Mi sangre hierve

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

La sangre hierve cada vez que veo como los niños y niñas son abandonados. Abandonados por adultos que decidieron que ser padres que ser responsables por otra persona no era para ellos.

Nessa Twix © Solkes

El problema yace en el hecho de que hayan decidido ser responsables por una persona inocente y después cuando las situaciones se pusieron en un momento delicadas y complicadas decideron que no podrían más.

Momentos en los cuales las noches fueron demasiado largas y los días demasiado cortos, en ese momento decidieron que eran un articulo y no una persona y podrían deshacerse de los como una camiseta que habían comprado en una tienda.

No hay nada de malo en no querer ser padres, es totalmente valido, es una decisión de vida. Lo que no es acceptable es decidir serlo y después simplemente dar un paso para atrás y dejarlo todo botado.

Abandonar a un menor o ser incapaz quiere decir que se rompen los lazos que unen a estas personas. Es una ruptura de la cual no se puede recuperar. Es un tiquete en una sola dirección, no hay vuelta atras. el daño será en conclusión, irreparable.

Ellos se quedaran desprovistos de protección que están obligados a brindarles.

 

La Problemática

Con esta problemática nos trasladamos a un universo de sentimientos, emociones y cuestionamientos que hacen parte del diario vivir de un niño. Obviamente, por causas ajenas a él, muchos de ellos se ven obligado a crecer sin la compañía de su padre, y su madre que en busca de oportunidades para sobrevivir.

Nessa Twix © Solkes

Esto hace que la sangre me hierva de rabia, de desespero, de soledad, de cólera.

Cuando la soledad es “impuesta”, porque el padre o la madre así lo deciden, el niño la debe asumir y enfrentar, pero, sin duda alguna, con sufrimiento y frustración.

El abandono de los menores no sólo causa o podría causar daños físicos y emocionales, en el momento en que ocurre, sino también durante el resto de sus vidas.

Por lo general, quienes han sufrido este tipo de abandono presentan una baja autoestima, problemas de aprendizaje, aislamiento social, depresión, angustia, problemas de sueño, agresividad, conductas autodestructivas o imprudentes, entre muchos otros problemas.

Como consecuencia se sienten de esta manera y sufren todos los resultados negativos. Es normal ya que el primer apoyo y amor incondicional les fue arrebatado.

Teniendo esto en cuenta me hierve la sangre! Me hierve la sangre porque no logro comprender cómo es posible hacer algo así. Cómo es posible tener tan poco emoción y empatía. Cómo no se puede ver que son dependientes e inocentes y no pueden defenderse por sí mismo. Cómo es posible no entender que lo único que quieren es amor!

 

El Resultado

Ese vacío que sellará sus vidas será la causa de muchas actitudes. Este problema se reflejará en la falta de satisfacción de esa necesidad de amor, de cariño, de atención solícita, como solamente la madre es capaz de prodigar al niño.

Nessa Twix © Solkes

Por qué hierve la sangre y sentir indignación? Pues la pregunta, en mi parecer, debería ser: porqué no sentirlos?

Esto es pura indignación… como podemos decir que vamos hacia adelante si para muchos no hay esperanza. Siento dolor por todos aquellos que sienten dolor cuando solo han dado amor y reciben menosprecio y traición.

No hay bibliografía relacionada.

Deja un comentario