Sobre nuestros padres

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Soraya Maya © Solkes

Estas son solo algunas palabras acerca de los papás. Ellos son tan especiales, maravillosos, tan mágicos. Así que, muchas gracias por todo lo que has hecho. Estoy seguro de que sin ti mi vida no habría comenzado.

Creo que cualquiera puede ser padre de un hijo, pero ser padre lleva toda una vida. Y, como ser madre, es una vida llena de emociones fuertes, una montaña rusa.

Los padres juegan un papel en la vida de cada niño que no puede ser llenado por otros. Este papel puede tener un gran impacto en un niño.

Los padres, como las madres, son pilares en el desarrollo del bienestar emocional de un niño. Los niños miran a sus padres. También recurren a sus padres para brindarles una sensación de seguridad, tanto física como emocional. Los niños quieren que sus padres se sientan orgullosos, y un padre involucrado promueve el crecimiento y la fuerza interior.

Los estudios han demostrado que cuando los padres son afectuosos y de apoyo, esto afecta en gran medida el desarrollo cognitivo y social del niño. También inculca una sensación general de bienestar y confianza en sí mismo.

Pero, las personas han tenido que cambiar su forma de pensar con respecto al papel de los padres. Lo que quiero decir es que el mundo cambió radicalmente con los avances sociales, económicos y técnicos del siglo XX.

Como resultado directo, la estructura familiar también cambió. Esto significaba que más y más mamás iban a trabajar. Entonces, muchos empezaron a repensar el papel de los padres.

Laura Viera A © Solkes

Su influencia se veía cada vez más como menor, incluso insignificante, y su importancia se definía por lo bien que proporcionaba a la familia. Otro factor en el papel disminuido del padre fue el entonces nuevo campo de la psicología.

María Claudia Vanegas © Solkes

De hecho, la psicología se convirtió en parte del problema. Los estudios de investigación no dieron mucha importancia al papel del padre, y su influencia en el desarrollo y crecimiento de su hijo fue reportada como «insignificante».

El término «padre» se entendía a menudo como madre, y el padre, si se mencionaba, era equivalente a otras influencias.

Para entender como son y que piensan los niños y jóvenes, el primer paso debe ser conocer la realidad a la que estos se enfrentan para poder guiarlos y orientarlos de manera exitosa. En teoría es fácil pero la realidad es otra. El mundo ha cambiado sustancialmente.

Por otro lado, y por algún motivo que se escapa de mí, los hombres tienden a ser más prácticos y a hablar de manera directa sin tanto rodeo, actitud que resulta muy útil a la hora de corregir y poner límites.

Pero aunque escriba todas esas palabras sobre quién y cómo debería comportarse un padre la verdad es única.

El padre es la persona que hace el mayor sacrificio y dedicación por sus hijos. Él siempre cuida al máximo a sus hijos. Todo padre es un superhéroe para sus hijos.

Soraya Maya © Solkes

No estoy seguro de por qué, no estamos acostumbrados a decir «Gracias papá» cara a cara, cuando tenemos la oportunidad. Esto definitivamente debería cambiar porque el tiempo pasa sin decir estas palabras y después se pierde la oportunidad.

No pierdas ni un solo momento, deja que tu padre se dé cuenta de lo mucho que lo amas y le agradeces por sus sacrificios.

Laura Viera A © Solkes

Cuando estaba aprendiendo a caminar, a pensar, a reír, mi papá siempre estaba allí. Cuando me asustaba por la noche, siempre venía a perseguir al fantasma.

Aún puedo recordar cuando jugábamos a la pelota, cuando me enseñaste a caminar, cuando secaste mis primeras lagrimas y más. Son increíbles todas las cosas bellas que me has dado, cada palabra, cada gesto, entre otras. Eres todo para mí.

Me guiaste toda mi vida. Compartiendo tanto los buenos como los malos. Cada hombre mayor que veo me recuerda a mi padre.

Nunca olvidaré cuando me decías en la mitad de la noche que ningún monstruo o fantasma me haría daño. Y, para calmar mi angustia dormías en mi cuarto mientras sostenías mi mano.

Entonces, gracias, papá, por otorgarme amor, por ser amable y afectuoso, por inspirarme y por llenar mi vida de felicidad, paz y amor.

Estoy agradecido por ayudarme a alcanzar nuevas alturas.

Laura Viera A © Solkes

Gracias por ser un paciente, un buen oyente, por darme consejos, por solucionar mis problemas fácilmente. Nunca podré pagar lo que hiciste por mí.

Siempre has sido un padre maravilloso que siempre está ahí para ayudarnos.

Laura Viera A © Solkes

Cada vez que fuiste duro conmigo, me lastimó. La verdad es que las duras lecciones me llevaron por buen camino. Me ayudaste a darme cuenta de lo que está bien y lo que está mal.

Me llevaste en tus brazos cuando era pequeña. Al sostener mis pequeñas manos, me enseñaste a levantarme y caminar con la cabeza bien alta.

Antes de ser un gran padre, eres un gran ser humano. Tu honestidad, veracidad, coraje y nobleza me han hecho una mejor persona, estoy segura de ello.

Padre, es una palabra inmensa en mi vida. Ahora que soy mayor he logrado entender que tu amor hacia tus hijos no tiene límites. Estoy seguro que la vida no me alcanzaría para devolverte todo el amor que me das.

Sin ti, papá, no sería la persona que soy hoy. Me diste una base sólida. Entonces, querido padre, soy para siempre un niña agradecida.

Te amo porque eres mi padre pero eres un guía y un compañero. Me prestas atención y siempre escuchas atentamente lo que digo. En muchas ocasiones transmites palabras de sabiduría, siempre ayudándome en el camino.

María Claudia Vanegas © Solkes

Crecí mirando cómo actuabas y reaccionabas. Una cosa que siempre se destacó fue el amor que tenías por mi madre.

Gracias a ti sé lo que significa el amor incondicional. Nunca significó que fuiste permisivo y alentaste las cosas equivocadas. En significaba que me apoyarías.

Eres de esos hombres que habla con sus actos, que enseña con el ejemplo y no con las palabras. Haciendo y no diciendo se construye el mundo. Por eso te respeto tanto.

Laura Viera A © Solkes

Puede que hayas pensado que no vi ni escuché las muchas lecciones de vida que me enseñaste … pero papá, entendí hasta la última palabra.

Agradezco a mis estrellas de la suerte que me hayas atrapado siempre, en las buenas y en las malas.

Aunque en ocasiones hemos tenido algunos cambios de opiniones, nada ni nadie puede cambiar lo que siento hacia ti.

Tu sonrisa me da tranquilidad, tus abrazos me hacen sentir segura, y tu amor y apoyo me dan fuerzas.

Mi padre ha sido alguien que siempre velara por el bienestar de los suyos, por darle todo lo necesario para vivir, por cuidar de su salud, educación, principios, valores y más. Un papá es quién sale día a día a luchar. Eres un amigo incondicional en quien puedo confiar todos los secretos de mi vida. Eres el Padre más maravilloso del mundo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *