El poder de los sentimientos

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Laura Viera A © Solkes

Mostrar sentimientos no es un signo de debilidad. Las personas que tienen el coraje de compartir sus sentimientos probablemente tengan relaciones más saludables, felices y duraderas. Por eso es importante entender el poder de los sentimientos.

Así que mírame a los ojos y dime lo que ves. ¿Ves a una chica imprudente? ¿Te atreves a ver las lágrimas que se esparcen por mi piel? ¿Ves todas mis pérdidas o cada vez que las he ganado? ¿Ves mis pesadillas, mis miedos o ves cómo los he superado?

Si te atreves a tocar mi mano, ¿sentirás mi suavidad? Dime la verdad incluso si duele: ¿ves a una joven sin defectos o ves a alguien roto? ¿Hay dolor o crees que estoy intacto y salvaje?

Si miras de cerca, ¿ves que estoy gritando? Te reto a que mires dentro de mi alma.

La máscara que usó nunca estuvo allí. Sé que mis emociones estaban aquí, pero ahora se han ido, tal vez se hayan perdido para siempre. Perdido por siempre.

A veces deseo en la noche estrellada que el tiempo pueda rebobinarse. Bajo las estrellas con los dedos cruzados mientras miro al cielo. Cada estrella que brilla y brilla en la Vía Láctea, camina conmigo en una línea sin fin.

Mientras deambulaba solo como una nube, vi cómo junto al lago y bajo los árboles las flores revoloteaban y bailaban con la brisa. Escribo todas las palabras, cada una de ellas, muy consiente de que todas me pertenecen a mí.

 

Laura Viera A © Solkes

 

Mientras me elevo a través de las nubes, sería mejor si pudieras tomar mi mano y nunca mirar hacia abajo. Entonces, cómo he aprendido, la gente escribe y difunde mentiras retorcidas sobre mí. Pueden incluso, tirarme al suelo, pero como el polvo me levantaré una y otra vez.

Nosotros, ustedes y yo, nos derrumbamos y nos encontramos cayendo en la nada. A veces nuestros deseos se hacen añicos. Entonces, de repente, la realidad vuelve y nos mantiene estancados.

La verdad es que todos lloramos y a todos se nos permite hacerlo. De ninguna manera “llorar” o estar triste implica que alguien esté siendo “débil” o algo por el estilo.

Siento que constantemente me empujan, me empujan al borde. Creo que todos tenemos un propósito en la vida, algunos hacia la luz y otros hacia la oscuridad. Encerrado en una celda, congelado por la noche y viviendo en un susto constante.

Toda persona tiene un deseo innato de conectarse con los demás de alguna manera. Así es como funcionamos, así es como estamos hechos. Así es como podemos dar sentido a quiénes somos y así es como le damos sentido al mundo y a otras personas que nos rodean.

Por eso es fundamental que compartamos nuestras historias y escuchemos las historias de los demás. Por eso es importante que aprendamos a conectarnos con los demás.

No sé por qué nos preocupamos tanto de ser emocionales, como si eso fuera un error. Necesitamos dejar de hacer que las personas retengan sus sentimientos y emociones. Si alguien llora, déjelo llorar. Tenemos que dejar de enseñar a nuestros hijos que tener sentimientos y expresarlos es solo para las niñas o que es para «los débiles». Tenemos que aprender a conectarnos unos con otros.

Laura Viera A © Solkes

Nuestras emociones son como nuestra brújula interna. Esto nos permite descubrir qué hacemos y qué no queremos en la vida.

Necesitamos ser capaces de reconocer cuando tenemos una emoción, saber qué es y saber qué está tratando de decirnos. Si somos capaces de escuchar nuestros sentimientos y responder a ellos, es más probable que gravitemos hacia las personas que nos hacen sentir bien con nosotros mismos. La cuestión es que si nos cuesta reconocer cuándo nos sentimos infelices, esto puede llevarnos a pensamientos infelices.

Es en la capacidad de empatizar que mostramos una verdadera percepción. Somos la suma de experiencias. Tenemos libertad para elegir cómo reaccionar. Cada decisión que tomamos nos lleva por un camino diferente. Nunca llegaremos exactamente a la misma encrucijada. La elección más pequeña que hacemos repercute en todo el universo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *