Mi boquilla florece

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Mi Boquilla Florece es una iniciativa eco artística. Nace con el interés de trabajar por el mejoramiento del medio ambiente, recuperando espacios naturales, culturales. Además desean impulsar la reforestación, jornadas de limpieza y trabajo social con niños, a través de campañas de sensibilización como el performance, la danza, el canto, la pintura entre otras actividades; todo desde un lenguaje artístico.

Su coordinador y precursor el profesor y Artista Plástico, Germán Beleño expone que uno de los objetivos del proyectos es que todos los profesores de todas las áreas del conocimiento junto con los estudiantes realicen actividades encaminadas a proteger el medio ambiente. Estas jornadas están enfocadas a salvaguardar todo lo que es el patrimonio natural y cultural, contribuyendo a promover la biodiversidad y su afectación por la contaminación.

German Beleño © Solkes

 

¿Dónde se originó este proyecto?

Se originó en la Institución Educativa Técnica de La Boquilla (INETEB) corregimiento del Distrito de la ciudad de Cartagena de Indias a tan solo 20 minutos al norte de esta ciudad.

Hoy gracias a esta iniciación las historias de vida tanto de los estudiantes como los de la comunidad se han logrado entrelazar, para crear cambios transformadores que logran hacer de la protección del medio ambiente y de la biodiversidad.

Basados en el pensamiento “Pensar globalmente y actuar localmente” desde el año 2010 han venido trabajando con organizaciones públicas y privadas generando estrategias como plataformas para educar a través del arte. Educar sobre la conservación y preservación del medio ambiente habilitando en los niños y jóvenes desde sus competencias, habilidades, destrezas y talentos, conocimientos que logran impartir un cambio en la comunidad.

Leiner Aguilar Mendoza, explica que hacer parte de este programa lo ha encaminado a conocer la situación ambiental que vive el planeta y, por ello reconoce que uno de los grandes desafíos que enfrenta la humanidad es el cambio climático, puesto que pone en peligro el éxito del desarrollo y por ende, se debe cambiar de conducta. Además de crear campañas en las escuelas para que jóvenes reconozcan la magnitud del problema que vive el planeta.

Aguilar, quien además insta a los de su generación a seguir trabajando por la protección y conservación del medio ambiente.

German Beleño © Solkes

Él es uno de los encargados de corear las canciones que otros integrantes del proyecto componen para luego ser interpretadas en actividades o eventos.

 

Logrando cambios

La finalidad de llamar la atención y generar un cambio ambiental en la mente de los espectadores.

Por otro lado, Beleño encargado del proyecto, exalta la genialidad y el alto coeficiente artístico con los que cuentan estos estudiantes, y no es para menos teniendo en cuenta que han alcanzado hacer parte de grandes e importantes eventos, tanto culturales cómo ambientales y han sabido destacarse no solo a nivel nacional sino también a nivel internacional.

Ellos han dejando en claro que son dueños de un gran talento pero sobre todo están llenos de amor por la naturaleza y el cuidado por el planeta.

Por esta razón, dentro de la I Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Cartagena de Indias del Ministerio de Cultura.

Los estudiantes crean a través de todo ese imaginario su propia opera prima; utilizando residuos extraídos de ciénagas, manglares y playas de su comunidad, en las que lograron construir metáforas visuales alusivas a la realidad y el mal uso de esos residuos y su afectación sobre la vida y la biosfera del planeta.

Más tarde estos amantes del arte y la ecología logran presentarse al evento realizado por la Alcaldía de Cartagena de Indias, durante el cierre del foro del Plan 4C, Cartagena Competitiva y Compatible con el Clima, convocado para hacer frente al cambio climático. Aquí los estudiantes expresaron su visión de la problemática ambiental, destacándose en el concurso de pintura de cambio climático y en el video oficial de la campaña del Plan 4C.

Dayana Sugey Gómez Roca, integrante del proyecto Mi Boquilla Florece y quien fue una de la felices ganadora manifiesta con voz dulce pero decisiva que la mejor herencia que se le puede dejar a las futuras generaciones es el planeta y por ello hay que velar por su cuidado y protección para que no haya malos resultados.

Pero no todo termina aquí, durante el Rally Latinoamericano y del Caribe “Escuelas con Futuro Sostenible” evento que reúne escuelas de México, Chile, Colombia, Brasil, Perú, Costa Rica, Bolivia… con proyectos del cambio climático, el INETEB ocupó el segundo lugar a nivel Latinoamérica y el primero a nivel nacional. Evento que fue impulsado por la UNESCO patrocinada por organizaciones como la OEA el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la ONU.

Hasta aquí, hemos sido testigo como un grupo de estudiantes apasionados por el arte y la ecología logran destacarse y desde las aulas consiguen llevar un cambio positivo para su comunidad, pero ¿Cuál es la realidad que afrontan estos jóvenes al culminar sus estudios de secundaria?

 

Corregimiento LA BOQUILLA

Debo mencionar que el corregimiento La Boquilla, es una comunidad de pescadores en su mayoría afrodescendientes. Actualmente la población presenta niveles altos en pobreza, desempleo, falta de oportunidad además del acceso limitado a los servicios básicos.

Ahora bien, en medio de este panorama están estos jóvenes, que luchan por sobrevivir y lograr salir adelante, chicos cargados de sueños y esperanzas.

Aunque algunos de ellos viven en condiciones de pobreza extrema, esto no ha sido impedimento para destacarse en la parte artística y ambiental.

Para ellos lograr entrar a la universidad y alcanzar otras condiciones de vida es uno de sus más grandes sueños, pero estas aspiraciones se ven frustradas cuando intentan acceder a Instituciones de Educación Superior y por no contar con los medios económicos necesarios deben renunciar a esas iniciativas.

Como es el caso de Javier Martínez, joven que cuenta con un gran talento como compositor. Él guardaba la esperanza de seguir con sus estudios superiores después de terminar el colegio, pero por factores económicos y falta de apoyo hoy se dedica a la venta informal en las playas de Cartagena, logrando sólo el sustento diario para él y el de su familia.

Además de Rafael Romero, quien desea estudiar Comunicación Social o Periodismo, pero su situación económica limita su asistencia a la universidad. Bienvenido Pereira quien explica que desea estudiar arte dramático entre otros muchos jóvenes con talento infinito y que no tienen los medios para alcanzar sus sueños de estudio, ya que lo que ganan alcanza apenas para sobrevivir y ayudar a sus familias.

 

El anhelo

No obstante, muchos de estos egresados que aun siguen siendo parte del proyecto como voluntarios, no pierden las esperanzas de encontrar un apoyo que los impulse a seguir avanzando en el cumplimiento de sus metas y sueños.

German Beleño © Solkes

Así mismo anhelan llamar la atención de entidades como el Distrito, la Gobernación o de otras instituciones para que se les tenga en cuenta y puedan seguir construyendo desde sus habilidades un cambio social para el país.

En el corregimiento La Boquilla no solo hay pobreza sino también hay jóvenes comprometidos y cargados de grandes ilusiones que quieren que se les brinde la oportunidad para mejorar su calidad de vida. Por otra parte, su maestro y guía Germán Beleño, seguirá trabajando e impulsando a estos grandes gestores ambientales a promover cambios desde las aulas a través del arte como terapia social, para la construcción de estrategias que busquen controlar el deterioro medioambiental que se vive en el sector La Boquilla, y regiones aledañas incluyendo a la Ciudad Heróica, Cartagena de Indias.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario