Algo y Algún Lugar Ideal

Por: Solkes
Traducido Por: Carolina Correa
Fotos: Diana Perez Rueda


"Heidelberg...algo ideal"
- J.W. Goethe -

Heidelberg es una de las ciudades que siempre me ha encantado. La he visitado dos veces. La primera vez fue hace unos años cuando vivía en Madrid, fue mi primera aventura turística por fuera de España. Fui a visitar a mi prima. La segunda vez habían pasado ya unos años y fue recientemente, pero la ciudad de los sueños y romanticismo estaba intacta en mis memorias y en la vida real.


Foto: Diana Perez
© all rights reserved.

La primera vez que visite Heidelberg significaba llegar al aeropuerto de Frankfurt. Este es un aeropuerto internacional tan gigantesco situado en la quinta ciudad más grande de Alemania (Frankfurt) me dejó sin palabras. Obviamente no tenía palabras. Tiene un área de 2,000 hectáreas de tierra con una capacidad aproximadamente de 65 millones de pasajeros anuales. Después de recoger mis maletas me monte un shuttle que me dejo en mi destino.


Foto: Diana Perez
© all rights reserved.
Cuarenta y cinco minutos después estaba en Heidelberg, la casa de más o menos 150,000 personas. Una de ellas mi amada prima.

Esta ciudad está llena de historia no solo importante para Alemania pero para el resto del mundo. De hecho entre 600,000 y 200,0000 años atrás E“el hombre de Heidelberg” murió. Su hueso de la mandíbula fue descubierta en 1907 y sus restos determinaron que esa era la evidencia más temprana en cuanto a la vida humana en Europa.

Heidelberg Moderno puede ser rastreado a los principios del quinto siglo. El pueblo Bergheim (“Casa de la montaña”) la primera vez que se menciona fue en los documentos con fecha de 769 AD. Bergheim está ubicada en la mitad del Heidelberg moderno.

Como me enteré, los lugareños valoran su belleza de renombre mundial y su entorno intacto en el corazón del "Triángulo Rin-Neckar", pero lo que más valoran es la calidad de vida que la ciudad ofrece.

Esta ciudad universitaria cosmopolita, amistosa, orientada a las personas y vibrante está compuesta por 15 barrios distintos y es particularmente atractiva para familias, estudiantes.


Foto: Diana Perez
© all rights reserved.

Heidelberg es considerada una de las ciudades más bonita en Alemania. El ensamble pintoresco del castillo, la ciudad vieja y el rio Neckar rodeado por colinas, hoy en día continua fascinando a millones de visitantes de todas las partes del mundo.

Algunos años pasaron y regrese a esta joya. Esta vez un viaje por tierra que comenzó en Berlín. Como había visto antes esta ciudad es única. Es hermosa y la intemporalidad fue la inspiración para el movimiento romántico alemán. La ciudad es más conocida por su universidad y castillo. Celebra lo tradicional y lo nuevo, por lo que es el lugar perfecto.


Foto: Diana Perez
© all rights reserved.
Heidelberg es la casa de la universidad más antigua de Alemania y es la ciudad anfitriona para institutos de investigación de renombre internacional y empresas de investigación.

Alrededor de 11.8 millones de visitantes vienen a esta ciudad cada año. La población también es internacional: se calcula que 45,000 de los habitantes de Heidelberg tienen antecedentes de inmigración, muchos de ellos son científicos y estudiantes.

Un hecho que me hizo enamorarme más de esta ciudad fueron sus partes verdes. Con esto quiero decir que la combinación del paisaje del campo, clima favorable y un estilo de vida urbana hacen que sea una delicia. También ha ganado muchos premios que como resultado del compromiso con el medio ambiente.


Foto: Diana Perez
© all rights reserved.

Pero aunque esta ciudad está perfectamente organizada y sigue teniendo grandes planes para el futuro, realmente se destaca por su ambiente, la cercanía, la gente.

De hecho, Heidelberg es una ciudad cosmopolita y tiene una verdadera cultura de acogida y aceptación. A pesar de que la población de la ciudad es cada vez más diversa todo el tiempo, la gente se sienta como en casa aquí. Y eso es algo para apreciar.

No importa sí uno visita Heidelberg de negocios o turismo, encontrará que es una ciudad que ha algo para cada persona.

Alrededor de 11,8 millones de personas vienen a Heidelberg cada año, atraídos por el estilo histórico de esta ciudad universitaria, con su impresionante escenario, amplia gama de actividades, excelentes tiendas y restaurantes para satisfacer todos los gustos.

Hay tantos lugares para descubrir. El Castillo de Heidelberg y sus jardines son sin duda un imán para los visitantes y la atracción principal de la ciudad. Durante quinientos años fue el hogar de los príncipes electores del Palatinado. Hoy en día, el enigmático castillo atrae a varios millones de turistas cada año. Es posible caminar por uno de los muchos senderos y una vista impresionante de la ciudad, el castillo, el río y las colinas circundantes aparecerá ante sus ojos.


Foto: Diana Perez
© all rights reserved.
La ciudad está llena de monumentos conmemorativos, edificios históricos, fuentes y vida. El casco antiguo es un viaje de regreso a través de la historia.

Está dominado por las ruinas del Castillo de Heidelberg, a 80 metros sobre el Neckar, en las empinadas laderas boscosas de la colina del Königstuhl (silla del rey o trono). Una puerta medieval del puente, el puente de piedra viejo, está en el lado de la ciudad vieja, y era originalmente parte de la pared de la ciudad y construida entre 1786-1788.

La Heiliggeistkirche (Iglesia del Espirtu Santo) está situada en la plaza de mercado de la ciudad vieja. Es la Iglesia más famosa de Heidelberg. Está dominado por el campanario de la iglesia, que se eleva por encima de los tejados. Originalmente, contenía las tumbas de los electores del Palatinado, pero fueron destruidos por el fuego durante la Guerra de la Sucesión Palatina.


Foto: Diana Perez
© all rights reserved.
Hay un montón de calles y plazas lindas para explorar. La plaza principal Marktplatz es un lugar divertido para sentarse a tomar una copa y observar a la gente.

Mientras se pasea por Heidelberg el deseo de querer detenerse en algunas de las muchas plazas y jardines públicos es latente. Son pequeños oasis verdes.

Esta vez tuve la oportunidad de vivir la experiencia de un mercado navideño en Heidelberg. Se extiende a lo largo de cinco plazas historias y lindas. Konmarkt, Marktplatz, Universitätsplatz, Anatomiegarten y Bismarckplatz, y dejenme decirles que es único.

Bismarkplatz es la entrada al Altstadt y aquí los stands están decorados de una en una forma magnífica que es el comienzo de un mercado navideño inolvidable.

Los olores de almendras tostadas, canela y castañas calientes flotan por los callejones del casco antiguo. Las parejas se deslizan sobre patines y en los puestos de Navidad una charla interminable de confusión internacional de voces.


Foto: Diana Perez
© all rights reserved.

Sí, Navidad en Heidelberg irradia magía. El mercado es rápidamente llenado por la gente de Heidelberg y los huéspedes regionales e internacionales. El ambiente es único, ofrece un resplandor cálido de luz a lo largo de una de las zonas peatonales más largas de Europa. En el bosque de invierno del "Kornmarkt", el paseo de Adviento se transforma en una experiencia sensual.

La plaza del mercado de Heidelberg es donde se encuentra la pirámide de Navidad. El mercado de maíz es donde la famosa estatua de Madonna complementa la vista del castillo. Y l pesebre, junto con los burros y ovejas también en encuentran aquí.


Foto: Diana Perez
© all rights reserved.
Con sus 140 puestos de venta altamente individuales se ha convertido en un lugar donde uno tiene que ir obligatoriamente a conocer.

Es un lugar de maravillas. Es una mezcla encantadora, en el fondo las plazas históricas mientras que las iluminaciones agregan una atmósfera mágica.

Con sus hermosas decoraciones de Navidad el mercado de Navidad de Heidelberg es ideal para un paseo y vistas impresionantes del castillo antiguo. Obviamente, que ofrece una amplia gama de artesanías y sabrosas delicias regionales

Heidelberg es una ciudad que capturó mi corazón. Tiene mucho que ofrecer: encanto y carácter en abundancia entre el Puente Viejo y el poderoso castillo. Una selección sin precedentes de cultura y entretenimiento, una cocina abundante pero paradisíaca y una configuración pintoresca. No voy a ser capaz de olvidar el aroma crujiente de invierno y sinceramente no quiero. No estoy segura si fue la temporada, Navidad, o la compañía, mi familia, pero siempre me he sentido en casa en esta encantada ciudad, un lugar mágico!

 


*** SOMOS LO QUE ESCRIBIMOS ***

Solkes Magazine | Web design & development: Laura Viera Abadía & Nicolás Chamás Türk | © 2016 all rights reserved.

Términos & Condiciones | Protección de datos