Una violencia “silenciosa”

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Desde muy temprana edad, las mujeres se ven enfrentadas a situaciones de acoso en las calles y en espacios públicos o privados. Son muchas las personas que han aceptado esto como un hecho, por algún razón este problema nunca fue confrontado.

El panorama esta cambiando

O.C.O.C © Solkes

Sin embargo, desde principios de la década del 2000 están surgiendo más y más grupos dispuestos a luchar contra esta forma de violencia. Actualmente, Perú, Chile, Colombia y Brasil ya tienen iniciativas para pedir el fin de los elogios y el acoso sexual en los espacios públicos.

El OCOC (Observatorio Contra El Acoso Callejero) fue creado con la ayuda de grupos de Perú y Chile. El grupo está formado por un sociólogo, un educador, un psicólogo, una filosofía, un trabajador social y director de cine y televisión.

El objetivo de la OCOC es llevar a cabo debates en lugares públicos con el fin de explicar cómo esta obstrucción en las calles es un tipo de violencia.

 

Hablando en voz alta sobre el acoso

El acoso callejero impacta a la mayoría de las mujeres en algún momento de su vida. Con el fin de hacer frente a este problema que tenemos que hablar, de poner el miedo a un lado para poder trabajar en equipo y tomar acciones. Por lo tanto, vamos a desmoronar este problema.

Si hay que caminar cerca de un sitio de construcción uno debería encorvar la espalda, despeinarse, tratar de mirar tan feo como sea posible, esa es la única manera de que no van a decir nada.

El acoso callejero por lo general comienza cuando las mujeres son jóvenes.La mayoría de las mujeres y algunos hombres se enfrentarán al acoso callejero. ¿Por qué? Ellos (los acosadores) piensan que tienen el derecho a hacerlo, pero esto no podría estar más lejos de la verdad. El acoso callejero limita a las personas. Es una forma de violencia de género y tiene que parar.

¿Por qué tenemos que aguantar comentarios no deseados, gestos y acciones? Estas acciones ponen de manifiesto las relaciones de poder entre los géneros.

Los acosadores y agresores faltan al respeto de sus víctimas al intimidarlas, evaluando con las miradas, haciendo demandas sexuales, siguiendo e inclusive tocando a la persona. Y sí, en casos extremos, agredir y matar a ellos.

O.C.O.C © Solkes

Acoso callejero

Si bien la existencia del acoso callejero puede resultar un tema “nuevo” para muchos hombres que leen o escuchan al respecto, ciertamente no es un tema nuevo para las mujeres. Lamentablemente, durante generaciones, abuelas, madres, tías y hermanas mayores han aconsejado a las niñas para tratar de mantenerlos a salvo.

O.C.O.C © Solkes

Pero es hora de ir más allá de ese consejo bien intencionado que hace que las mujeres se sienten menos seguras y que con frecuencia no funciona. El acoso callejero es algo que sucede en casi cualquier esquina y los consejos tienen el efecto de limitar el acceso de las mujeres a los espacios públicos. En realidad, lo que pasa es que las mujeres están en guardia, fuera de las calles y dependientes de los hombres como escoltas.

Ningún país ha logrado jamás igualdad y las mujeres no tienen la posibilidad de caminar sin miedo al acoso callejero en ningún país del mundo.

Estas son las tristes verdades. Y, como mujer me pregunto: ¿Por qué debemos depender de un hombre para sentirse seguras? ¿Por qué es que tenemos que cubrirnos con el fin de sentirse seguras? ¿Por qué tengo que fingir que no importa?

El acoso callejero incluye silbidos no deseado, miradas lascivas, sexista y calumnias contra homosexuales y transexuales, las peticiones persistentes para alguien, nombres sexuales, comentarios y solicitudes, siguiendo, el parpadeo, la masturbación pública, asalto sexual y violación.

Los pasos hacia el cambio

Déjenme ser totalmente clara al respecto: el acoso callejero no es un cumplido o un piropo, no es una molestia menor y mucho menos culpa de la mujer (o víctima). Y, reconocer esto es muy importante dado que la ignorancia o convencimiento de poder que tenga una persona no le da el derecho de hacer sentir a una persona como un objeto o propiedad.

Es un comportamiento tipo cacería. Como si fieramos una presa, un premio. Más a menudo de lo que se cree, las adolescentes y las mujeres jóvenes escuchan estos comentarios repulsivos y grotescos. Sólo puedo imaginar que todo el que diga estas palabras mal intencionado pensará que son demasiado jóvenes para saber qué hacer o cómo responder. Tristemente, los acosadores no se equivocan.

Mi cuerpo, mis reglas, mi decisión. – Laura Viera A –

La mejor y única manera de contrarrestar el ataque de estas personas es por medio del empoderamiento de las niñas y las mujeres en todas partes. Enseñándoles tácticas de defensa personal, a tener respuestas asertivas y cómo reportar a sus acosadores. Debido a que como todos sabemos, ignorando y evitando a los acosadores no se cambiara nada.

Otra forma de ayudar es concentrarse en las personas que pueden ser con el pasar del tiempo en acosadores. Tenemos que dejar de mirar para otro lado o decir “los niños actuarán como niños”. Yo me pregunto: ¿cómo reaccionaría un acosador si alguien atacara a su madre, novia o hija de esa manera?

O.C.O.C © Solkes

Permítanme ser clara: una persona tiene derecho a acceder a la pornografía y las fantasías de cualquier situación que él o ella lo desea, pero no tienen el derecho de trasladar esas fantasías a las calles y actuar como si nuestros cuerpos les pertenecieran.

Con el tiempo, las cosas van a cambiar, sé que esto será así. Gracias a lugares como el Observatorio Contra el Acoso Callejero (Colombia) la gente está empezando a enfrentarse a sí mismos con este problema.

Tenemos que cambiar la sociedad que permite el acoso callejero. Nuestro trabajo es simple: debemos desafiar todos los comentarios, estas actitudes en los medios y las políticas que la faltan al respeto y a la discriminación de las mujeres.

Debemos desafiar toda violencia, provocaciones y acoso por razón de género; todo está conectado.

Los hombres corren sin camisa todo el tiempo y nadie les grita comentarios sexuales! Si usted no se ha dado cuenta es probablemente porque usted tiene el privilegio de no ser acosado en la calle. Si usted se preocupa por la generación actual y la siguiente de las niñas, si usted apoya la igualdad, si usted cree en la decencia humana, entonces no debe quedarse cruzado de brazos. Debe hacer algo. El acoso es sobre el poder y el control y a menudo es una manifestación de la discriminación social.

Traducción Por: Laura Viera A

Deja un comentario