Respirando con mi cuerpo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Baila, y deja que el movimiento respiré a través del cuerpo, mi cuerpo. Solo quiero que bailes como un violín en llamas. Quiero que bailes conmigo a través del pánico y el miedo, baila conmigo hasta que me recupere. La danza siempre me ha liberado, quiero que vean cómo nos conecta con nuestras emociones y deseos más profundos.

Con el paso del tiempo, el baile se ha unido a mi camino. Ahora, quiero que bailen conmigo hasta que sea hora de irse, hasta el final. Con o sin música, baila conmigo o déjame bailar sola.

Laura Viera A © Solkes

He cambiado, todos lo hemos hecho. Supongo que los cambios son parte de la vida y deberíamos agradecerle a las estrellas. Una constante en mi vida, a pesar de que las estrellas han cambiado, es que el baile siempre ha sido cercano a mi corazón.

Ahora digo: baila mi dulce y pequeño bebé, no importa el frío porque te tendré cerca, bailare alto y bajo, muévete sin cuidado, mamá está aquí.

Si quiero un baile, me preguntas? Sí, un baile a la luz de las velas. Quiero un baile con una brisa débil y sombras delgadas. Quiero bailar mientras el viento acaricia mi piel y hace que mi cabello caiga en su lugar mientras mi falda y tú tutú dan vueltas por todo el lugar.

Laura Viera A © Solkes

Escúchame con atención: solo baila, deja que todo fluya a través de ti. Solo baila. Recuerda que es más que explorar diferentes formas de hacer una figura. Es una forma de moverse, de utilizar el cuerpo como instrumento de expresión y comunicación.

Sueño con bailar contigo. Cuando solo éramos nosotros, era perfecto. Ahora que somos tres quiero bailar con ustedes dos. Ella se hundió en mi corazón. Soy un tambor. Me encantaría bailar, siempre y cuando sea contigo.

Cuando bailamos aprendemos y nos convertimos en arte. Todos se benefician. Bailar te permitirá expresar cómo te sientes en un momento dado. La danza es una excelente manera de conectarse.

Escúchame con atención: solo baila y deja que todo fluya. Deja que cada sentimiento hable a través de los movimientos de tu cuerpo. La danza te enseñará sobre música, ritmo y ritmo.

Cuando era más pequeña, la arrullaba en mis brazos. Cuando estaba dentro de mí, en mi vientre, bailaba para que ella pudiera sentir la música, el ritmo, la pasión.

Laura Viera A © Solkes

Cuando bailas, ves cómo juegan las olas más ligeras. La música se mueve con placer melodioso.

Entonces, pequeña, baila sola o conmigo, pero nunca dejes de moverte. Solo baila hasta que no puedas más. Baila al ritmo de la música, con ritmo, baila, baila, baila.

Baila con la música, con el ritmo, con pasión, pisa fuerte incluso cuando eres la única que escucha la melodía. No bailes para los demás, baila para ti, querida, y no temas.

Baila si estás viva, sonríe, siéntete libre y serás libre. Muévete con los sonidos del tiempo. Elimina tus miedos y angustias bailando, desprendes de lo que sea que te esté acurrucando en la esquina.

Hay algo en el baile que te atrae como un imán.Bailamos por la buena forma física, por la claridad mental, por la estabilidad emocional. Hay algo glorioso en el baile que es más que efímero.

Bailo porque puedo expresarme sin hablar, me ha liberado, ma ha dado un propósito. Me hace olvidar todo lo que me rodea, me enfocaba con mis emociones, me hace sentir que podía hacer lo que quisiera. Esa libertad y liberación, es todo lo que quiero para ti, mi pequeña. No conozco una mejor manera de hacerlo, así que baila hasta que tu corazón y tu alma estén contentos.

La danza es muchas cosas. Es la forma en que nos expresamos cuando las palabras son insuficientes. Es la alegría que sentimos por el nuevo amor encontrado, la determinación que tenemos, el fuego de nuestra juventud y la serenidad de nuestros madurez. Todos queremos ser entendidos, pero a veces, la mayoría de las veces, no encontramos las palabras para hacerlo. Entonces, nos movemos, dejamos que nuestro cuerpo hable.

Laura Viera A © Solkes

Con la danza mostramos al mundo quiénes somos y quiénes podemos ser. Cada persona es espectacularmente única. Lo sabemos. Pero a veces, no sabemos cómo probarlo y el miedo nos golpea y nos atrapa en un rincón oscuro. Bailar nos permite mostrarle al mundo cómo nuestra alma se mueve y sacude el mundo.

Laura Viera A © Solkes

Creo que el baile es cómo elegimos recordar, cómo nos aferramos al pasado. Podemos revivir nuestra juventud o el momento en que nos enamoramos. Es la oportunidad de volver a ser princesa, esperando el romance. Es la oportunidad de ser astronautas y viajar por el universo.

Cuando bailamos, podemos recordarlos un poco mejor, sentir las mariposas una vez más y, aunque solo sea por un momento, regresar a la parte más pura de nuestras vidas cuando el tiempo no tenía consecuencias.

Así que baila hija mía y déjame bailar contigo. Porque el movimiento respira por el cuerpo. Solo quiero que bailes como un violín en llamas. Quiero que bailes conmigo a través del pánico y el miedo, baila conmigo hasta que me recupere. Libertad y liberación, es todo lo que quiero para ti, mi pequeña. Así que baila hasta que tu corazón y tu alma estén contentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *