Meditación en prisión

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Seamos honesto, el sistema penitenciario es un sistema complicado. Es un sistema que existe desde siempre. No es un sistema perfecto, esta lejos de serlo. Hay demasiadas personas que deben cumplir condenas, que han cometido actos ilegales y errores. Es un sistema en crisis. Pero ha pasado de ser noticia y generar indiferencia.

Solkes © Solkes

En Colombia, se ha visto un progreso significativo frente al sistema carcelario y penitenciario. Por ello queremos establecer que en la actualidad se esta ofreciendo una mayor garantía el régimen actual.

Sin embargo, es un sistema lleno de problemas y realidades complicados. Algunas de estas realidades complicadas son el resultado del hacinamiento, de pertenecer a bandas, de saber que por haber cometido un acto ilegal deben pagar las consecuencias, basicamente, de estar privados de la libertad.

La Constitución Política de Colombia de 1991, introduce la concepción de un Estado Social de Derecho. El objetivo del Estado Social de Derecho es es la protección y el respeto a la dignidad humana, el trabajo y la solidaridad de las personas que integran el territorio.

Ahora entiendo y acepto que yo misma me traje hasta este lugar y solo yo puedo liberarme.-testimonio de reclusa-

De este modo, Colombia está en el deber de brindar un sistema fundado principalmente en el respeto a la Dignidad Humana cuya función principal sea la resocialización y la rehabilitación de aquellas personas que se encuentran detenidas, mediante las instituciones encargadas para ello.

Es así como llegamos a Sonia Bernal Carrasco y a su iniciativa social Meditación en Prisión.

El Contexto

Al hablar con Sonia me di cuenta de la importancia de indagar más sobre este tema. Fue una conversación fluida, armoniosa, pausada.

Sonia nació en Bogotá y estudió administración de empresas en la Pontificia Universidad Javeriana con especialización en Gerencia de Mercadeo. Durante once años hizo parte del mundo corporativo, ocupando cargos en marketing y comunicación. Pero, como todo en la vida, este ciclo termino. Luego cambió el rumbo de su vida y se dedicó exclusivamente a la meditación y los procesos terapéuticos.

A su vida “llegó” la meditación como una práctica natural y profunda, conectándose con el presente, en donde solo hay consciencia.

Yo voy a la cárcel por decisión propia y lo único que he recibido de las internas es gratitud, amor y muchas lecciones de vida. – Sonia Bernal Carrasco –

Recuerda que sus padres, hermana menor y ella vivieron un episodio fuerte de robo en nuestra casa. Lo que se llevaron fue olvidado rápidamente, pero la sensación de invasión, de riesgo, el recuerdo de las armas apuntando en la cabeza, nos conectaban profunda e inevitablemente con el miedo. Me dice que les vulneraron lo intangible hasta el punto de no poder dormir tranquilos. En ese momento la meditación fue como un salvavidas. Poco a poco todas esas sensaciones, emociones y recuerdos empezaron a transformarse internamente hasta que recuperamos la calma.

Trabajando con reclusas

En todo caso, no todas las personas que meditan trabajan con personas privadas de la libertad. Y, este factor me llamo la atención.

Siempre estuvo motivada por la búsqueda de herramientas que le permitieran ayudar y observar conscientemente sus pensamientos y emociones. Por eso alternó sus estudios y trabajo con prácticas de meditación. Después complemento su práctica con el estudio de yoga y terapias alternativas, a través de las cuales tomo consciencia de mi fuerza interior. Este camino y el nacimiento de mi hijo en el 2009, me impulsaron a cambiar mi vida.


Ernesto Carrasco © Solkes

Laura Viera A: Háblame un poco del trabajo que haces con mujeres reclusas.

Sonia les enseña a meditar de diferentes maneras, a respirar conscientemente observando todo lo que sucede por dentro y por fuera sin necesidad de generar juicios y sin la intención de cambiar lo que sucede; simplemente respondiendo cada vez más desde la consciencia y la tranquilidad. (quote izquierda)

Sonia Bernal Carrasco: 
En prisión te encuentras con seres cargados de dolor, culpa, abandono, rabia, desesperanza y resentimiento entre otras emociones, y la meditación es la llave para trascenderlas y alcanzar estados de paz interior. Sin embargo, como cualquier proceso de sanación tiene altibajos y en algún punto se vuelve complejo porque las lleva a un enfrentamiento, o incluso a una confrontación con todo lo que sucede por dentro -a pesar de su resistencia-, con el propósito de reconocerlo, aceptarlo y sanarlo; no todo lo que se manifiesta internamente es agradable ni fácil de procesar, por eso es importante acompañarlas y guiarlas en su proceso mientras empiezan a fortalecerse emocional, mental y espiritualmente.

Laura Viera A: ¿Cómo se dio el trabajar con ellas?

Sonia Bernal Carrasco: Hace 3 años en una meditación grupal en México, llegó a mi mente una imagen en donde estaba rodeada por mujeres en una cárcel… en ese instante sentí -y supe- que había llegado el momento de expandir mi trabajo. Esa imagen me conectó con uno de mis propósitos de vida, con la intención de servicio que siempre me ha acompañado, así que decidí dar un primer paso para cumplirlo. Me senté y escribí muchas horas sin parar; desarrollé un proyecto social para llevar la meditación a colegios, centros de reclusión y clínicas. Un mes después estaba dirigiendo un grupo de niños meditadores en un colegio en La Calera y pacientes de diferentes edades y con diagnósticos distintos en algunas clínicas en Bogotá. Finalmente envío mi propuesta “Meditación en Prisión” a la Fundación Acción Interna, que desarrolla proyectos para dignificar y mejorar la calidad de vida de la población carcelaria y pospenada en Colombia, y empiezo a trabajar en prisión.

Hay muchos momentos que han sido dificiles hasta el momento. Según ella, lo que más la conmueve es reconocer la víctima a través del victimario. Sentir las heridas que sus historias de vida esconden, en un intento -frustrado- por evitarles un poco de dolor.

Ernesto Carrasco © Solkes

Les recuerda que nada nos priva más de la libertad que nuestras propias creencias; que todo pasa, que siempre hay un momento para sanar … y finalmente ellas me lo confirman.

A través de la meditación Bernal ve cómo van cayendo sus capas de dolor, una por una, hasta llegar a su niñez, a la herida original producto del abuso, el daño, el desamparo, la desprotección y por supuesto, la ausencia de amor.

Es sin duda, un proceso fuerte y necesitan mucho valor para permitirse volver a ese lugar, Sonia me hace un paretesis y me reafirma su admiración hacia estas mujeres por hacer esto. Para las reclusas también es importante y necesario para ellas porque a medida que avanzan en su práctica, van movilizando todas esas emociones reprimidas durante tantos años, hasta que empiezan a sanar.

Lo más fácil -y lo más lindo-, ha sido lograr una conexión profunda y muy humana con ellas, en donde solo hay espacio para aceptar la realidad y el presente tal y como son.

El entorno dentro de las prisiones es denso. La energía dentro de los diferentes patios no es la misma pero el ambiente es pesado generalmente. Sonia va a la cárcel semanalmente así que ha tenido que presenciar “situaciones inesperadas”. Agresividad, hacinamiento y algunas agresiones entre ellas. También ha vivido algunos eventos que hasta hoy me revuelven alma. Por ejmplo, el momento en que ingresan a la cárcel, el momento en que les llevan a sus familiares cercanos fallecidos para que se despidan y el momento en que encuentran alguna compañera que decidió quitarse la vida.

Laura Viera A: ¿Te da miedo ir a las cárceles?

Desde que medito siento que puedo elegir cómo reaccionar cuando me provocan; ahora puedo manejar la angustia, la ira y el estrés.-testimonio de reclusa- (quote derecha)

Sonia Bernal Carrasco: No he sentido miedo en la cárcel, algunas veces es más complicado salir y enfrentar toda esta realidad en la que vivimos. En enero tuve la oportunidad de meditar con un ex convicto americano que vino a Colombia a visitar a los internos de diferentes cárceles en Colombia. Me preguntaba cómo me “protegía” para trabajar con las internas en prisión. Le respondí que en lugar de “protegerme” me abro; me entrego a cada oportunidad de trabajar con ellas sin prevenciones.

Resultados

Con una sonrisa de oreja a oreja me cuenta que ha podio ver cambios en ellas, en ella misma y en las personas del entorno carcelario.

Ernesto Carrasco © Solkes

Empieza por decirme que a nivel físico su postura es mucho más cómoda y relajada; están más vitales, respiran más pausado y duermen mejor.

A nivel mental están más presentes y concentradas. Han logrado aceptar la realidad desde la calma, lo cual disminuye sus niveles de ansiedad y mejora su ánimo.

Y a nivel emocional han desarrollado un control sobre sus emociones que se refleja en un comportamiento más tranquilo.

Todos estos cambios impactan el entorno carcelario positivamente. Algunas veces las guardias me piden permiso de participar en las meditaciones.

Respecto a cambios en ella misma, puede decir que se transforma un poco con cada visita. Ella también tiene sus problemas y temas por resolver, aceptar y por perdonar. Pero en comparación a el proceso curativo en el que se encuentran las reclusas, sus problemas no son tan graves.

Laura Viera A: ¿Crees que la meditación es un elemento importante en la reintegración de ellas?

Sonia Bernal Carrasco: Ellas merecen una segunda oportunidad pero deben sanar antes de reintegrarse a la sociedad. Privarlas de su libertad no es suficiente sin un proceso que las ayude a recuperarse y fortalecerse. La meditación es una herramienta sencilla, profunda y comprobada para procesos de sanación.

Laura Viera A: Cuéntame cómo es un día de meditación en un centro de reclusión.

Sonia Bernal Carrasco: Aunque mis sesiones de meditación tienen una estructura, cada día es diferente; cada grupo es distinto. No es lo mismo trabajar con las sindicadas que trabajar con las condenadas, o con las internas de máxima seguridad. Al llegar siempre dejo unos minutos para percibir la carga energética del grupo, que en promedio es de 15 participantes. Empezamos con un poco de movimiento para activar la energía vital mientras repasamos algunos conceptos que les he enseñado dentro del marco teórico de mis clases. Luego pasamos a los ejercicios de respiración consciente para relajar la mente y trabajar la resistencia al flujo permanente de pensamiento.

Acción Interna © Solkes

Sonia cree profundamente en su trabajo y en el resultado que puede lograr gracias a ello. Me asegura que los ejercicios de respiración son escenciales, después se logra la quietud y el silencio. Aunque al comienzo puede incomodar a sus estudiantes de meditación, luego ese estado se transforma en el espacio propicio para que liberen un poco el sufrimiento.

El trabajo continuará

Después de ver como las personas reaccionan y su evolución me dice sin reservas que sería maravilloso instaurar programas de meditación en todas las cárceles y centros penitenciarios. La meditación produce beneficios en todos los niveles posibles; mental, emocional, físico y espiritual, por lo tanto sería un complemento importante para el proceso de los internos.

Solkes © Solkes

Cada una tiene sus propios tiempos, su propio ritmo y sus temas por resolver, y cuando sienten un poco de apoyo, comprensión y contención, logran avances considerables en su proceso.

La idea es poder continuar el proceso con las internas con las que se esta trabajando desde hace un año. Es necesario hacerles acompañamiento y seguimiento por todo lo que experimentan en cada etapa. Pero, para poder impactar más Sonia Bernal quisiera implementar este proyecto social en otras cárceles y en diferentes ciudades, considerando los beneficios y el impacto que trae.

Meditación en Prisión es una iniciativa social hermosa que quiere aportar cambios profundos, verdaderos y duraderos en las personas que se encuentran privadas de la libertad. Quieren enriquecer el proceso de reinserción de la población carcelaria a la sociedad civil desde lo más profundo del ser, su alma. Quieren apoyar una transformación consciente en las internas para que toda esta prueba de aprendizaje valga la pena.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario