La oscuridad

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Nunca pensé que tales palabras habrían de habitar mi mente, mis pensamientos. Nunca pensé que vería tiempos como estos. Siempre leyendo sobre eventos pasados en los libros de historia, nunca por un segundo pensé que los viviría yo misma.

anónimo © Solkes

Pero, el temido día ha llegado. Ha llamado a nuestra puerta y aunque no ha entrado en mi casa me rodea a mí, a ti, a todos nosotros.
Por eso la oscuridad se despierta cerca de todos nosotros.

La oscuridad se arrastra en todo momento, no le importa nuestro estado social, nuestra educación, amistades, o la falta de ellas. No parece importarle el amor que tenemos por nosotros mismos o por los que nos rodean. Cuando la oscuridad decide entrar, no le importa ni pide permiso, simplemente lo hace y se instala cómodamente.

Después de haber llegado…. sola en la oscuridad sin nadie con quien hablar y sin que nadie escuche excepto la oscuridad. La oscuridad a la que temo y que me ama.
Tan lentamente, me consume la oscuridad.

La oscuridad vacía, alimentando un alma oscura, nadie me alimenta de alegría excepto la oscuridad. La oscuridad a la que temo y que me ama.

Una de las muchas cosas que olvidaron decirme es que la oscuridad es mi vieja amiga, nadie me quiere excepto la oscuridad.

Es cierto, tenía miedo a la oscuridad, a la luz, al ruido y al silencio. No sabía entonces lo que sé ahora. No debería haber tenido miedo.
Tenía miedo de sentir demasiado o de no sentir lo suficiente. Tenía miedo de hacer amigos y luego de estar sola.
He tenido miedo de nada y de todo.

El miedo llena el aire y me pregunto si ¿esto es lo mejor que podemos hacer? ¿No hay solución?
Me parece que cada día hay más problemas. Cientos, si no miles, de alarmas que se extienden por las tierras.

Siento como si el mundo entero se hubiera detenido. Como si se hubiera pulsado un botón de pausa de alguna manera, en algún lugar.
Este virus, este miedo, la incertidumbre nos está poniendo a prueba a todos. El mundo tiene una reacción de pánico al ver que los muertos se vuelcan.
Estos son los tiempos de una plaga, así que nos mantenemos en casa.

Estos son los tiempos de una plaga, así que nos distanciamos de todos los que conocemos.
He tenido miedo muchas veces. He tenido miedo de nada y de todo. Veo que cuando nos aventuramos a salir somos precavidos hasta el extremo. Nuestros vecinos sonríen y saludan desde la distancia, pero en sus ojos hay una sospecha.

anónimo © Solkes

He tenido miedo de nada y de todo.
 Me siento como si el mundo entero estuviera parado. Como si se hubiera pulsado un botón de pausa de alguna manera, en algún lugar. Nuestro miedo no se dice.

La oscuridad despierta cerca de todos nosotros.
 La oscuridad se arrastra en todo momento, cuando la oscuridad decide entrar, no le importa ni pide permiso, simplemente lo hace y se instala cómodamente.

Antes pensaba que tenía miedo… no sabía lo que me esperaba. Es ahora cuando temo y la oscuridad aparece de vez en cuando, proyectando una sombra demasiado cercana.

Hoy vivimos en un mundo que da miedo y es muy diferente al de antes. Me parece que el virus se ha llevado a nuestros seres queridos. El miedo a lo desconocido ha llegado.

He conocido el dolor y la angustia. He visto el sufrimiento en los ojos de alguien. La impotencia. El miedo a perder no algo, sino a alguien. Estamos perdiendo lugares, nombres y momentos.

Lamentablemente lo vemos en todas partes. Incluso cuando cerramos los ojos, no hay forma de escapar de ello. Una última enfermedad que aparece es la muerte y parece que no hay medicina para curarla.

Ahora bien, la muerte es sobre carne. Así que el cuerpo morirá, descansará, olvidará el dolor, el sufrimiento, el tormento y tal vez, sólo tal vez, el alma volará.

Muchos están arañando las tripas de la vida. Pero algo parece romper, entrar; violar nuestras células.
 Nos rodea el miedo, la oscuridad y el cuerpo que se derrite.

He tenido miedo de nada y de todo.
Me siento como si el mundo entero estuviera parado. Como si se hubiera pulsado un botón de pausa de alguna manera, en algún lugar. Nuestro miedo no se dice.

anónimo © Solkes

La oscuridad se despierta cerca de todos nosotros. 
La oscuridad se arrastra en todo momento, cuando la oscuridad decide entrar, no le importa ni pide permiso, simplemente lo hace y se instala cómodamente.

Pareciera que los días están embrujados. Y al entrar una noche fría y oscura creo que los demonios se han comido la luz.

Sucedió lentamente, nunca con prisa. Poco a poco hundió sus dientes y no dejó marca alguna.

Así, las sombras se quedaron colgando sobre la luna, y la luz o la vida no pudieron escapar de ella.

Es por eso que la oscuridad se despierta cerca de todos nosotros.

Ahora sé que el mal tiene muchas formas pero el terror es su personificación y se mantiene unido por nuestros miedos.

La oscuridad se despierta cerca de todos nosotros. 
La oscuridad se arrastra en todo momento, cuando la oscuridad decide entrar, no le importa ni pide permiso, simplemente lo hace y se instala cómodamente. Pareciera que los días están embrujados. Y al entrar una noche fría y oscura creo que los demonios se han comido la luz.

Traducción Por: Nessa Twix

Deja un comentario