar desprotegidos por los gobiernos y los sistemas que no les han proporcionado suficientes equipos de protección personal, suministros y recursos para hacer su trabajo.

La pandemia ha puesto de manifiesto lo mucho que la sociedad depende de los trabajadores esenciales.

Conclusión

Si hay un hilo conductor, es nuestro profundo deseo de ayudar y apoyar a los demás, ya sean familiares, miembros de nuestra comunidad o compañeros de todo el mundo.

Para la mayoría (si no todos) de nosotros, el coronavirus nos produce incertidumbre y miedo. Pero a pesar de esos sentimientos, muchos de nosotros nos hemos visto movidos a preguntar: “¿Cómo puedo ayudar?”.

La pandemia de coronavirus (COVID-19) ha provocado cambios radicales y alteraciones en casi todos los aspectos de la vida cotidiana. Con mandatos y directrices que cambian constantemente, es fácil sentirse abrumado por nuestras propias ansiedades. Es importante practicar la empatía durante este tiempo, no sólo para los demás sino también para uno mismo.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario