La Cruz Roja

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Mirando hacia atrás, después de 15 años trabajando como enfermero en diferentes tipos de instituciones de salud, todavía no puedo precisar el momento exacto en que ayudar a otra persona dejó de ser una opción para mí. En algún momento del camino, “hacer un esfuerzo adicional” ya no era un “esfuerzo adicional”, era simplemente un hecho, algo que crece en ti como segunda naturaleza.

Ser la fuente de consuelo y sonrisa para los demás siempre me ha traído la mayor calidez, hizo que el trabajo valiera la pena. Aunque muchas veces el esfuerzo no se reconoce como debería, esta forma de vida moldeó mi noción general de enfermería. Lo que significa mostrar apoyo, ayudar en una tarea imposible / dolorosa, reducir el sufrimiento o simplemente prestar nuestro tiempo y oídos sin pensar dos veces.

Estar adentro me da la posibilidad de vivir “en la piel” los desafíos y deficiencias de la profesión, pero también la ventaja de mirar la gratitud, la confianza y la progresión de la salud en la más amplia variedad de personas.

Como en cualquier otra carrera profesional, los pacientes tienen una visión, un sentimiento y una expectativa ajenos a los profesionales de enfermería. Algunos esperan que el “mayordomo de 24 horas” satisfaga todas sus necesidades, otros sufren en silencio para no molestar a la enfermera o al médico aparentemente ocupados. Otros expresan su enojo y frustración provenientes de la enfermedad, dejando muy claras sus opiniones pesimistas sobre su progresión, mientras que otros están muy motivados y llenos de energía, enfrentando desafíos de frente.

Hay muchas variables que afectan el comportamiento humano cuando padecen una enfermedad u otro problema de salud. Las respuestas y comportamientos emocionales positivos o negativos no solo se ven influidos por el entorno actual del paciente, sino también por su experiencia pasada, estado social, conocimiento, sociedad, grado de dolor y tolerancia al dolor, etc.
Como miembros de democracias “desarrolladas” y pacíficas nos acostumbramos a poder expresar nuestra gratitud o descontento por un servicio, incluso nos permitimos ser algo ingratos al poner nuestras expectativas demasiado altas y evaluar nuestros beneficios como demasiado bajos. ¿Por qué “ingrato” preguntas? Contribuimos a la sociedad, por eso merecemos ser bien tratados, bien alimentados, sin dolor y siempre cuidados. A menudo se olvida que no todo el mundo tiene esos derechos.

Puedes acudir libremente a tu médico u hospital sin demasiados problemas, elegir qué medicamento tomar o qué terapia crees que es mejor para ti y, con más o menos entusiasmo, mostrar tu infelicidad cuando los resultados no sean perfectos. Ahora imagina cómo sería eso en una situación de guerra. ¿Qué tan fácil crees que sería obtener asistencia médica, suministros médicos o incluso alimentos y agua limpios cuando las calles por las cuales caminabas para ir a trabajar están continuamente bajo fuego? ¿Los ejércitos en conflicto te reconocerían como un civil y te dejarían buscar ayuda? o incluso permitirte obtener medicamentos? ¿Sería el hospital un lugar seguro para ir? ¿O incluso estarían disponibles los médicos? ¿Y después del caos?

¿Qué queda debajo de los escombros?

Deambulando en la confusión de nuestros trabajos, casas, familia, amigos, deudas, educación, ¿Quién de nosotros ha tenido que preocuparse alguna vez por perder una pierna en una mina escondida, el rugido constante de las sirenas, la visión de grandes pájaros metálicos en el cielo, dejando caer miniaturas del sol ardiente en lo que parecen lugares aleatorios de tu ciudad.

Seguramente no lo harían si supieran que estamos aquí. ¿Quién de nosotros ha tenido que preocuparse por encontrar un refugio disponible para su familia antes de que llueva fuego del cielo? Seguramente los combatientes no harían daño a civiles desarmados, solo están aquí para luchar contra su enemigo, no contra nosotros. Saqueo, violencia, ilegalidad, abuso sexual, reclutamiento de niños, todas esas cosas nunca estarían en sus mentes, no deberían estar .

Laura Viera A © Solkes

Quienes entre nosotros han tenido todas sus pertenencias, su familia, su dignidad, su vida arrebatada a la fuerza.

Demasiados ni siquiera pueden encontrar la fuerza para buscar ayuda humanitaria, y mucho menos para tener escasos pensamientos de ingratitud o insatisfacción. El número de civiles afectados por la guerra, la violencia y la tiranía es elevado y la ayuda ofrecida suele ser escasa. Esta es la violencia del terror y el terror de la violencia.

Humanitarismo

Ser enfermera o médico está intrínsecamente relacionado con el humanitarismo, que nos dice que el deber de las personas es promover el bienestar humano, una palabra que no escuchamos con suficiente frecuencia.

Es uno de los principios fundamentales de la profesión sanitaria y hay una serie de asociaciones que tratan de fomentar este principio en las personas e instituciones locales que viven en mejores condiciones de vida en todo el mundo, con el fin de ampliar el alcance de la ayuda disponible para las personas necesitadas.

Existe una asociación entre la enfermería y una organización que casi todas las personas pueden reconocer instantáneamente debido a su historia compartida, su significado y, sobre todo, su símbolo.

Si le pido a cualquier niño que dibuje una enfermera, primero dibujará a una persona, obviamente, pero ¿cómo diferencian a esta persona de cualquier otro trabajador? Es muy probable que siempre dibujen el mismo símbolo para identificarlos como enfermeras.

La cruz roja reconocida internacionalmente sobre un fondo blanco. Aunque las confusiones con la bandera de Suiza son comunes2, lo que también tiene una razón propia, la cruz roja es mundialmente conocida como el símbolo de la organización del Comité Internacional de la Cruz Roja3, ¡y también de la enfermería!

Comité Internacional de la Cruz Roja

Establecido en 1863 en Ginebra, Suiza (de ahí la conexión con la bandera suiza), el CICR4 es la más grande organización no gubernamental humanitaria internacional, ayuda y protege a víctimas de conflictos y violencia armada, como heridos de guerra, prisioneros,refugiados y civiles no combatientes.

Es parte del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, una red de aproximadamente 80 millones de voluntarios en todo el mundo que amplía los objetivos del CICR de proteger la vida humana en desastres, problemas de salud/sociales y otras emergencias (epidemias, inundaciones, terremotos, etc.) en diferentes países. Junto con el CICR, el movimiento también está integrado por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que a su vez coordina las 191 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja distribuidas por todo el mundo para evaluar y atender las necesidades locales.

“El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) es una organización imparcial, neutral e independiente cuya misión exclusivamente humanitaria es proteger la vida y la dignidad de las víctimas de los conflictos armados y otras situaciones de violencia y brindarles asistencia.

El CICR también se esfuerza por prevenir el sufrimiento mediante la promoción y el fortalecimiento del derecho humanitario y los principios humanitarios universales.
Establecido en 1863, el CICR es el origen de los Convenios de Ginebra y del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Dirige y coordina las actividades internacionales que realiza el Movimiento en conflictos armados y otras situaciones de violencia. ”6

Declaración de misión del CICR
Unidos por sus siete principios fundamentales de humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, servicio voluntario, unidad y universalidad, juegan un papel importante en aliviar el sufrimiento de las personas vulnerables en países como Siria, Líbano, Yemen, Afganistán, Irak, Myanmar, etc.

História

En junio de 1859, un empresario suizo llamado Henry Dunant viajó a Italia para reunirse con el emperador Napoleón III para discutir asuntos comerciales en los territorios ocupados por Francia.

Al llegar a Italia, fue testigo del terrorífico resultado de una batalla de la guerra de independencia en Italia. Cuarenta mil soldados muertos o heridos yacían en el campo de batalla sin ayuda. Conmocionado por su sufrimiento y la falta de atención médica básica, dejó de lado su principal objetivo.

Dunant se dedicó al tratamiento de los soldados heridos y organizó una inmensa cantidad de apoyo motivando a la población local a ayudar sin discriminación. Tres años más tarde, en 1962, publicó un libro titulado “Un recuerdo de Solferino”, que envió a los líderes europeos, describiendo vívidamente el sufrimiento que vio en el campo de batalla de la posguerra y defendiendo la creación de organizaciones nacionales de ayuda para cuidar a los soldados heridos y también tratados internacionales para garantizar la neutralidad y protección de médicos, enfermeras, hospitales de campaña y heridos en combate.

Un año después, en 1863, fundó el Comité Internacional para el Socorro de los Heridos junto con otras figuras importantes y experimentadas del ejército suizo y los departamentos de salud para discutir si sus ideas eran factibles y organizar una conferencia internacional para discutir su implementación.

Laura Viera A © Solkes

El 22 de agosto de 1864 se celebró en Ginebra una conferencia internacional diplomática oficial a la que asistieron representantes de estados y reinos de todo el mundo invitados por el Gobierno suizo. En esta ocasión, 12 participantes9 firmaron la famosa convención de Ginebra “para la mejora de la condición de los heridos en los ejércitos sobre el terreno”, que establece por primera vez normas jurídicamente vinculantes que garantizan la neutralidad y protección de los heridos y los que ayudan en los conflictos armados, declarando también las reglas necesarias para el reconocimiento de futuras sociedades de socorro a nivel nacional. En esta misma conferencia se introdujo la cruz roja como símbolo oficial.

El nombre Comité Internacional de la Cruz Roja se adoptó en 1876 y se mantuvo hasta la actualidad. La organización recibió su primer Premio Nobel de la Paz en 1917 por el Comité Noruego del Nobel “por los esfuerzos para cuidar de los soldados y prisioneros de guerra heridos y sus familias”. logrando aún más reconocimiento internacional. Recibió el premio dos veces más en 1944 y 1963, siendo la institución con más Premios Nobel de la Paz10.

La Primera y Segunda Guerra Mundial

En la Primera Guerra Mundial, el CICR trabajó para restablecer los vínculos entre los soldados capturados y sus familias, intervino en el uso de armas que causadoras de sufrimiento extremo, como el gas mostaza, y contó con voluntarios que dirigían los servicios de ambulancia y atendían a los heridos en el campo de batalla.

Después de la guerra, estuvo muy activa en las guerras civiles y persuadió a los gobiernos para que adoptaran nuevas convenciones, aunque no a tiempo para proteger a los civiles y prevenir algunas de las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial.

Durante los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, la Cruz Roja participó activamente en el envío de suministros a todo el mundo y trató de ayudar a las víctimas de todos los bandos. Aunque, debido a sus vínculos con el gobierno suizo y la falta de una base legal específica (sin suficiente cobertura legal), no pudo tomar una acción decisiva o alzar la voz por las víctimas del holocausto y otros grupos perseguidos.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la organización continuó su expansión, desempeñando papeles importantes en muchas zonas de conflicto y promoviendo revisiones y adopciones de protocolos para futuras convenciones de Ginebra, aumentando la cobertura legal de su acción en conflictos armados.

Cruz Roja y enfermería

Ser enfermero en el sentido moderno no se parecía en nada a lo que es ahora en el siglo XVII. La estructura de la carrera comenzó a tomar forma gracias a la fundadora y pionera de la enfermería moderna Florence Nightingale. Reconocida internacionalmente por su gestión y formación de enfermeras y el cuidado de los soldados heridos durante la guerra de Crimea en 1953, le dio a la enfermería una reputación muy positiva al ser conocida como “la dama de la lámpara” debido a sus rondas de medianoche para controlar a los soldados heridos.

Laura Viera A © Solkes

Más tarde fundó lo que se conocería como la primera escuela de enfermería secular del mundo en Londres, creando las bases de la enfermería profesional para el futuro. A Nightingale también se le atribuyen innumerables reformas sanitarias para promover la higiene y el saneamiento hospitalario, mejorar la visualización de datos estadísticos y ampliar las formas aceptables de participación femenina en la fuerza laboral.

En 1883, Nightingale fue el primer receptor de la Real Cruz Roja, una condecoración militar otorgada en el Reino Unido por servicios excepcionales en enfermería militar.13
El Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) celebra desde 1965 el Día Internacional de la Enfermería el 12 de mayo, aniversario de Florence Nightingale, para conmemorar las contribuciones realizadas por ella y todas las enfermeras a la sociedad.

El CICR también otorga la Medalla Florence Nightingale en honor a la reconocida enfermera inglesa para premiar a las enfermeras o auxiliares de enfermería que se han distinguido en tiempos de paz o de guerra.

La famosa conexión entre las enfermeras y la Cruz Roja se estableció después de la creación de la Cruz Roja Estadounidense por una enfermera autodidacta llamada Clara Barton, conocida como la “Florence Nightingale of America”, reconocida por su labor humanitaria durante la guerra civil estadounidense.

En suiza, le presentaron a la Cruz Roja y el libro de Henry Dunant y luego la invitaron a representar a la Rama Estadounidense de la Cruz Roja. Promovió el reconocimiento del CICR en los Estados Unidos de América e inmortalizó la conexión Cruz Roja-Enfermería a nivel internacional.

Estadísticas y financiación

El CICR moderno está presente en más de 100 países con 18.800 miembros del personal que trabajan en todo el mundo. Según su último informe anual (2019)17 tuvo un gasto total de 1.792 millones de euros de los cuales 1.564 millones se gastaron directamente en las zonas de actividad, una gran mayoría en asistencia y protección.

Todo este financiamiento proviene de contribuciones voluntarias de los estados que firmaron los convenios de Ginebra, como Suiza, Estados Unidos de América, estados europeos, Australia, Canadá, Japón y Nueva Zelanda, pero también de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, organizaciones supranacionales y donantes públicos y privados.

Todas estas cifras pueden respaldar su increíble esfuerzo humanitario y sus exitosas estadísticas, que incluyen:

981 personas reunidas con sus familias, de las cuales 773 menores de edad,
aproximadamente 1 millón de detenidos visitados,
4,7 millones de personas recibieron ayuda alimentaria, de las cuales
aproximadamente el 60% eran desplazados internos y el 40% eran niños.
34 millones de personas se beneficiaron del suministro de agua, de las cuales más
del 77% en Oriente Próximo y Medio,
28,5 mil prótesis entregadas y 471 mil sesiones de fisioterapia realizadas, más de la
mitad en Afganistán.

Números que ponen en perspectiva el tamaño de la necesidad humana global, haciéndonos imaginar el orden de dificultad esperado en la organización de tal movimiento.

Afrontando los desafíos del presente

Hoy en día, la organización se enfrenta a múltiples problemas complejos en varios países, y sus operaciones más importantes se encuentran en la República Árabe Siria, Sudán del Sur e Irak. La actual pandemia de COVID-19 representa una carga adicional en la tarea de apoyo a las víctimas del conflicto. Además de distribuir atención básica a frágiles sistemas de salud, ahora debe organizar actividades para brindar medidas de protección a las personas desplazadas que a menudo viven en campamentos de refugiados abarrotados y en condiciones de saneamiento, refugio y/o nutrición inadecuados.

“Desde el brote de COVID-19, hemos desarrollado un plan de emergencia para garantizar la continuidad en los hospitales más críticos que apoyamos en todo el mundo. Esto significa aumentar las existencias de suministros médicos esenciales y establecer o reforzar planes de emergencia y medidas de prevención y control de infecciones en los hospitales que dependen en gran medida del apoyo del CICR para su funcionamiento.”

Laura Viera A © Solkes

El CICR también se asegura de que los centros de detención, a veces caracterizados por hacinamiento, mala ventilación, higiene deficiente, respeten las medidas necesarias para evitar el contagio a través de los detenidos, visitantes y guardias.

“En muchos lugares de detención de todo el mundo, el CICR colabora con las autoridades pertinentes para fortalecer las prácticas habituales, como el examen médico de los recién llegados y el establecimiento de medidas de prevención, como estaciones de lavado de manos, para detenidos, visitantes, guardias y personal de entrega. También apoyamos medidas de desinfección, como campañas de fumigación y distribución de jabón y otros materiales de higiene y limpieza a los detenidos.”

Otra lucha originada por la pandemia es la dificultad para cumplir con su presupuesto anual. La pandemia COVID-19 ha aumentado la necesidad de ayuda humanitaria, mientras que los donantes se han enfrentado a presiones financieras debido al declive económico mundial provocado por el virus, lo que ha llevado a un plan de reducción de costes que incluía la eliminación de algunos puestos en su sede en Ginebra.

Nuestro lugar en la perspectiva global

Después de leer solo una pequeña parte del trabajo, las estadísticas y las actividades de organizaciones tan inmensas, nos podemos colocar en la posición de cuestionar nuestro lugar en el mundo, cómo podemos y debemos marcar la diferencia. Tenemos ciertos privilegios y libertades que millones de personas nunca han visto ni oído, privilegios que no deberíamos dar por sentados.

Además de esas libertades, hay un centenar de problemas más de los que simplemente podemos dejar de preocuparnos, que son atendidos bajo los motores de una sociedad estructurada y funcional.

Usar esa posición de comodidad para brindar ayuda a los necesitados no es solo una declaración sobre nuestra creciente conciencia e inteligencia, sino también un paso hacia la solidaridad y la empatía globales. Junto con otros civiles y trabajadores de la salud, las enfermeras son contribuyentes clave a la evolución humana, y merecen el honor que les otorga un día dedicado internacionalmente.

https://www.thefreedictionary.com/humanitarianism
2 La bandera suiza es representada por una cruz blanca en fondo rojo 3 https://www.icrc.org/en
4 Comité Internacional de la Cruz Roja

https://www.icrc.org/en/who-we-are/movement
6 https://www.icrc.org/en/mandate-and-mission
7 https://www.icrc.org/en/publication/0361-memory-solferino

https://ihl-databases.icrc.org/applic/ihl/ihl.nsf/INTRO/115?OpenDocument 9

https://ihl-databases.icrc.org/applic/ihl/ihl.nsf/States.xsp?xp_viewStates=XPages_NORMStatesParties&xp_treaty

Selected=120 10

https://web.archive.org/web/20120901134144/http://www.nobelprize.org/nobel_prizes/nobelprize_fact s.html
11 https://www.icrc.org/en/history

  1. Swenson, Kristine (2005). Medical Women and Victorian Fiction. University of Missouri Press. p. 15
  2. 13  “No. 27677”. The London Gazette. 17 May 1904. p. 3185
  3. 14  https://www.icn.ch/
  4. 15  https://www.icrc.org/en/funds-and-medals
  5. 16  Barton, William Eleazar (1922). “The Forerunners of the Red Cross”. The Life of Clara Barton:

Founder of the American Red Cross, Volume 2. Houghton Mifflin. p. 115
17 https://www.icrc.org/sites/default/files/wysiwyg/ar2019_facts_and_figures.pdf

https://www.icrc.org/en/document/covid-19-coronavirus-disease-outbreaks-response

Deja un comentario