Con el alma: Fundación Alma Perruna

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

La problemática de los animales callejeros es un problema mundial de viej data; pero los gobiernos hasta ahora parecieran estar entendiendo la gravedad del asunto y la necesidad de encontrar soluciones sostenibles. La situación en Colombia no es diferente. En el transcurso del 2017, se reportaron 239 casos de maltrato animal y 64 casos de abandono.

 

Nuestro problema

Fundación Alma Perruna © Solkes

En Bogotá, cerca de 90 mil perros se encuentran en situación de no confinamiento; esto quiere decir que son perros que no tienen un techo durante noche. De este número, cerca de 9 mil están en absoluto abandono.

Entre 2010 y 2016 se sacrificaron aproximadamente 17.023 animales en Bogotá.

En 2010, 9.650 perros y 2.367 gatos abandonados se registraron en la capital colombiana.

Es necesario que los ciudadanos protejan a las mascotas y alienten a los niños a ver la importancia del cuidado de los animales.

La Fundación Alma Perruna nació en Bogotá el 24 de julio del 2015.

Ese día marcó la vida de Carolina García. Se dio cuenta de que en los barrios más vulnerables de Bogotá millones de perros y gatos deambulan por las calles, sin dueño, sin comida, sin techo e intentan sobrevivir. Tarea casi imposible.

Estos animales se ven obligados a buscar comida en las basuras, escarban en huecos, toman agua de los caños y se dejan llevar por su instinto de supervivencia, hacen lo que necesitan hacer para no morir.

Como empezó todo

Lastimosamente, es una realidad de abandono, maltrato e indiferencia total poco conocida, lo cual motivó a García a dar inicio a esta fundación.

El primer rescate fue de Noah. Este perro se encontraba en el barrio Paraíso de la localidad de Ciudad Bolívar. Noah no tenia pelo, la piel en carne viva, hinchado en todas sus extremidades, incluso no podía ver por la piel que caía en su cara.

De su cuerpo salía un olor realmente fuerte, impregnaba todo a su alrededor. En su cuerpo, en sus ojos se podía ver el dolor. Se veía cansado, agotado, golpeado por la vida.

Laura Viera A: ¿Qué sentiste en ese momento?

Carolina García: Bueno, pues Noah fue el perrito que despertó los sentimientos más profundos de mi corazón. Lo perseguí durante tres horas hasta que pude rescatarlo.

Mientras intentaba rescatar a Noah, se dio cuenta que habían miles de perros que rondaban las calles. Eso le dio escalofríos, pensar en el martirio que vivían estos perritos todos los días. Por esto mismo tomo una determinación. Tenía que hacer algo por ellos, “los que no tienen voz”.

Fundación Alma Perruna © Solkes

Laura Viera A: ¿Cómo fue el proceso de empezar Fundación Alma Perruna?

soñamos con un futuro en donde la venta de perros sea totalmente prohibida y le gente sepa que dar amor a un perro o gato de la calle es la mayor satisfacción del corazón humano, soñamos con hacer la diferencia.

Carolina García: Empezar no fue fácil, pero mi papá siempre me dijo “Carolina, si quieres hacer algo, hazlo siempre bien o mejor no lo hagas”. Hice todos los documentos legales y averiguaciones para empezar como tenía que ser, “como una empresa legalmente constituida” y así empecé.

Supo que tenía que trabajar con amor. Fue claro que supe tenía que tener siempre un límite de perritos. No podía llenarse de perros pues de nada iba a servir.

Así mismo, se dio cuenta de que era necesario esterilizar en los barrios más vulnerables de Bogotá. Esa sería la única forma de contribuir de manera efectiva a la situación que los perros y gatos viven en las calles.

 

El futuro

Muchas personas miran a los animales callejeros y los ven como una molestia. Pero ellos tienen sentimientos y han tenido una vida brutal y dolorosa. Y esta vida traumática se debe a las acciones de las personas.

Por diferentes razones, se ha observado que durante el segundo y tercer mes después de una adopción, las mascotas están siendo abandonadas.

Fundación Alma Perruna © Solkes

Entonces, se necesita control. Pero esto es algo que no existe. Como resultado, la sobrepoblación de animales callejeros afecta la salud humana. Existe una mayor exposición a enfermedades como la rabia y el contacto con heces de perros que transmiten más de 10 enfermedades parasitarias.

Algo importante a tener en cuenta es que cuando una persona adquiere una mascota, busca satisfacer uno de los siguientes:
1. compañía, no estar solos.
2. aliviar la depresión
3. reducir el estrés
4. aumentar el sentido de responsabilidad.

Muchas cosas han cambiado desde que la fundación abrió sus puertas.

Son cinco empleados y hasta el momento se han rescatado de la calle 151 perritos.

Todos los rescates que se han realizado hasta el momento se han entregado en adopción.

Además de esto, se han realizado 1431 esterilizaciones en barrios como Usme, Soacha y Ciudad Bolívar. Hoy en día, la Fundación realiza 100 esterilizaciones por mes, pero la meta está en realizar jornadas de manera diaria en todo Colombia.

Laura Viera A: Qué quisieran que ocurriera en el futuro?

Carolina García: Ahhh.. soñamos con un mañana mejor, soñamos con un gobierno entregado de pies a cabeza para realizar jornadas de esterilización masivas todos los días, soñamos con poder ser la mano aliada de todas las entidades que busquen ayudar.

Fundación Alma Perruna © Solkes

Laura Viera A: Cuales son los objetivos que tienen?

Carolina García: Son varios. Darle a los perritos la mejor calidad de vida ubicándolos en los mejores hogares. Realizar rescates por lo menos una vez al mes en las localidades más vulnerables de Bogotá y brindar el mejor servicio veterinario para todos los rescates.

Laura Viera A: Cuál es la importancia de adoptar?

Carolina García: Simple: adoptar, no sólo ayuda a que disminuya la tasa de población en las calles si no que se contribuye a que se acabe el negocio de la explotación animal con fines lucrativos.

 

Los resultados

El pasado 2 de diciembre, el Congreso de la República de Colombia aprobó la Ley 172 “ley contra el maltrato animal”. Dicha ley castiga y endurece las sanciones para quien maltrate o torture animales en el país.

Gracias a esta ley, las personas que incurran en “actos nocivos y crueldad contra los animales descritos en esta Ley” pueden ser castigados con sanciones económicas. Las multas oscilan entre 50 y 60 salarios mínimos legales actuales, esto podría ser alrededor de 39 millones de pesos. También habrá sentencias de prisión de 12 a 36 meses y una incapacidad de hasta 3 años para realizar trabajos relacionados con animales.

En una ciudad donde no hay igualdad en el tratamiento de los animales y la igualdad no se preocupa por otorgarles una vida digna, la Fundación Alma Perruna es un faro de luz.

Se enfoca directamente en el problema raíz, realizando días de esterilización mensuales para cambiar la realidad en lugares vulnerables en Bogotá.

soñamos con dejar una huella y que todo el mundo sepa que acá detrás de un escritorio estuvieron millones de personas luchando y trabajando todos los días por ver un futuro diferente.

Todos debemos ser conscientes de que los refugios reciben muchos animales extraviados, maltratados, descuidados y perdidos cada año. Cuando las personas adoptan un animal, estás haciendo espacio para otros. Como consecuencia, le estás dando a más animales una segunda oportunidad.

Está claro que para tener una mascota hay que dedicarle tiempo, que se debe entregar amor y se deben afrontar una serie de costos alimenticios y veterinarios que no todas las personas pueden asumir. Siendo honestos, si una persona cree que no puede cuidar de su mascota y ofrecerle una buena calidad de vida, entonces no debería tener mascotas! Las mascotas, y en este caso los perros, son una gran compañía y merecen nuestros cuidados, amor y respeto. Ellos no pueden hablar pero con su mirada y devoción expresan el amor que sienten por las personas.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario